Archivo Histórico: Documentos

Partido Socialista Popular

Documentos PSP

Argentinicemos nuestra Argentina: programa para cambiar al país

 

PARTIDO SOCIALISTA POPULAR

Mesa Ejecutiva del Comité Nacional

Secretario General: Guillermo Estévez Boero

Secretario de Interior: Héctor J. Cavaliero

Secretario de Actas: Carlos R. Constenla

Secretario Gremial: Alberto Piñeiro

Secretario de Propaganda: Roberto Simes

Secretario de Cultura: Carlos Enrique Spini

Secretario de Relaciones Internacionales: Juan José Teaidi

Secretario de Finanzas: Juan Carlos Zabalza

Secretario de Información Técnica: Víctor Mario Mondschein

 

PROLOGO

La batalla de Malvinas preanuncia, para nuestra Patria, el riesgo cierto de su desintegración.

Ha llegado a su agotamiento el sistema capitalista dependiente en que vivimos, fundado en la expoliación del pueblo y en la explotación de sus riquezas, basado en la especulación y en la competencia, que ha jerarquizado al lucro como valor supremo de una sociedad generadora de desigualdades, de miseria y de un individualismo exacerbado. La inexistencia de objetivos trascendentes ha abierto el paso a la droga, a la pornografía y al terror.

Ante esta realidad, el PARTIDO SOCIALISTA POPULAR realiza éste, su Primer Congreso Nacional Extraordinario, en el ámbito del Cine-Teatro Verdi de la Boca para ratificar la continuidad histórica con aquellos hombres que organizaron el socialismo en nuestra tierra. Y lo hace un 17 de agosto para reiterar, por sobre todas las cosas, su fidelidad absoluta con la esencia de la Nación. El programa aprobado entusiasta y unánimemente por los congresales sintetiza su convicción en el rol insustituible del pueblo para la construcción del futuro.

Sólo las mayorías nacionales, en unidad, podrán construir una nueva sociedad, que desarrolle los aciertos y evite los errores de los viejos esquemas.

Una sociedad que, argentinizando nuestra Argentina, salga del tiempo de la degradación, evite el tiempo del odio e inicie el tiempo de la solidaridad.

Una sociedad cuyo primer objetivo sea la defensa de la vida, de la integridad de la persona humana y la satisfacción de las necesidades básicas, materiales y espirituales, de todos los habitantes. Que reconozca el rol protagónico de los trabajadores para concretar y profundizar la justicia social. Que asegure la plena vigencia de una democracia representativa fortaleciéndola con la participación popular, para posibilitar el imperio de una actitud solidaria como característica distintiva de nuestra comunidad nacional. Que sume a civiles e integrantes de las Fuerzas Armadas, a creyentes y no creyentes, en la responsabilidad de defender la existencia de la Nación y la vida de los argentinos. Que jerarquice la participación activa de la juventud para cambiar al país, para construir hacia adelante esta alternativa de futuro. Que saque a la mujer argentina del rol auxiliar al que la confinan anacrónicas concepciones y la integre plenamente al quehacer nacional en absoluto pie de igualdad con el hombre.

Una sociedad que, en un marco de libertad e independencia nacional, rechace las opciones que pretenden ligarnos al modelo de las grandes potencias, atarnos a sus destinos, importarnos sus problemas. Que sea solidaria con los pueblos hermanos de América Latina y del Tercer Mundo para concretar el advenimiento de la paz en un nuevo orden democrático internacional, que condene a la bohardilla de la historia a la expoliación del hombre por el hombre y de los pueblos por el capital.

Buenos Aires, 17 de Agosto de 1983

 

PROGRAMA PARA CAMBIAR AL PAÍS

"Habitantes: el porvenir de millones de generaciones os pertenece". (Gral. José de San Martín, 1818).

Argentina vive su hora más difícil. Para despojar a las mayorías nacionales de su participación en la renta nacional, el poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones fue reducido a un tercio desde 1976 hasta 1983. Más del 30 % de las pequeñas y medianas empresas han cerrado sus puertas en el mismo período. Debido a ello, cada año mueren miles de niños argentinos a causa de la desnutrición. La juventud no encuentra trabajo, no puede estudiar, ni puede constituir nuevos hogares. Dos millones de argentinos padecen las consecuencias de la desocupación. Las economías regionales se encuentran en quiebra, el interior ha sido abandonado y el Gran Buenos Aires concentra el 38% de la población del país. La tierra, el agua y el aire están cada vez más contaminados.

El sistema capitalista dependiente determina que dos tercios de la humanidad, el Tercer Mundo, vivan abrumados por la miseria y la degradación.

La disminución relativa de la actividad industrial y la transformación de nuestra economía, de una economía de producción en una economía de especulación, marca el agotamiento del sistema capitalista dependiente en nuestro país y demuestra claramente su incapacidad para satisfacer las necesidades básicas materiales y espirituales de la población. El mismo no garantiza ya la existencia independiente de la Nación.

Ha llegado a su agotamiento una concepción de vida basada en la explotación, en la especulación y en la competencia, que ha jerarquizado al lucro como valor supremo de una sociedad generadora de desigualdades y de un individualismo exacerbado.

La degradación imperante ha trascendido el campo económico promoviendo pautas culturales que han profundizado nuestra crisis de identidad nacional.

Por eso el PARTIDO SOCIALISTA POPULAR ha elaborado un programa PARA CAMBIAR AL PAÍS. Porque sabe que, manteniendo el actual modelo, son imposibles las soluciones valederas. Porque cree que, frente al agotamiento del proyecto que nos rige, no hay que volver al pasado, sino que hay que elaborar un nuevo proyecto nacional.

Sólo las mayorías nacionales podrán elaborar el proyecto de una nueva sociedad, que será solidaria y que desarrollará relaciones económicas socialistas. Solidaridad entre los miembros de la familia, solidaridad entre los integrantes del pueblo, solidaridad entre los pueblos hermanos de América Latina y del Tercer Mundo para concretar el advenimiento de un nuevo orden internacional que no ha de caracterizarse por la confrontación de las grandes potencias, sino por la solidaridad entre las naciones.

La nueva sociedad, que tendrá como objetivo la satisfacción de las necesidades básicas, materiales y espirituales, de todos los habitantes, se realizará a través de la orgánica y democrática participación popular, en un irrenunciable marco de plena independencia nacional.

 

1. PARTICIPACIÓN POPULAR

La nueva sociedad la construirá quien construyó la Patria, quien todo lo construye: el pueblo, con su creatividad y con su trabajo.

La participación popular es la única que garantizará que la sociedad sea plenamente democrática y que la democracia profundice la justicia social. La democracia representativa se fortalecerá con la democracia participativa. En ella, asumirán un rol prioritario las asociaciones intermedias: sindicatos, organizaciones agrarias, empresariales, centros de estudiantes, colegios profesionales, centro de ex alumnos, parroquias, clubes de madres y padres, cooperadoras, sociedades de fomento, asociaciones culturales, deportivas, tradicionalistas, de residentes, de colectividades, etc.

Sólo la participación del pueblo a todo nivel, posibilitará el imperio de una actitud solidaria como característica distintiva de nuestra organización social. El pueblo participará en todos los organismos de planificación y de gestión: barriales, municipales, departamentales, provinciales y nacionales. Las formas que tomará la participación popular serán clásicas o nuevas, pero serán formas pluralistas, respetuosas de toda corriente de opinión, ajenas a toda exclusión, contrarias a toda marginación e integradoras de todos los sectores de la vida nacional. La participación de todos los argentinos, sin distinciones, obreros y empresarios, del campo y de la ciudad, mujeres y hombres, civiles y militares, laicos y religiosos, jóvenes y mayores, es la fuerza invencible con que cuenta la Nación para cambiar al país.

La participación mejora al hombre porque lo hace artífice de su destino. Mejora los resultados de toda gestión social. Evita la corrupción: ella desaparece cuando el pueblo controla.

Lo definitorio es reconocer, promover y canalizar, orgánica y democráticamente, la participación protagónica del pueblo. Los trabajadores y la juventud han de asumir la responsabilidad decisiva en las nuevas formas de participación.

Cada argentino será gobierno. Cada argentino deberá asumir su responsabilidad de planificar, ejecutar, gobernar y controlar la actividad del país, en el marco institucional de un Estado descentralizado y democrático.

 

2. INDEPENDENCIA NACIONAL

El país presenta una economía con un nivel de dependencia de los factores externos de una densidad y complejidad no sufrida en toda su existencia.

El plan de Martínez de Hoz ajustó la producción argentina a una nueva división internacional del trabajo, planificada por las transnacionales, que redujo a nuestro país al rol de abastecedor de materias primas (principalmente alimentos, petróleo y minerales estratégicos). Se destruyeron las economías regionales, estructuras productivas y ramas íntegras de la producción, que eran incompatibles con el modelo concebido por las transnacionales.

Se convirtió al país en importador de los más diversos productos: desde camisas y pantalones hasta tractores y automóviles, desde juguetes y artefactos para el hogar hasta fósforos y naranjas.

Lucrativo ha sido para las transnacionales del ocio importar juegos electrónicos, música decadente, drogas, pornografía y terror. La dependencia se ha incrustado en todos los campos de la vida nacional y ha atacado los valores culturales de nuestra comunidad, degradando la moral pública y agrediendo la identidad nacional.

Se generó una deuda externa, cuyo origen se desconoce, que incrementa nuestra dependencia de la banca internacional, que hipoteca nuestro futuro, que condiciona al próximo gobierno constitucional y que ha llegado al extremo de subordinar nuestras negociaciones crediticias internacionales al levantamiento de sanciones a la Inglaterra colonialista que ha asesinado a nuestra juventud y que ocupa nuestro territorio por la fuerza.

En el plano de las relaciones internacionales, el país refleja esta realidad interna, promovida por una filosofía importada de agresión y menosprecio a todo lo nacional. Malvinas, Beagle, Corpus y Yaciretá, así como nuestra pendular política exterior, son las expresiones de nuestra lacerante realidad externa. Nuestras fronteras se encuentran despobladas, indefensas, incomunicadas.

Se ha desvalorizado todo lo nuestro y enaltecido todo lo extranjero. La actual sociedad argentina se ha formado en contra de lo argentino, se ha desargentinizado. Se ha agudizado nuestra crisis de identidad nacional. Se ha desnacionalizado el contenido de la educación formal e informal, para debilitar la memoria colectiva y posibilitar que se desvanezca la personalidad nacional. Para las transnacionales, la idea de Nación es que ella es una institución obsoleta, mientras que para el socialismo popular la idea de Nación es la encarnación del espíritu de libertad de nuestro pueblo.

El país necesita entrar en un ciclo venidero de cultura fundado en la síntesis de los anteriores: un ciclo de argentinidad total.

Es necesario argentinizar nuestra Argentina y ello no podrá realizarse sin el concurso protagónico de los trabajadores y sin que asumamos nuestra identidad latinoamericana.

Los argentinos debemos quebrar nuestra dependencia, nacionalizando los monopolios extranjeros y quitando poder económico a quienes los representan en nuestra tierra. Así, la decisión de nuestro destino estará en nuestras manos y podremos concretar un futuro de libertad, de bienestar y de independencia nacional.

PARA CAMBIAR AL PAÍS, el Partido Socialista Popular sostiene los siguientes objetivos en:

I. ECONOMÍA

Planificación democrática de la economía que siente las bases de una nueva economía que tenga como fines la satisfacción de las necesidades básicas de todos los habitantes, la plena ocupación, el desenvolvimiento de todas las regiones y el aprovechamiento de nuestros recursos.

II. ECOLOGÍA

Defensa del medio ambiente asegurando la prevención del desequilibrio ecológico y atendiendo al imperativo de hacer uso racional de nuestros recursos y promover la calidad de vida de todos los habitantes.

III. SOCIAL

Salud, educación y vivienda para todos. Regímenes de protección a la familia, a la niñez, a la ancianidad y a los discapacitados. Reconocimiento de los derechos de la mujer y de la juventud. Afianzamiento de la soberanía cultural. Defensa de los consumidores. Integración de las comunidades indígenas.

IV. LABORAL

Asegurar una legislación que mejore las condiciones de vida de los trabajadores, un régimen de remuneraciones que acreciente su participación en la renta nacional. Defensa de la unidad del movimiento obrero.

V. POLÍTICA

Respeto pleno de la soberanía popular. Defensa de los derechos de la persona humana. Vigencia de los derechos y de las garantías constitucionales. Establecimiento de nuevas formas de participación popular, orgánicas y democráticas.

VI. INTERIOR

Reordenamiento demográfico y territorial de la República, tendiente a la ocupación soberana del territorio nacional y al mejoramiento de la calidad de vida de la población. Práctica del federalismo. Jerarquizaron excluyente de las inversiones públicas en el noroeste, nordeste y Patagonia, en el próximo quinquenio.

VII. INTERNACIONAL

Relación con todos los países del mundo, sobre la base del respeto a la soberanía política y a la independencia económica de la Nación. Activa participación en la integración latinoamericana y fortalecimiento de las relaciones con los pueblos del Tercer Mundo.

VIII. DEFENSA

Delimitación de los campos de la defensa nacional y de la consolidación de la paz interior. Pueblo y Fuerzas Armadas.

 

I. ECONOMÍA

 

1. UNA NUEVA ECONOMÍA

La actual concepción económica determina que se premie al especulador y se castigue al trabajador y al productor, que se derrochen irracionalmente nuestros recursos o se los deje inexplotados con la misma irracionalidad, que se abandone el interior, las fronteras y la satisfacción de las necesidades más apremiantes de la población.

El objetivo del PSP es la conformación de una sociedad solidaria. La economía tendrá como fin la satisfacción de las necesidades básicas de la población: salud, alimentación, vestimenta, vivienda y educación. Mejorará la calidad de vida. Revalorizará al trabajo como el elemento principal del proceso económico y jerarquizará el rol de la pequeña y mediana empresa de la ciudad y del campo.

 

2. INDEPENDENCIA ECONÓMICA

En el camino de argentinizar nuestra Argentina, es necesario quebrar la dependencia en materia económica.

La planificación económica reconocerá tres áreas:

* Área social: El área social incluye los sectores claves estratégicos de la economía. Se denomina área "social" y no área "estatizada", porque la planificación, gestión, administración y control de cada una de las actividades estará en manos de juntas integradas por todos los sectores directamente interesados en ella (trabajadores, productores, usuarios, consumidores, profesionales, las provincias, etc.).

Se nacionalizarán e incorporarán al área social de la economía: la banca, las financieras no cooperativas, el mercado de cambios, seguros y reaseguros, el comercio exterior, siderurgia básica, petroquímica, química pesada, recursos e infraestructura energética, energía nuclear, petróleo, gas, carbón mineral y subsuelo minero. También se incorporarán al área social o estarán bajo contralor estatal los medios de transporte terrestre, marítimo, fluvial y aéreo, los medios de comunicación, la industria alimenticia, la industria automotriz terminal, la industria farmacéutica, la pesca marítima y las reservas forestales.

* Área cooperativa: El área cooperativa será estimulada y ayudada en su desarrollo, asegurando su carácter y finalidades. Se reconoce la función social del cooperativista. El Estado fomentará y controlará la agrupación voluntaria en cooperativas de trabajo, producción, consumo, crédito, abastecimiento y venta.

* Área privada: Se garantizará el derecho a la propiedad privada y al desarrollo de actividades económicas y profesionales, que gozarán de la protección del Estado. Las mismas deberán ejercerse y practicarse en función social.

Se le devolverá al empresariado su rol en la producción, liberándolo de la usura y de las prácticas especulativas.

La pequeña y mediana empresa será jerarquizada como elemento dinámico de la actividad económica nacional.

La actividad económica privada, orientada dentro del plan nacional, tenderá al ordenamiento paulatino de su producción de acuerdo con las necesidades del país.

 

3. PLANIFICACIÓN POPULAR Y DEMOCRÁTICA DE LA ECONOMÍA

La planificación es el nexo entre el presente y el futuro de la Nación. A través de ella, el pueblo prevé la solución de sus problemas y posibilita una mejor vida a las futuras generaciones. La planificación orienta, ordena y armoniza el esfuerzo social; considera al hombre, no como un ser aislado, desvinculado de los demás, sino como un ser social, en convivencia, en relación.

Vamos hacia nuevas formas de organización social en las que, sin duda, existirán conflictos, tensiones y diferencias de criterio, pero será una sociedad que —por la vía del diálogo, de la decisión colectiva democrática y de las relaciones libremente negociadas— generará los medios para regular los conflictos, superar las tensiones y armonizar las diferencias.

Desde esta perspectiva, la planificación democrática no es solamente un instrumento de racionalización económica sino un medio de movilización y participación consciente del pueblo.

La planificación económica que actualmente realizan las transnacionales y sus socios nativos, pasará a manos del pueblo, a través de nuevas formas de participación. La planificación popular y democrática de la economía es el medio más efectivo para alcanzar el bienestar, la libertad y la independencia nacional.

La característica más relevante de la planificación que propone el PSP es su elaboración descentralizada, que permitirá un debate descentralizado, con un destacado protagonismo de la ciudadanía. La planificación se hará partiendo de los problemas reales, desde abajo hacia arriba. Ella comenzará en las fábricas, en los establecimientos agroganaderos, en el barrio, en las oficinas, en las aulas, pasando por las comisiones de planeamiento locales y provinciales, hasta las diversas juntas nacionales y los ministerios correspondientes. Serán necesarias, formas nuevas de participación directa en el planeamiento, que permitan la consulta, el diálogo y la compatibilización de los diversos intereses sociales.

El proceso de planificación popular y democrático incluirá necesariamente una campaña de información pública, con el objetivo de difundir las realidades sobre las que se planificará, promoviendo así una participación activa. El planeamiento será un proceso abierto y, en cada una de sus fases, la información suministrada al pueblo volverá con opiniones y propuestas que se incorporarán a los contenidos del plan.

La participación popular y democrática no sólo concurrirá a la elaboración del plan, sino a la ejecución y al control de su cumplimiento, así como a sus correcciones.

 

4. NACIONALIZACIÓN DE LOS SECTORES CLAVES DE LA ECONOMÍA

Los sectores básicos de la economía, cuya nacionalización se plantea, serán incorporados al área social. Las transnacionales y la oligarquía, que hoy controlan tales sectores, acusan al Estado de ser un mal administrador y, con la doctrina de la subsidiariedad del Estado, pretenden mantenerlos en manos antinacionales.

El PSP afirma que el Estado, en sí, no es ni buen ni mal administrador, y que su eficacia depende de la activa participación de todos los argentinos para lograr la correcta administración de los bienes nacionalizados.

Los defectos de las actuales empresas estatales han de superarse con la creciente y activa participación popular, y no con el traspaso de las mismas a los monopolios transnacionales.

Los siguientes sectores básicos serán nacionalizados e incorporados al área social de la economía:

a) La banca y los depósitos bancarios:

Los bancos privados extranjeros serán nacionalizados. Todos los depósitos serán captados por cuenta del B.C.R.A., quien fijará las políticas crediticias y fiscalizará el sistema bancario en su conjunto.

La red bancaria canalizará el ahorro nacional hacia la satisfacción de las necesidades básicas de la población, el desenvolvimiento de las zonas más postergadas del interior, la promoción de las pequeñas y medianas empresas de la ciudad y del campo, y la necesidad de afrontar emergencias de la vida cotidiana.

El sistema bancario quedará integrado por los bancos oficiales nacionales (Nación, de Desarrollo, Hipotecario, Caja Nacional de Ahorro y Seguro y un banco de exportaciones e importaciones a crearse), provinciales y municipales, y los bancos privados de capital nacional. Podrán funcionar sucursales de bancos oficiales de gobiernos extranjeros en la medida en que exista reciprocidad y al efecto de cumplir una función de fomento de las relaciones económicas bilaterales. Les estará vedada la captación de ahorro interno.

b) Control de cambios:

Las operaciones en moneda extranjera serán realizadas exclusivamente por el Banco Central, que podrá delegar funciones en los bancos oficiales.

c) Seguro y reaseguro:

El seguro estará en manos de empresas nacionales, cooperativas y mutuales. El control de la actividad aseguradora estará en manos de la Superintendencia de Seguros de la Nación. Estará prohibido el reaseguro en el exterior. El Instituto Nacional de Reaseguros (INDER) ejercerá el monopolio de la actividad.

d) Comercio exterior:

Para garantizar que ¡as importaciones y exportaciones se efectúen teniendo en cuenta las necesidades de los diversos sectores de la vida nacional, se creará un organismo estatal que controle todas las actividades vinculadas al comercio exterior, operando como único exportador e importador. En su conducción participarán todos los sectores de la vida nacional directamente interesados en el comercio exterior.

Se creará un banco nacional de exportación e importación, y se nacionalizarán los elevadores de granos terminales.

El país desarrollará un sistema propio de distribución en el mercado internacional, a través de convenios bilaterales o trilaterales. Se intensificarán las relaciones comerciales con los países latinoamericanos y del Tercer Mundo.

Se restringirá drásticamente toda importación no imprescindible para la satisfacción de las necesidades básicas de la población o para la producción nacional.

Se fomentará la exportación de manufacturas con alto porcentaje de trabajo incorporado.

Se permitirá la actuación en el comercio exterior con la supervisión del organismo nacional, de cooperativas formadas por pequeños y medianos empresarios de la ciudad, del campo y del mar.

e) Deuda externa:

Se investigará el origen y la composición de la deuda externa. Será desconocida la obligatoriedad de la no genuina.

Se abordará el tratamiento de la restante, no desde las exigencias de los acreedores, sino desde las posibilidades del país. Con esta finalidad se buscarán acuerdos con otros países deudores, principalmente Brasil, México y Venezuela, a fin de concretar una política similar de moratorias.

La política energética se apoyará en los principios de aprovechamiento de los recursos renovables, con el menor tiempo de retorno de las inversiones, con la menor utilización de recursos externos, dando prioridad en cada región a sus fuentes energéticas más económicas.

En cada proyecto energético deberá analizarse su efecto ecológico.

En materia de energía eléctrica se concentrará la planificación, la supervisión, la construcción de las grandes obras, la generación y distribución en la Empresa Federal de Agua y Energía, para lo cual se le transferirán las usinas termoeléctricas de magnitud, la explotación de los complejos hidroeléctricos y de las centrales termonucleares. Todas las provincias participarán en la dirección de la Empresa Federal de Agua y Energía. Se estudiará el desarrollo de pequeñas y medianas usinas hidroeléctricas.

El plan nuclear a cargo de la Comisión Nacional de Energía Atómica, deberá estar determinado por el interés científico y la asimilación de tecnología, atendiendo únicamente a fines pacíficos. Contendrá una especial preocupación acerca de la preservación del equilibrio ecológico.

Agua y Energía promoverá el estudio e implementación de nuevas fuentes de energía, como la eólica, la mareomotriz, los esquistos bituminosos y la solar.

Plan de electrificación rural.

Anulación de los contratos energéticos contrarios a los principios enunciados.

g) Petróleo, gas y carbón

Monopolio estatal de la exploración, explotación, industrialización y comercialización del petróleo, gas y carbón, a través de YPF, Gas del Estado y YCF, respectivamente.

Reestructuración de estas empresas tendiente a lograr su máxima eficiencia. Incorporación a las mismas de representantes de las provincias.

Aprovechamiento del gas, orientándolo tarifariamente hacia el interior y hacia actividades de promoción. Estudio y desarrollo de la alconafta, impulsando la creación de pequeñas destilerías. Tender a sustituir la utilización energética del petróleo.

Anulación de todos los contratos de concesión lesivos al interés nacional.

h) Subsuelo minero:

El subsuelo minero constituye patrimonio inalienable de la Nación.

Se realizará el estudio geológico de nuestro territorio. Una Dirección Nacional de Minería promoverá y realizará la explotación, producción y comercialización de hierro, cobre, plomo, zinc, oro, plata, estaño, bauxita, tungsteno, berilio y uranio.

Se cancelará todo derecho de explotación que haya sido otorgado a empresas extranjeras sobre yacimientos mineros de carácter estratégico, quedando su explotación a cargo de la Dirección Nacional de Minas.

La pequeña y mediana empresa minera recibirá apoyo estatal para la explotación de minerales no estratégicos.

i) Siderurgia:

Nacionalización de la industria siderúrgica básica.

Tender a la integración de todas las etapas de la industria siderúrgica.

Restitución a SOMISA del carácter de empresa estatal, suprimiendo su forma actual de empresa mixta.

Explotación de los yacimientos de mineral de hierro existentes.

Desarrollo de Fabricaciones Militares, jerarquizando sus fines específicos.

j) Petroquímica y química pesada:

Nacionalización de la industria petroquímica que está en manos de los monopolios extranjeros. Derogación de toda legislación que posibilite su explotación por empresas extranjeras.

Nacionalización de la química pesada.

k) Transporte:

Mejoramiento y coordinación de Ferrocarriles Argentinos y de las flotas estatales marítima, fluvial y aérea, estableciendo lazos de comunicación entre las provincias. Realizar la mayor parte del transporte de carga interno de larga distancia a través de vías férreas y fluviales. Desarrollo del transporte colectivo de pasajeros. Política de fletes y pasajes que favorezca a las zonas del interior y de frontera.

Ampliación de ELMA (Empresa Líneas Marítimas Argentinas). Exclusividad en el cabotaje nacional, aéreo y marítimo, para empresas argentinas. Supresión de subsidios a toda empresa privada de transporte.

Impulso a la industria naval (astilleros), ferroviaria y aérea.

Recuperación de Vialidad Nacional a quien corresponderá el estudio, proyección, construcción y conservación de las vías terrestres nacionales.

I) Informática y comunicaciones.

Se pasarán a manos de ENTEL las empresas privadas de teléfonos y las industrias extranjeras que actúan en el área de las comunicaciones. Se mejorará ENCOTEL.

Los medios de comunicación de masas significan la concentración de un poder informativo y deformativo en manos de potencias industrializadas, sin participación alguna del pueblo. Las transnacionales, mediante el control de los medios de comunicación de masas, imponen a los pueblos del Tercer Mundo una visión unilateral de los acontecimientos, en detrimento de nuestra identidad nacional; promueven el consumismo, la violencia, la pornografía, hábitos de vida que denigran nuestra cultura popular y no condicen con nuestra realidad. Los medios de comunicación de masas inciden negativamente en la política cultural en la actualidad.

La comunicación se ha transformado en un derecho social y es necesario establecer mecanismos que democraticen los medios y los mejoren en sus contenidos.

Sólo la participación popular en la decisión de lo que se informa y cómo se informa, pondrá fin a la deformación cultural y al carácter antidemocrático del actual sistema.

Se promoverá la elevación del nivel estético, cultural y técnico de los programas de radio y televisión.

Siendo esta última un elemento fundamental en la política educativa y cultural, el PSP sostiene que la misma debe ser orientada por la comunidad, asegurándose una amplia participación popular y democrática en la definición de los contenidos de los programas. Para ello, se creará un organismo en el que estarán representados los entes oficiales, los usuarios, los representantes de los partidos políticos, de los sindicatos, de los profesionales vinculados a la actividad.

Se dictarán normas reguladoras de la extensión de los espacios publicitarios y, fundamentalmente, de sus contenidos.

A la informática, el PSP le asigna un valor estratégico innegable. Tenderá a disminuir todo lo posible la dependencia en esta materia mediante la racionalización de su uso, la standarización de la tecnología informática, para disminuir la dependencia de service y de repuestos extranjeros. Se promoverá y fomentará el desenvolvimiento de pequeñas y medianas industrias nacionales, de elementos de precisión en la industria electrónica que nos permita desarrollar una tecnología en materia de informática que se adecué a nuestras necesidades.

m) Industria alimenticia:

Debido a la importancia que tiene la alimentación en la calidad de vida de la población y en la composición del costo de la canasta familiar, es de fundamental importancia que la producción, la calidad y los precios de los alimentos, queden bajo el control de la población y no sean manejados por el capital extranjero.

Se posibilitará la correcta distribución, comercialización y expendio de los productos regionales, con el objetivo de evitar su irracional degradación, pérdida o destrucción.

n) Industria del medicamento:

Se deberá ejercer el control público de la industria farmacéutica a los efectos de garantizar seguridad y accesibilidad al medicamento, concretando las siguientes medidas:

1. Nacionalización de los laboratorios extranjeros e integración en una empresa del área social de la economía.

2. Control público de la industria farmacéutica.

3. Depuración científica de la Farmacopea Nacional Argentina y elaboración del Formulario Terapéutico Nacional.

4. Denuncia del tratado de París sobre patentes.

5. Fomento de las farmacias de producción en los hospitales.

6. Para la producción de drogas se contemplará: a) nacionalización de las empresas extractivas (petróleo y minerales); b) nacionalización de la química pesada; c) control público de la investigación, proceso y síntesis de drogas; d) control público de la obtención de drogas de origen vegetal y animal. Las drogas que, por su complejo proceso de obtención, sean antieconómicas se obtendrán por licitación internacional. La independización en la obtención de dichas drogas se logrará apuntando a la integración latinoamericana. Las prioridades en la obtención de drogas serán determinadas por las necesidades de salud de la población a través de la participación popular.

ñ) Pesca:

Concreción definitiva del estudio que establezca las posibilidades de la explotación de la riqueza pesquera en nuestro mar (200 millas) y en nuestros ríos.

Creación de una Junta Nacional de Pesca, con amplia participación de los sectores interesados (consumidores, trabajadores, empresarios).

Creación de una flota pesquera de altura sostenida por el Estado. Apoyo a la pequeña y mediana empresa pesquera. Fomento de cooperativas integrales de pescadores.

Regularización de la situación jurídica de los trabajadores de la pesca y de la industria del pescado.

Política de exportación independiente y fomento del consumo interno. Se creará una red de frigoríficos, principalmente en el interior, que permita su comercialización.

Realización de obras de infraestructura en la Patagonia, a fin de ampliar y mejorar la actividad pesquera y cumplir con los fines del plan de reordenamiento territorial y demográfico.

Prohibición de pesca por buques extranjeros en nuestro mar.

Política universitaria de fomento del estudio e investigación de la biología marina, oceanografía y demás ciencias vinculadas al mar.

Prevenir la contaminación marina, la depredación de los recursos y protección de la fauna del mar.

Desarrollo de los recursos ictícolas en los lagos, represas y cursos de agua del territorio nacional e instalación de una industria frigorífica afín en la zona de los grandes lagos patagónicos.

o) Riqueza forestal:

En el sector forestal se valorizarán equilibradamente sus tres aspectos: protector, cultural y productivo. Se fomentará la población y repoblación tendiendo a evitar la erosión y a incrementar la producción forestal.

Se crearán reservas forestales. Se impulsará una política destinada a cubrir las necesidades nacionales de celulosa.

p) Industria automotriz terminal:

La industria automotriz terminal, que arma el automóvil y lo coloca en el mercado, será nacionalizada.

Se reorientará la producción hacia un menor número de modelos automotores —lo que reducirá su costo— y hacia vehículos de transporte colectivo y destinados a la actividad productiva.

 

5. APOYO A LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA

El plan de Martínez de Hoz afectó gravemente la participación de las pequeñas y medianas empresas en nuestra economía. Sus consecuencias fueron la quiebra masiva, amplia capacidad ociosa y subordinación a las grandes empresas transnacionales.

El PSP asigna a las pequeñas y medianas empresas el rol principal en el campo empresario. Desempeñan un papel insustituible en el proceso de reordenamiento demográfico y territorial, poblando los espacios vacíos, evitando la migración interna, constituyendo fronteras de civilización y adaptándose fácilmente a los recursos de cada región. Registran altos niveles de ocupación, otorgan a la economía alta capacidad de cambio y de progreso tecnológico, no dando lugar a la formación de mercados oligopólicos y, por ende, al manejo arbitrario de los precios. Sus dimensiones permiten una mayor consideración y participación de los trabajadores.

El PSP contempla la necesidad de otorgar a las pequeñas y medianas empresas un plan de largo plazo, que ofrezca estabilidad y certidumbre sobre el futuro y que posibilite su dedicación exclusiva a la actividad productiva.

Se recreará la COPYME (Corporación de la Pequeña y Mediana Empresa), como ente oficial autárquico destinado a proteger, recrear, sostener y expandir las pequeñas y medianas empresas.

El Estado procurará asistencia financiera (potenciando los créditos a mediano y largo plazo), técnica, tecnológica y gerencial a las pequeñas y medianas empresas. Se simplificarán los sistemas de patentes, aranceles aduaneros, contribuciones y tributos para estas empresas. Se les asegurará una adecuada y justa comercialización de sus productos. Se favorecerá el acceso de las pequeñas y medianas empresas a los suministros y contrataciones que efectúen las empresas y organismos del área social, dentro del marco del compre nacional.

En materia de legislación laboral, se implementará el sistema de cajas compensadoras para afrontar la financiación de los beneficios que se consagran a favor de los trabajadores, compensando la inferioridad de condiciones en que se encuentran las pequeñas y medianas empresas con respecto a las grandes empresas.

Especial apoyo para las pequeñas y medianas empresas que se radiquen en el noroeste, noreste, Patagonia y zonas de frontera.

Se propiciará la formación de cooperativas entre las pequeñas y medianas empresas que tengan por objeto la adquisición de materias primas para ellas y a la distribución y venta de sus productos.

 

6. POLÍTICA AGROPECUARIA

A la deformación tradicional del agro argentino, por la presencia del latifundio, se ha sumado, en los últimos tiempos, el problema que determina la ausencia de integración entre industria y agro.

En la medida que se desarrolla la tecnificación y mecanización agropecuaria, observamos una tendencia al aumento de la participación de los ¡nsumos en el valor total de la producción, en tanto que la participación de los pequeños y medianos productores en los beneficios disminuye, con su consiguiente descapitalización, en favor de las multinacionales que monopolizan la casi totalidad de los insumos rurales (semillas, maquinaria agrícola, fertilizantes, herbicidas, pesticidas, etc.).

La falta de disponibilidad para almacenamiento de granos tiene una honda significación económica. La carencia de silos obliga al productor a una rápida comercialización en las épocas menos beneficiosas.

La política agropecuaria que programa el PSP se dirige a una modificación profunda del sector, a través de:

a) Reforma agraria, basada en el concepto social de la propiedad, que termine con el latifundio a los efectos de posibilitar la radicación permanente, en mayor parte, de familias. Tender a la superación del minifundio auspiciando su agrupación cooperativa.

b) Fijación de un precio único en origen de toda la producción, en una primera etapa; en una segunda etapa, se fijará un sobreprecio para la producción agropecuaria en zonas marginales de tierras de baja fertilidad o altos costos de laboreo.

c) Nacionalización de la industria de maquinarias agrícolas, de productos químicos y farmacéuticos para el campo, de abono, de semillas, etc. que se hallan en manos de empresas transnacionales.

d) Comercialización de nuestras exportaciones agropecuarias a través de organismos pertenecientes al área social y cooperativa, en los cuales tendrán participación activa los trabajadores y los productores. Se reforzará la capacidad de almacenamiento mediante la construcción de silos de campaña.

e) Promoción de la instalación o traslado de las actividades agroindustriales al lugar de origen de sus materias primas.

f) Política crediticia en favor de la estabilidad de los productores.

g) Fomento y estímulo al desarrollo del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) otorgándole, además, participación en las etapas de comercialización, en el asesoramiento obligatorio de las cooperativas de producción, asegurando al trabajador y al productor participación en la dirección de la institución.

h) Fomento de la creación de centros de población agrícola, a cuyos residentes se les garantizará un adecuado nivel de vida, tierra, agua.

i) Implementación de un seguro agrícola, integral y obligatorio.

j) Fomento de la radicación de los hijos de los productores en el campo, a fin de frenar la migración hacia la ciudad.

 

7. POLÍTICA INDUSTRIAL

El plan de Martínez de Hoz asignó a Argentina el rol de abastecedor de materias primas (principalmente alimentos, petróleo y minerales estratégicos). En cumplimiento de tal objetivo, practicó una política de desprotección de la Industria nacional, de importaciones libres, endeudamiento y especulación, determinando que la industria argentina se encuentre en extinción.

El PSP tiene como objetivo en el área, la reactivación y la creación de nuevas industrias, para la satisfacción de las necesidades esenciales de la población.

El Estado promoverá la actividad industrial, protegerá la industria nacional frente a la competencia de los productos extranjeros y planificará la estructuración de un sistema industrial integrado con la producción del campo e independiente de los intereses de las transnacionales. El PSP rescata el lema de IME: "Industria y tecnología nacional también es soberanía".

La política industrial estará supeditada al plan de reordenamiento territorial, demográfico y económico, defendiendo y fomentando las economías regionales y buscando su complementación, promoviendo la radicación industrial —principalmente de pequeñas y medianas empresas industriales— en las zonas más despobladas y en las áreas de frontera, tendiendo a ocupar equilibradamente el territorio nacional, dando prioridad a la utilización de nuestros recursos y a la radicación industrial en las zonas donde aquéllos se extraen.

Con estos fines se adoptarán las siguientes medidas:

a) Política arancelaria y cambiaría de protección de la economía nacional.

b) Estudio particularizado de las empresas en dificultades con el fin de evitar su quiebra y desnacionalización, administrando medidas adecuadas fuera del sistema financiero general. Las prioridades a tener en cuenta serán: abastecimiento de insumos críticos, industrias directamente vinculadas a la satisfacción de las necesidades básicas de la población, economías regionales, nivel ocupacional.

c) Política crediticia de defensa industrial, dando prioridad a las pequeñas y medianas empresas, en plazos y tasas de interés.

d) Adecuación de los productos a las necesidades específicas de los consumidores y a la disponibilidad de recursos. Implementar la participación de los consumidores en la planificación industrial.

e) Plan de tarifas de servicios públicos de largo alcance, a fin de permitir la planificación de los costos.

f) Disminución de los costos financieros.

g) Plena vigencia del Compre Nacional.

h) Asunción firme por el BANADE (Banco Nacional de Desarrollo) de su específica función de promover la industria, dando absoluta prioridad en sus planes a las pequeñas y medianas empresas.

i) Desaliento a la producción de elementos suntuarios o innecesariamente complejos. Se prohibirá planificar la reducción de la vida útil de toda producción.

j) Garantizar y beneficiar la inversión reproductiva de la ganancia industrial.

k) Fomento de la exportación de bienes manufacturados, especialmente del alto valor agregado. Desalentar las exportaciones primarias en aquellos casos en que puedan concretarse exportaciones con mayor valor agregado. Exportación de tecnologías aptas para las pequeñas y medianas empresas.

 

8. CIENCIA Y TECNOLOGÍA

La tecnología es uno de los factores económicos que condicionan el proceso dependiente de toda la economía. Se tenderá al desarrollo de procesos tecnológicos adaptados a los recursos, posibilidades y conocimientos con que cuenta el país a fin de reducir la dependencia del capital transnacional.

Se elaborará un Plan Nacional de Ciencia y Tecnología que establezca un sistema funcional e interrelacionado de investigación, dotado de infraestructura y presupuesto adecuado.

Para ello:

a) Se buscará adaptar la tecnología existente, estudiar la aplicación de tecnologías tradicionales y promover la creación de nuevas tecnologías.

b) Desarrollo de tecnologías sencillas, adaptadas a las pequeñas y medianas empresas, que no signifiquen la necesidad de contar con altas concentraciones de capital y que se orienten al objetivo de lograr la plena ocupación.

c) La política de investigación y renovación tecnológica se apoyará en la creatividad masiva a partir de los propios talleres e industrias, combinada con la actividad de los institutos de investigación controlada y coordinada a través de las universidades.

d) Fortalecimiento del INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), garantizando la participación de los trabajadores, técnicos y empresarios en su dirección.

Implementación de un plan de creación de fábricas piloto.

e) Facilitar la difusión y la transferencia de la tecnología nacional. Reemplazar la actual Ley de Transferencia de Tecnología, a fin de permitir una verdadera selección de tecnología sin dependencias ni interferencias.

f) Promoción de los procesos y tecnologías industriales que amplíen la participación creadora de los trabajadores y limiten la superespecialización. Estudio de la posibilidad de aplicación de técnicas artesanales en el proceso industrial.

g) Lograr una amplia complementación tecnológica entre nuestro país, los países latinoamericanos y el bloque de los No Alineados.

 

9. POLÍTICA FISCAL

a) La política tributaria tendrá como objetivos la redistribución progresiva de la renta, incentivar la producción y desalentar la especulación, fomentar el reordenamiento demográfico y territorial.

El objetivo de la reforma tributaria será el establecimiento de un sistema de impuestos en el cual cada ciudadano pague de acuerdo con su capacidad contributiva.

Los recursos del Estado estarán principalmente constituidos por los impuestos directos, a las exportaciones e importaciones. Los impuestos indirectos (que, como el IVA recaen sobre los artículos de primera necesidad y elevan su precio) serán progresivamente eliminados, con excepción de aquellos que graven artículos suntuarios.

El impuesto inmobiliario será progresivo.

El fraude y la evasión serán reducidos mediante la participación popular.

b) La política presupuestaria tenderá a la eliminación del déficit fiscal, dando prioridad a las partidas destinadas a salud, educación y vivienda. Se desarrollará la presupuestación por programas.

 

10. POLÍTICA OCUPACIONAL

El Estado debe garantizar la plena ocupación. El actual nivel de desempleo, que afecta a más de dos millones de trabajadores y se ubica en el 13% de la población activa, significa para nuestro país una situación de gravedad crítica. Un modelo económico que no garantiza al hombre su derecho al trabajo debe ser definitivamente descartado.

La política de pleno empleo será administrada a través de un servicio de ocupación para lo cual se reorganizará y descentralizará la Dirección Nacional de Servicio de Empleo.

La política nacional de empleo será coordinada con planes regionales y se ajustará a los principios de reordenamiento territorial y demográfico, atención prioritaria de las necesidades básicas de la población y provisión de empleos adecuados a la real capacidad y aptitud de obreros, empleados, técnicos, profesionales y docentes.

Con tales fines:

a) Se dará prioridad al empleo en el interior del país y áreas de frontera y a la ocupación de los padres de familia.

b) Se orientará la colocación en actividades productivas.

c) No se permitirá el despido o sacrificio involuntario de puestos de trabajo, en pro de cualquier tecnología o proceso productivo.

d) Creación de empleos de utilidad social: salud, educación, correos, telégrafos, etc.

e) Se atenderán especialmente las modalidades de trabajo de mujeres y jóvenes que buscan su primer trabajo, mujeres embarazadas o con hijos, estudiantes y discapacitados.

 

11. POLÍTICA DE CONTROL DE PRECIOS Y COSTOS

Se realizará un estricto control de precios partiendo de las empresas líderes y se posibilitará la inspección de la administración de las firmas más importantes del país a fin de determinar los costos reales.

Estas medidas se efectivizarán incorporando la participación de los trabajadores en la gestión de la empresa a todo nivel, de conformidad con lo establecido por el artículo 14 bis de la Constitución Nacional.

Para los artículos que integran la canasta familiar, los medicamentos y la vestimenta, se establecerá una política de precios especial.

 

II. ECOLOGÍA

1. DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE

El actual modelo económico, en aras del lucro, conduce inevitablemente al agotamiento y despilfarro de los recursos, a la degradación irreversible de los espacios naturales, y a la transformación de los ríos en cloacas. Se modifican así negativamente el entorno físico y las condiciones de vida.

La situación se ve agravada en los países dependientes. Las transnacionales, frente a las leyes protectoras del medio ambiente de sus respectivos países, instalan las industrias más contaminantes en los países del Tercer Mundo, que se utilizan como receptores de desechos.

Nos están llevando a un mundo en el que la creciente contaminación de las aguas, tierra y aire harán imposible toda forma de vida.

No se puede arribar a la sociedad solidaria en "un mundo viciado por la contaminación, exhausto por el hambre y la sed, enloquecido por el ruido y el hacinamiento".

El PSP orientará la defensa del medio ambiente a través de medidas preferentemente preventivas que tiendan a la promoción de una convivencia biológica dentro de la humanidad y entre la humanidad y el resto de la naturaleza; a la defensa de la calidad de vida de la población y del uso racional de nuestros recursos; a la subordinación de los objetivos económicos a la conservación ecológica; a la consideración del medio ambiente como un bien público, por ser una necesidad que no puede ser satisfecha en forma individual; a garantizar el derecho de toda persona a vivir y trabajar en condiciones ambientales que no alteren su pleno desarrollo físico y psíquico.

Para evitar la contaminación de nuestro aire, agua y tierra, se implementarán las siguientes medidas:

a) El aire: Control de la polución atmosférica; realización local de estudios meteorológicos y de calidad ambiental.

Limitación de las emisiones potencialmente contaminantes, impulsando el empleo de tecnologías limpias en el área industrial.

Impulso de los medios de transportes no contaminantes.

b) El agua: Control del abastecimiento de agua potable.

Control y tratamiento de las aguas residuales, industriales y domésticas.

Se tenderá al predominio del uso de materiales biodegradabíes.

Se vigilarán los vertidos sólidos y se realizarán controles periódicos de la contaminación de cauces, lagunas, playas, etc.

Reversión del proceso de abandono al que se ven sometidos los ecosistemas de las ciudades costeras (fluviales y marítimas), promoviendo las posibilidades de esparcimiento que brindan, prohibiendo la privatización de las zonas costeras e impidiendo la actividad especulativa.

Plan de descontaminación de los ríos.

Absoluta prohibición de verter residuos nucleares en los mares y zonas próximas.

c) El suelo: Los municipios impedirán el vertido de desechos en áreas no controladas y organizarán vertederos ¡dóneos, en terrenos alejados de los centros de población, y luego de cuidadosos estudios ambientales.

El INTA deberá controlar el uso de plaguicidas y fertilizantes.

Se prohibe en forma absoluta que el país acepte almacenar desechos radiactivos de otros países.

 

2. PRESERVAR EL EQUILIBRIO ECOLÓGICO

El hombre, por naturaleza, vive integrado en el paisaje natural constituido por ecosistemas (un bosque, una pradera), formados a su vez por elementos inorgánicos, vegetales y animales que no están aislados unos de otros, sino que por el contrario están íntima y mutuamente relacionados en modo tal que la ruptura de cualquiera de sus eslabones, rompe el equilibrio y afecta al conjunto.

A fin de preservar el equilibrio ecológico:

Se fomentará la utilización de los espacios naturales en función de sus características ecológicas, sociales, económicas y recreativas.

Se dará prioridad a una política de reordenamiento territorial y demográfica que corrija los desequilibrios ecológicos que ha ocasionado el modelo vigente, tales como la emigración masiva del campo a la ciudad, la anarquía urbana, la instalación de industrias en el casco ciudadano, la ciudad dormitorio, la irracionalidad de los transportes y la ausencia de espacios verdes.

En las ciudades se protegerán los espacios verdes y se prohibirán las obras que signifiquen reducir su vegetación, aereación, luz, etc. Las plazas tenderán a recuperar su carácter de ámbitos naturales y de esparcimiento. Defensa del árbol y penalización del talado que no sea indispensable. Reducción de los niveles de ruido, vibraciones y radiaciones. Reglamentación de la publicidad oral, escrita y televisiva en salvaguarda de la seguridad y de la higiene mental.

En las zonas rurales será prioritario prevenir la erosión del suelo evitando el mal manejo de la tierra, el desmonte indiscriminado, estancamiento en la forestación, desaprovechamiento del ciclo del agua, etc.

Sistema de protección integral de la flora y la fauna terrestre, acuática y aérea. Fomento y ampliación de los parques y reservas faunísticas, nacionales y provinciales.

Incorporación de la ecología a los contenidos de la educación, que desarrollen el conocimiento, el respeto y el amor a la naturaleza.

 

3. ACTIVIDAD INTERNACIONAL

La Nación Argentina impulsará la concreción de reuniones internacionales a fin de desarrollar planes de protección del medio ambiente. Específicamente, interesa a la República la detención del proceso erosivo debido a la tala indiscriminada, que afecta a la cuenca del Plata y agrava seriamente los regímenes de crecida de los ríos, produciendo las inundaciones catastróficas que estamos viviendo. Asimismo sostendrá la necesidad de mantener la zona antartica fuera de toda explotación minera e industrial.

III. SOCIAL

Para el Partido Socialista Popular, el hombre constituye el factor esencial de todo proceso económico, social, político y cultural.

Es esencial, en consecuencia, todo aquello que concurra a su mejoramiento: salud y educación.

1. SALUD

En la actual organización social, el progreso y el propio hombre se constituyen en enemigos del hombre: lo enferman y lo destruyen.

La mayoría de las dolencias que afectan y matan a nuestra población tienen su origen en nuestro modo de vida, que está forjado en una sociedad competitiva, cuyo supremo valor es el lucro.

La incapacidad de asegurar alimentación a toda la población produce desnutrición con sus secuelas físicas y mentales. La ineptitud para asegurar condiciones de vida dignas produce endemias (Chagas, tuberculosis). La inseguridad y el stress producen enfermedades mentales y cardiovasculares. Las malas condiciones laborales producen enfermedades del trabajo. La alta complejidad del desarrollo de la medicina curativa no garantizan la promoción ni la preservación de la salud física y mental de la población.

La nueva sociedad solidaria promoverá salud física y mental, condiciones indispensables para el desarrollo pleno del hombre.

Hoy, ante la situación de indefensión por la que atraviesa gran parte del pueblo argentino, es imprescindible desarrollar por parte del Estado, un plan urgente de medidas tendiente a eliminar los principales riesgos de enfermedad y muerte.

Para ello, el PSP propone:

a) Plan de emergencia alimentaria: Frente al hambre cuantitativa y cualitativa que experimentan cientos de miles de argentinos, el PSP propone, como parte de su plan nacional de salud, un Plan Nacional de Emergencia Alimentaria, que contemple:

" Con la participación popular, confección de mapas de riesgos con las zonas de desnutrición en provincias y ciudades, que permitan determinar los déficits cuantitativos (cantidad de alimentos) y cualitativos (tipo de alimentos).

* Eliminación de la desnutrición como riesgo de enfermedad y muerte. En una sociedad solidaria, Argentina garantizará la alimentación de sus habitantes.

* Determinación de una dieta básica que contenga los alimentos indispensables para una correcta nutrición, especialmente en alimentos protectores (carne, pescado, leche, huevos, frutas), para ser difundida.

* Habilitación de comedores para niños en escuelas, parroquias, clubes.

b) Organización de la atención médica en un plan nacional de salud: El Estado garantizará la asistencia médica integral, igualitaria, gratuita y obligatoria para todos los integrantes de la Nación, coordinando al efecto los servicios oficiales, sindicales y mutuales. Los servicios privados ingresarán voluntariamente y el hospital constituirá el eje funcional del plan así establecido.

Serán objetivos del Plan Nacional de Salud la asistencia médica de todos los habitantes de la ciudad y del campo, brindándoles curación y rehabilitación y otorgando prioridad a la promoción de la salud y a la prevención de las enfermedades.

El Plan Nacional de Salud será conducido por un organismo central integrado por representantes del Estado y de las diversas asociaciones representativas del quehacer nacional.

Se dividirá el país en regiones sanitarias, al frente de las cuales se hallará un organismo regional con igual representatividad de las instituciones en su conducción.

En los Centros de Salud (atención primaria y entrada al sistema) será donde la participación popular tendrá mayor importancia, elaborando propuestas, administrando los recursos y evaluando los resultados. Esta participación se canalizará a través de un organismo local integrado por representantes de la región sanitaria, del consejo barrial, de los trabajadores de la salud y de cada función del Centro de Salud (programas de prevención, alimentación, atención médica, jardín maternal, comedor escolar, centros deportivo y recreativo).

El Plan Nacional de Salud del PSP reconoce prioridades, a saber:

* Salud materno-infantil: Se garantizará asistencia integral a la mujer desde antes de la concepción, asegurando a la futura madre aptitudes físicas y psíquicas para el desarrollo de un nuevo ser.

Las mujeres tendrán reglamentaciones especiales en las condiciones de trabajo que contemplen razones de embarazo, maternidad y cuidado de los niños.

Se crearán jardines maternales en los Centros de Salud de los barrios a fin de cuidar a los niños mientras la madre trabaja.

Se organizará un Programa de Atención Médica Integral de los Niños (PAMI Niños) que asegure protección integral a los niños de todo el país, bajo responsabilidad del Estado. El mismo garantizará alimentación gratuita, adecuada y suficiente, promoción de la salud, deportes, hábitos higiénicos, prevención de las enfermedades y todos los adelantos que brinda la medicina curativa. En la conducción del PAMI Niños se jerarquizará la participación de todas las instituciones vinculadas al quehacer de los niños.

* Salud de la juventud: Se le garantizará a la juventud asistencia médica integral, jerarquizando la promoción de la salud, la práctica de deportes, la difusión de hábitos higiénicos para su integral desarrollo físico y psíquico.

* Salud de los trabajadores: Se garantizará a los trabajadores y a su familia asistencia médica integral.

Se garantizarán, en el trabajo, condiciones de higiene, salubridad y seguridad de acuerdo a los conocimientos científicos y técnicos en la materia.

Se promoverá la medicina de los trabajadores, que contemple las enfermedades profesionales, la fatiga ocupacional, los accidentes de trabajo y, principalmente, las formas de prevenirlos.

* Salud de los ancianos: Se garantizará asistencia médica integral a todos los ancianos del país. A tal efecto, el PAMI extenderá su cobertura a todos los ancianos e Integrará el Plan Nacional de Salud.

* Salud mental: Es en el área de la salud mental, donde más se manifiestan los efectos enfermantes de esta sociedad. La inseguridad de no tener o no poder conservar el trabajo, la inseguridad sobre la posibilidad del sustento con el salario, la inseguridad en la familia, la inseguridad acerca de la educación de los hijos, la inexistencia de un futuro previsible, son causas de angustias, de ansiedad, de enfermedad mental y física.

Construyendo una sociedad solidaria, eliminaremos la principal fuente productora de enfermedad mental y física.

Defender las viejas banderas del socialismo de 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso reparador y 8 horas de sano esparcimiento, es defender la salud mental. Defender la vida en familia, atendiendo sus necesidades sociales, creando centros recreativos y culturales a los que puedan concurrir todos sus integrantes, es defender la salud mental. Permitirles, a los pobladores del interior, seguir viviendo en su tierra, es defender la salud mental. Impulsar un deporte practicado por todos y que tenga por objeto la recreación y el desarrollo integral del joven, es defender la salud mental.

c) Saneamiento ambiental: Las acciones que el hombre realiza a fin de mejorar el medio en que vive inciden directamente en el desarrollo de la salud.

A tal fin, el plan de saneamiento ambiental del PSP contemplará:

Control de las condiciones del agua (provisión y eliminación de efluentes). Control de los desechos humanos (excretas). Control de los desechos sólidos (basuras).

Higiene de la atmósfera (medidas contra la sobrecarga de polvos y gases ¡ndustriales).

Regulación de las radiaciones ionizantes.

Protección contra la agresión visual y sonora en ciudades y rutas.

Medidas para la prevención de accidentes.

Construcciones urbanas a la medida de las necesidades del hombre.

d) Medicamentos: Por constituir el medicamento un elemento esencial dentro del Plan Nacional de Salud del PSP, el Estado deberá garantizar su seguridad y accesibilidad por parte de los sectores populares.

Para ello se hace necesario el control público de la industria del medicamento y la depuración científica de la Farmacopea Nacional Argentina y la elaboración del Formulario Terapéutico Nacional.

e) Participación popular: Es necesario que el pueblo a través de sus organizaciones naturales —partidos políticos, sindicatos, vecinales, centros estudiantiles, cooperadoras escolares, clubes, bibliotecas— desarrolle actividades que tiendan a crear una conciencia sanitaria que le permita ampliar su participación en la defensa de su derecho a la salud.

f) Trabajadores de la salud: La formación y remuneración de los trabajadores de la salud va indisolublemente ligada a la organización de la salud y a la creación de una carrera sanitaria, que contemple las necesidades sanitarias de cada región y la formación integral de los mismos.

 

2. EDUCACIÓN

El PSP quiere cambiar al país para posibilitar una educación para todos, que sea responsabilidad de todos y que forme a los niños y a ios jóvenes en la solidaridad y en la argentinidad.

A) Educación para todos:

Los pueblos, en nuestra época, se encaminan cada vez con mayor intensidad hacia formas democráticas de organización económica, política, social, cultural y educativa. "Educación para todos" es hoy un requerimiento de las mayorías nacionales del mundo.

La educación argentina ha sido degradada, en los últimos siete años, por la concepción elitista que sustentan las transnacionales, que consideran que educar al pueblo es un gasto y no una inversión. Para el PSP no se trata de un gasto ni de una inversión, sino del cumplimiento inexcusable de una función del Estado, que es la de posibilitar el desarrollo integral de toda persona. Se han cerrado jardines de infantes, escuelas, hogares escuelas, comedores escolares, colegios, facultades y universidades. Creció la deserción escolar, el semianalfabetismo y el analfabetismo. Quedaron fuera de las aulas cientos de miles de jóvenes rechazados por los exámenes y cupos de ingreso a colegios y universidades. La enseñanza fue, de hecho, arancelada en todos los niveles. El porcentaje del presupuesto nacional destinado a educación es el más bajo de nuestra historia. Todas estas medidas limitacionistas han perjudicado especialmente a los niños y jóvenes pertenecientes a familias trabajadoras. Estas consecuencias se agravan en el interior.

Después de la promoción y recuperación de la salud, concretar una educación para todos es objetivo del PSP. La condición democrática de la educación está basada en la igualdad esencial de todos los seres humanos, está imbuida del optimismo pedagógico, considera como verdadero aquello que puede ser aprendido por todos y exige la difusión ilimitada del conocimiento.

Para hacer realidad una educación para todos, el Estado deberá:

a) Promover el acceso y la permanencia de todos los niños y jóvenes a todos ¡os niveles de la enseñanza: preescolar, primario, secundario y superior o universitario, exigiendo como único requisito para acceder a cada uno de los ciclos el haber cumplido el ciclo anterior.

b) Garantizar la enseñanza común y gratuita en todos los niveles.

c) Promover la generalización de las escuelas de doble escolaridad en los ciclos preescolar, primario y secundario.

d) Resolver con urgencia ios graves problemas de infraestructura de la escuela de frontera.

e) Establecer un sistema de becas, subsidios, distribución de ropa, libros, útiles escolares, habilitación de comedores, alojamientos, demás servicios de asistencia educacional y obra social estudiantil, a los efectos de reducir la deserción escolar y la desigualdad económica, social y geográfica.

f) Desarrollar campañas permanentes de alfabetización en centros barriales, zonas rurales, lugares de trabajo y unidades de las Fuerzas Armadas.

g) Promover la enseñanza para adultos en los niveles primario, secundario y tecnológico.

h) Estructurar en todos los niveles educativos la posibilidad de que quienes trabajan puedan estudiar.

i) Eliminar todo tipo de arancel universitario y suprimir los exámenes, cursos y cupos de ingreso como condición para el acceso a las universidades.

j) Promover el ingreso de los jóvenes a las carreras de mayor vinculación con las necesidades presentes y futuras de la Nación.

k) Financiar con recursos de su presupuesto las erogaciones que demande el cumplimiento de los objetivos señalados.

I) Extender la actividad de las escuelas, colegios y universidades mediante servicios tales como bibliotecas, comedores escolares, asociaciones de mutualidad, cooperativas, cursos anexos, conferencias, certámenes y concursos, etc., para ejercer una acción estimulante sobre los vecindarios y receptar sus preocupaciones sobre la institución.

b) Educación: responsabilidad de todos:

En el área educativa se procurará un alto nivel de participación popular. En la orientación de los organismos nacionales, provinciales y comunales y en las entidades educacionales, participarán todos los sectores interesados en la educación.

La comunidad intervendrá en el control y la gestión de la educación a través de la elección de los consejeros escolares, en forma directa. Se revalorará la trascendencia de la labor de las cooperadoras de padres y madres.

Los estudiantes serán considerados como el elemento principal de la educación y el proceso de enseñanza se ordenará de modo tal que coparticipen progresivamente en su propia educación.

En la escuela primaria asumirán los asuntos de orden interno y de trabajo (quinta y jardín, talleres, laboratorio, biblioteca, teatro, periódico, mejoramiento y embellecimiento de la escuela, etc.). En los colegios secundarios se incorporarán junto con sus padres y profesores a la solución de los problemas generales. En las universidades cogobernarán junto a los docentes, graduados y no docentes, en forma autónoma. A través de la nueva educación el hombre aprenderá a dirigirse a sí mismo y a participar activa y permanentemente en el gobierno social.

Los niveles preescolar, primario y secundario estarán a cargo de las provincias y municipios, y el Estado Nacional subsidiará a las provincias cuyos recursos no cubran sus necesidades educativas.

Se garantizará el funcionamiento de los institutos privados de enseñanza en los tres niveles y de conformidad con las leyes que determinen el funcionamiento y los contenidos de la enseñanza. El otorgamiento de los títulos de habilitación profesional estarán a cargo del Estado o bajo su supervisión.

O Educar para la solidaridad y la argentinidad

Los principios generales que el Estado adopte en materia de educación tendrán vigencia en todos los organismos dedicados a ella, sean éstos civiles —oficiales o privados—, castrenses o religiosos, por constituir los jóvenes, cualquiera sea su inclinación, el futuro de la Nación.

Nuestros niños y jóvenes son intoxicados en un ambiente caracterizado por el egoísmo, la competencia y el desprecio por lo nacional. La primera lección que imparten los cupos y exámenes de ingreso es que para poder estudiar hay que evitar que pueda hacerlo el compañero, éste resulta un competidor al que hay que eliminar. La dependencia en todos los campos ahoga y destruye, a través de las pautas de la sociedad de consumo, los valores culturales y morales de los argentinos, agrediendo nuestra identidad nacional.

Esta realidad será suplantada por una educación asentada en la práctica de la solidaridad y en la exaltación de la argentinidad.

Familia, escuela y comunidad colaborarán estrechamente. Nadie debe volver de la escuela a su casa avergonzándose de su familia, sino que debe volver amando más su hogar y a sus integrantes.

Esta cooperación dará importancia a la creación de un profundo y no estereotipado patriotismo, que comenzará a forjarse en el amor a la familia, a los vecinos, a los amigos, y que se extenderá al amor a la ciudad, a la provincia, a la región, al pueblo. El amor al pueblo comienza con el cuidado de los juegos, de los pupitres, de la escuela, de los árboles, de las plazas, de las calles.

Se modificarán los contenidos de la enseñanza a fin de brindar a nuestra juventud comprensión de la realidad y conciencia de nuestra identidad nacional. Los mismos habrán de remontarse a los orígenes de nuestro pueblo, al conocimiento de la vida y la acción de las generaciones que forjaron la Nación. Se concebirá una orientación pedagógica que no atienda al recuerdo memorístico, sino que procure la comprensión cabal de los procesos y la formación plena e integrada del hombre argentino: física, intelectual, moral, afectiva, estética. En su desarrollo primará la práctica, que se fusionará con la teoría.

Argentinizar el contenido de la enseñanza no implicará el cierre a la experiencia y pensamiento universales, sino su asimilación a la conciencia de los argentinos.

La enseñanza de artes y oficios, la educación física y los deportes, serán obligatorios en todos los niveles de la enseñanza.

La educación será respetuosa de la libertad de conciencia.

D) Defender nuestros docentes:

Se jerarquizará la función docente. Se garantizará la aplicación plena del Estatuto del Docente. Se organizará sistemáticamente la actualización y perfeccionamiento docente y cursos de post grado.

En la universidad, la cátedra será periódica, accediéndose a ella mediante concursos que den preeminencia a la oposición sobre los antecedentes. Se organizará la carrera docente.

Se promoverá la integración de los trabajadores de la educación en una organización gremial única en todos los niveles, garantizando su estructura democrática para asegurar su representatividad.

3. VIVIENDA

El PSP quiere cambiar al país para posibilitar el acceso de todos los habitantes a una vivienda digna.

El derecho a la vivienda integra el derecho a la vida y debe ser garantizado por el Estado. Vivienda digna es aquella cuyo ambiente físico y social tiene los requisitos mínimos de higiene, seguridad, estética, comunicaciones, vida de relación, desarrollo cultural y esparcimiento. Es decir, que la vivienda digna deberá contar con una infraestructura básica (provisión de agua, cloacas, electricidad, etc.) y un equipamiento comunitario (escuela, guarderías, centros asistenciales, sociales, culturales, deportivos, transportes, etc.).

El país afronta un grave déficit habitacional, que está conformado por la falta de 2.700.000 viviendas (33 %), mientras que 8.000.000 de unidades (70 %) carecen de cloacas y 5.000.000 (44 %) no tienen agua potable; 600.000 personas viven en pseudo "hoteles familiares", 200.000 en inquilinatos precarios y cerca de 500.000 en villas de emergencia.

A fin de dar solución a los aspectos más urgentes del déficit habitacional, el PSP propone:

a) La elaboración de un Plan Nacional de Vivienda en cuya confección participarán los sindicatos, cámaras empresariales del sector, cooperativas, sociedades de fomento y las provincias.

b) La política de construcción de viviendas estará sujeta al plan nacional de reordenamiento territorial y demográfico.

c) Tendrán prioridad los habitantes de villas de emergencia y viviendas precarias del medio rural para el acceso a los planes de vivienda.

d) Dotación de infraestructura básica (cloacas, agua y luz) a todo sector urbano carente de alguna de ellas, dando prioridad a los más deficitarios.

e) Dotación de equipamiento social mínimo (sanitario, educativo y recreativo) a todo sector urbano carente de alguno de ellos, dando prioridad a los más deficitarios.

f) Los planes de vivienda comprenderán:

" El mejoramiento general de la vivienda precaria y obsoleta, a través del suministro gratuito de materiales y asesoramiento técnico, promoviendo la utilización total o parcial del trabajo solidario entre los vecinos.

El estímulo y apoyo crediticio, fiscal e impositivo a las cooperativas de trabajo y vivienda, a la pequeña y mediana empresa constructora, que insertarán su actividad en los planes nacionales y provinciales de vivienda.

* La construcción de viviendas para las familias con índices elevados de hacinamiento y precariedad.

* La construcción de viviendas al alcance de la familia trabajadora, mediante planes que financiará y conducirá el Estado (a través del FO.NA.VI.), en forma directa o a través de organizaciones intermedias, integradas a los planes del FO.NA.VI. (Fondo Nacional de la Vivienda).

* Programas de préstamos individuales para vivienda, con créditos subsidiados a bajo interés.

g) El Plan Nacional de Vivienda contemplará:

La utilización de materias primas zonales y el respeto de los usos y costumbres regionales.

* La promoción y estudio de nuevas formas de construcción en serie que posibiliten la reducción de los costos y la existencia de viviendas confortables y durables, con tecnología nacional.

h) Se eliminará todo tipo de impuesto a la vivienda única y no suntuaria.

i) Se sancionará una ley de alquileres que facilite la solución de las necesidades habitacionales de las mayorías nacionales y contemple los intereses del locador y locatario. Reconocimiento de la calidad de inquilinos a quienes habitan en los "hoteles familiares" que, por ley, fueran dados de baja como tales.

4. CULTURA

La cultura nacional —como conjunto de todo lo actuado y pensado por la comunidad— define la manera de ser de un pueblo, su personalidad. Un pueblo sin cultura propia es un pueblo sin personalidad, sin nacionalidad.

La dependencia ha producido un vaciamiento cultural que amenaza la identidad de nuestro ser nacional. La sociedad de consumo moviliza como elementos "culturales" la violencia, la droga, la pornografía y, en general, la exaltación de sensaciones físicas, ante la ausencia de objetivos trascendentes, para anular el cerebro de hombres, mujeres y principalmente jóvenes y niños. De esta dramática realidad surge el nihilismo, el terror y el suicidio.

La política cultural no consistirá en un conjunto de medidas aisladas e improvisadas, sino que estará fundada en un proyecto cultural, que consolide una cultura nacional, argentina y latinoamericana, de profundo contenido humano e inserta en el Tercer Mundo.

El Estado garantizará el derecho de todos los habitantes a la cultura, democratizándola. Se practicará una política de rescate de los valores de nuestra nacionalidad, base de una sólida conciencia nacional. Se fomentará a todo nivel la expresión artística y cultural. La cultura nacional será el punto de partida de todos nuestros proyectos económicos, sociales y políticos. Se buscará superar, en una integración creativa, la separación entre la cultura erudita y la cultura popular. Nuestra cultura será realmente nacional cuando todos los argentinos puedan ser sus protagonistas.

Para ello, el PSP adoptará las siguientes medidas:

a) Estimular, a nivel popular, la creación cultural y artística. Se garantizará la libertad de expresión. No se permitirán discriminaciones personales. Supresión de toda censura. Estructuración de la participación popular que impida la colonización cultural, asegurando el resguardo de nuestros valores éticos y estéticos nacionales. Se creará un sistema de becas para el incentivo de la aptitud creativa individual y colectiva, que incluya la difusión masiva de la obra de arte, dando prioridad a la juventud, a los trabajadores y a los habitantes del interior. Se detendrá el éxodo de artistas y profesionales vinculados a la cultura y se promoverá el regreso de los que se encuentren en el exterior. Se ¡mplementará la ley del "Número vivo" en espectáculos públicos y radioemisoras. Se desarrollará un plan masivo de aprendizaje de los instrumentos de nuestro folklore y práctica del canto folklórico.

b) Divulgación popular de las expresiones auténticas del quehacer cultural: literatura, plástica, teatro, música, ciencia. El Estado prestará servicios culturales que enriquezcan el trabajo y el tiempo libre y que se extienda a los sectores más postergados de la sociedad: niños, jóvenes, mujeres, ancianos y trabajadores.

c) Protección y jerarquización del libro nacional. Política de fomento de la lectura.

Fomento, protección, ampliación y modernización operativa de las bibliotecas populares.

Apoyo al pequeño librero y a los pequeños y medianos editores. Plan de rescate y difusión del pensamiento nacional y latinoamericano.

d) Reconociendo la importancia y la necesidad de difundir los valores de otras culturas, habrán de desterrarse todas las formas de colonización cultural. Se dará especial prioridad a la protección, estudio y rescate científico de nuestras reservas arqueológicas. Se practicará una amplia actividad de preservación de los monumentos y lugares de valor histórico o cultural con que cuenta el país. El idioma nacional y las lenguas indígenas que se hablan en el país serán protegidas. Las fechas patrias gozarán de la debida jerarquía, otorgándole a los festejos un carácter de activa participación popular. Programa de conservación de la Tradición Nacional. Se promoverá y protegerá el folklore y la artesanía regional. Se propiciará el intercambio cultural con todos los países del mundo, sin discriminación ideológica, jerarquizando la relación con las culturas latinoamericanas, africanas y asiáticas. Divulgación popular de las expresiones culturales de América Latina. Desarrollo de un plan de investigación sobre las culturas que nos dieron origen como Nación.

e) Se promoverá la unidad nacional mediante la protección, fomento y difusión en todo el país de las culturas regionales. Las fiestas y festivales regionales tendrán importancia nacional.

f) La organización institucional de la actividad cultural habrá de ser descentralizada y con amplia participación de todos los sectores interesados en ella (artistas, profesionales, asociaciones culturales, sindicales, empresariales, críticos, lectores, museos, etc.), como así también de las provincias en los organismos nacionales. Se ampliará el apoyo estatal al Fondo Nacional de Las Artes y al Instituto Nacional de Cinematografía. Se creará el Fondo Provincial de las Artes en las diversas provincias. Se crearán centros culturales barriales, municipales y regionales. Los museos dejarán de ser pasivos depósitos de objetos culturales para incorporarse activa y pedagógicamente a la vida social como difusores culturales, promoviendo la participación masiva del público, especialmente de los trabajadores y de la juventud. Tendrán prioridad los museos arqueológicos. El ingreso a museos, parques recreativos del Estado y lugares de valor cultural, será totalmente gratuito y promocionado.

g) El patrimonio artístico-histórico de la Nación ha de estar bajo la custodia y protección del Estado, que podrá prohibir su exportación e impedir su enajenación, transformación o destrucción, así como expropiarlo si fuera necesario para conservar el acervo cultural del país.

h) El Estado protegerá y difundirá las bellezas naturales con que cuenta nuestra Nación.

i) Se garantizarán los derechos del creador cultural sobre su obra.

5. FAMILIA

El PSP considera a la familia como la célula básica de la comunidad nacional y como el ambiente natural de vida del hombre.

La sociedad de consumo agrede y desintegra la familia, enfrenta a sus integrantes, aisla al hombre. La familia argentina se encuentra profundamente deteriorada, con mi-llones de familias rotas y otros millones que mantienen una situación irregular; con un retroceso de la cantidad de matrimonios respecto de 1930; con una maternidad desamparada que, muchas veces, no se desea; con los padres ausentes porque necesi¬tan trabajar más; con un diálogo familiar destruido y la ubicación en la cabecera de la mesa de un nuevo integrante: la TV, a la que se debe prestar respetuosa atención, dar credibilidad, callarse cuando habla, y que es la organizadora de los horarios fa¬miliares según su programación.

La familia argentina se está desintegrando y, con ella, la Nación. La política fami¬liar tendrá como primer objetivo la reversión del proceso, evitando la agresión a la familia y defendiendo firmemente su integridad.

El Estado acordará especial protección al matrimonio y a la familia, y concederá una atención particular a la familia numerosa. Con estos fines ejecutará:

a) A través de sus otras políticas, garantizará el pleno empleo, salario mínimo, vital y móvil, incremento de las asignaciones familiares, vigencia del principio de 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso y 8 horas de recreación, acceso a una vivienda digna y demás medidas generales indispensables para la familia.

b) El matrimonio será reconocido como la base de !a constitución de la familia.

La actual ley de divorcio permite la desintegración familiar (separación) y prohibe la constitución matrimonial de una nueva familia. Se restablecerá el divorcio vincular.

Se prohibirá en forma severa el despido por causa de matrimonio.

c) Se brindarán posibilidades plenas para el ejercicio de la maternidad, garantizando la estabilidad de la mujer en el empleo, el acceso a guarderías en los lugares de trabajo y residencia, asistencia médica desde la concepción. Queda terminantemente prohibido el despido por maternidad y toda discriminación de madres solteras.

d) Posibilitar una planificación familiar que tenga como base el derecho a una maternidad y paternidad deseada y como meta el logro de condiciones que promuevan en los matrimonios el deseo y la alegría de ser padres. Se regulará la interrupción del embarazo en situaciones como peligro para la vida de la mujer, peligro del nacimiento con graves patologías psíquicas o físicas y violaciones, asegurando el respeto a la libre conciencia de cada individuo.

e) Quedará abolida toda calificación sobre la naturaleza (matrimonial o extramatrimonial) de la filiación, El nacer fuera del matrimonio no disminuirá los derechos del hijo. Igualdad jurídica de los hermanos.

f) El Estado implementará en sus políticas de gobierno las medidas que faciliten el diálogo y la solidaridad familiar, fundamentos de toda decisión en materia familiar.

Entre aquéllas, dará prioridad a la creación de centros barriales recreativos para toda la familia, desarrollo de actividades culturales que nucleen por igual a padres e hijos, garantizar el derecho a la concurrencia familiar en el descanso, vacaciones, estudios, etc. Campaña de promoción del domingo como día de la unidad familiar. Plena integración familiar de los abuelos y reconocimiento de la importancia de su rol.

g) Se reservarán ubicaciones de privilegio para las madres, futuras madres, niños y ancianos en todos los lugares asistenciales, de esparcimiento, espectáculos públicos y transportes.

h) A nivel institucional, se creará el Ministerio de la Familia y se formarán tribunales de familia. Las asociaciones de familias, padres y madres serán apoyadas. Su participación en los órganos oficiales se implementará a todo nivel.

 

6. LA MUJER

Las mujeres constituyen la mitad del pueblo argentino. Si no se concretan sus derechos ni participan protagónicamente en el proceso nacional, se ven comprometidos los derechos y participación del conjunto del pueblo.

La concreción de los derechos de la mujer sólo será posible a través de la participación de la mujer en las decisiones. Por ello, el objetivo central es la adopción de medidas que directa o indirectamente promuevan la participación femenina protagónica y plena, en las actividades de toda índole y que, al mismo tiempo, contemplen y protejan la maternidad.

Con tales objetivos, se adoptarán las siguientes medidas:

a) En lo familiar, igualdad jurídica de los cónyuges y, en particular, se establecerá el ejercicio compartido de la patria potestad,

b) En lo laboral, adopción de rigurosas garantías de la conservación del empleo de la madre, y la que no lo tenga, podrá ejercer un oficio fuera de su hogar. Con estas miras se restablecerán las normas de defensa de la maternidad derogadas a partir de 1976, admitiendo que los beneficios de la excedencia puedan ser compartidos por ambos cónyuges y estableciendo la jornada reducida optativa para la madre. El empleo femenino será fomentado. Cursos de capacitación laboral especiales para la mujer. Incorporación de la mujer trabajadora en los organismos de inspección del Ministerio de Trabajo. Creación de guarderías en los lugares de trabajo.

c) En lo social, programas de asistencia especial a la madre soltera o abandonada y al ama de casa. Se jerarquizará la participación femenina en la política barrial y municipal, en la actividad escolar, sanitaria, guarderías y de control de precios, productos y servicios. Se alentará la actuación política de la mujer. El proceso de planeamiento implementará formas específicas de participación femenina, que permitan incorporar efectivamente la rica y específica propuesta de la mujer.

d) En lo cultural, se eliminarán las actitudes que asignan a la mujer roles auxiliares o que denigran su condición. Coeducación de niñas y niños. Eliminación de la discriminación de la madre soltera.

Hasta la organización del Ministerio de la Familia se restablecerá la Oficina de la Mujer en el Ministerio de Trabajo.

 

7. LA NIÑEZ

La niñez es lo más preciado de una familia y de un pueblo. Es la esperanza, es el futuro de la comunidad nacional. Argentina irá donde vayan nuestros niños.

Hoy, la niñez es uno de los sectores más perjudicados. Las transnacionales que nos gobiernan no tienen interés en ellos más que como fuente de ganancias. Son "pequeños grandes clientes". En cambio, la preocupación por su futuro, es para ellos, un gasto improductivo. Agredidos por esta concepción y desprotegidos por un Estado que se declaró "subsidiario", hablar hoy de niñez en Argentina es hablar de mortalidad infantil, de desnutrición, de abandono, de deserción escolar, de crecimiento del analfabetismo, del trabajo infantil, del abuso y la corrupción legal de menores, de hogares con sus padres ausentes trabajando. El sistema capitalista dependiente ha quitado a los niños su niñez, y al pueblo su alegría, su esperanza y su futuro.

No podemos seguir perdiendo a nuestros niños. A ellos no se les puede decir "mañana". Muchas cosas que necesitamos pueden esperar, pero el niño no. Ahora es el momento en que se forman sus huesos, en que se constituye su sangre, en que desarrollan sus sentidos, en que ordenan su mente.

La política del PSP otorga a la niñez prioridad absoluta en toda actividad nacional. El interés superior es el interés infantil. Ningún esfuerzo se desdeñará cuando tenga como meta el mejoramiento del ambiente y las oportunidades de la niñez.

Todo niño que resida en el país tendrá derecho:

* A vivir su niñez, ser respetado en sus intereses, necesidades y modalidades personales.

* A una alimentación, salud, educación, vivienda, vestimenta, juego y recreación adecuados.

* A ser miembro de una comunidad familiar, escolar y social, y a participar activamente en ellas.

Al aire puro para hacer sus trabajos y para practicar sus juegos, ejercicios naturales (marchar, correr, saltar, trepar, nadar, etc.) y movimientos respiratorios.

* A no ser discriminados por causas económicas, sociales, raciales, religiosas o de cualquier otra naturaleza. Para el nuevo país, todos sus niños serán ¡guales.

A ser especial y prioritariamente protegido por la familia, la comunidad y el Estado.

* Al afecto y a la alegría.

Los derechos del niño comenzarán con su concepción.

Para hacer efectivo tales derechos, el PSP adoptará las siguientes medidas:

a) Se considerará grave incumplimiento gubernamental la no disminución sostenida de la mortalidad y desnutrición infantiles, y de la deserción escolar.

b) Se cumplirá estrictamente la prohibición de trabajar en relación de dependencia antes de cumplir 14 años. Especialmente se afrontará la existencia de canillitas, lustrabotas, cadetes, vendedores ambulantes, mendigos, servicio doméstico y demás formas en las que se ha institucionalizado al trabajo de los niños.

c) La patria potestad será considerada como una suma de deberes, antes que como un conjunto de derechos. El Estado —a través de la justicia de menores y los organismos oficiales correspondientes— vigilará el buen desempeño de los deberes paternos, así como el cumplimiento de los derechos del niño. Asesoramiento a los padres.

d) Siendo la familia un elemento insustituible en la formación equilibrada de los niños, será tarea primordial del Estado sostener la armonía y unidad familiares. Un programa especial brindará asistencia a las familias desmembradas (sea por divorcio, muerte o abandono].

e) Para los niños que carezcan de familia o que fueran abandonados por ella, el Estado brindará un sistema de atención que tenga como fin el reintegro inmediato al ámbito familiar. Para ello se modificará la ley de adopción a fin de simplificar y dar mayor seguridad al procedimiento, combinándola con sistemas de guarda, colocaciones familiares, casas cuna, hogares escuela, etc. Rechazo de la internación masiva y despersonalizada de los menores desamparados, limitándose su aplicación al papel de "terapia intensiva". El trato con niños afectados por problemas de desintegración familiar estará en manos de personal especializado, estrictamente seleccionado, que actuará en equipos multidisciplinarios.

f) En todo programa de emergencia (inundaciones, terremotos, incendios, accidentes) se considerará prioritariamente el socorro de los niños afectados.

g) Es obligación del Estado garantizar la higiene mental de la niñez. Plan de creación de colonias de vacaciones. Promoción del deporte infantil, de los juegos tradicionales y de las actividades que impliquen un rol activo del niño. Fomento del cuento infantil. Creación, arreglo y mantenimiento de plazas barriales con juegos para niños.

 

8. LA JUVENTUD

La juventud es la forma corpórea del futuro, es el factor renovador por excelencia con que cuenta una comunidad.

Para cambiar al país, la juventud —junto a los trabajadores— es indispensable. Brindarle un futuro a la juventud es el objetivo del PSP, un futuro material y moral que armonice a los jóvenes con su biología. Los jóvenes sin futuro no tienen juventud; la Nación sin juventud no tiene futuro.

a) Participación juvenil:

* Se garantizará su plena participación en la planificación y ejecución del quehacer nacional, a todo nivel.

* Se fomentará la asociación de los jóvenes, tanto en organizaciones específicamente juveniles y estudiantiles como generales.

* Se implementará la participación de la juventud asumiendo trabajos voluntarios, en tareas vinculadas al incremento del bienestar de las mayorías nacionales, o atribuyéndole la función de adelantar los primeros pasos para cambiar al país.

* El joven tiene el deber de renovar.

* Reducción de la mayoría de edad a los 18 años. Se establecerá el principio de igual edad para elegir que para ser elegido. Admisión de la afiliación y plena participación en la vida sindical desde los 14 años y en la vida política partidaria desde los 16 años, requiriéndose en ambos casos autorización de los padres.

b) Derechos de la juventud:

Cada joven argentino tiene derecho a conseguir trabajo. Dentro del marco de plena ocupación, se dará especial importancia al primer empleo del joven. Derecho del joven profesional a poder ejercer su profesión en su patria. Política de acceso a la tierra y garantía del derecho a permanecer en ella, dando prioridad a la juventud.

* Cada joven argentino tiene derecho a capacitarse integralmente. Completado con lo programado en el capítulo dedicado a educación, se auspiciará un ambiente de compañerismo laboral que permita la transmisión de capacidades de aquellos con más experiencia hacia el que recién ingresa. Plan de calificación profesional de la juventud durante su servicio militar.

Derecho de cada joven a contraer matrimonio, acceder a una vivienda y tener hijos.

* Derecho de la juventud a su sano esparcimiento. Las autoridades de la cultura organizarán un trato preferencial para los jóvenes. Promoción del turismo juvenil. Se garantizará su derecho a la educación física y al deporte.

* La delincuencia juvenil y la drogadicción se abordarán desde una óptica fundamentalmente preventiva y de reinserción social.

* Es deber del Estado y de la comunidad honrar a los jóvenes que combatieron en la guerra de las Malvinas. Los medios de comunicación de masas, las actividades oficiales, los planes de enseñanza a todo nivel, incluirán especialmente y permanentemente la honra y el respeto por quienes combatieron en defensa de la soberanía territorial de la Nación. El Estado proveerá, en forma inmediata, de un empleo digno a los ex combatientes cuyo salario garantizará el acceso a la vivienda, a todos los grados de la enseñanza, a la salud y a la rehabilitación, satisfaciendo sus justos requerimientos. Toda negativa o demora injustificada será considerada falta grave y personal del funcionario interviniente.

 

9. LA ANCIANIDAD

El PSP quiere cambiar al país, para revalorizar a la ancianidad, recuperar para la Nación su sabiduría y sus consejos y otorgarle un lugar de veneración y respeto.

La ancianidad es la cima de la vida. La ancianidad aporta su capacidad para captar la globalidad de las cosas y los procesos, sus valores trascendentes.

El sistema capitalista dependiente margina a los ancianos, considera que ellos constituyen una "clase pasiva" y que son inútiles porque exigen muchos gastos y no producen ganancia.

El PSP considera que una comunidad sin ancianidad es una comunidad sin raíces, sin noción de sus valores, una comunidad a la deriva.

Por todo ello, el PSP propone:

a) Asegurar a todos los ancianos su derecho a una asistencia médica, integral, gratuita y obligatoria, mediante la creación de servicios de Geriatría y Gerontología en todos los niveles de atención sanitaria.

b) Todos los ancianos tienen el derecho de vivir en familia y ésta tiene el deber de asistirlos integralmente. Los planes de vivienda contemplarán la presencia y las necesidades de los ancianos.

c) En caso de desamparo, el Estado asumirá directamente la asistencia integral en forma gratuita y en instituciones adecuadas, sin desarraigarlo de su entorno comunitario. Reforma radical de las instituciones para ancianos.

d) Las jubilaciones serán equivalentes al salario del trabajador en actividad, de su rama y categoría. La pensión será de igual monto que la jubilación. Se establecerá la jubilación y pensión mínima, vital y móvil garantizadas por un organismo nacional paritario.

e) La defensa del tiempo libre del anciano es el objetivo con que fue conquistada la jubilación. Se concretarán medidas que permitan la participación activa del anciano en la vida productiva, política, social y cultural del país, en forma adecuada a sus condiciones físicas y psíquicas. Organización del turismo, recreación y esparcimiento de ancianos. Promoción de las diversas formas de asociación de la ancianidad.

 

10. DISCAPACITADOS:

Las mujeres, hombres y niños que tienen disminuidas algunas de sus funciones físicas, mentales o sociales, son una parte olvidada del pueblo argentino, marginada por un sistema de lucro y competencia que considera a los discapacitados como "recursos humanos de baja calidad".

En los países dependientes del Tercer Mundo, como el nuestro, esta realidad se agrava. Las terribles tasas de desnutrición y mortalidad infantil dejan la secuela menos visible de la discapacitación. Actualmente, es crítica la situación de los sectores más necesitados de nuestro pueblo, donde las tasas de discapacitación superan el 20.%.

Para cambiar este aspecto del país, se adoptarán las siguientes medidas:

a) Prevención: Las discapacidades se pueden y deben prevenir. Para ello se garantizará la alimentación y la salud de la mujer desde la concepción, la atención de los partos en establecimientos hospitalarios, las vacunaciones de las futuras madres y de los niños en sus debidos momentos, la orientación genética y la educación familiar, la higiene y la seguridad en el trabajo.

b) Educación: Se garantizará a las personas discapacitadas: el libre acceso a todos los niveles y ramas de la enseñanza; el estudio de los programas generales de la educación común así como el aprendizaje de técnicas específicas que hagan a su más eficaz desenvolvimiento; su integración en los establecimientos comunes de enseñanza, la creación de establecimientos especiales para los casos que lo requieran y la implementación de servicios de apoyo técnico y docente; el derecho a realizar estudios de carácter pedagógico y a ejercer la docencia.

c) Rehabilitación: Para la rehabilitación —como medio de reintegrar a la persona que adquirió una discapacidad— se utilizarán al máximo los centros existentes y se crearán los que pudiere corresponder, debiendo culminar el proceso rehabilitatorio con una alternativa laboral cierta y adecuada a las condiciones del rehabilitado.

d) Trabajo: Se garantizará trabajo a las personas discapacitadas. Se facilitará su acceso a centros de formación profesional comunes, creándose centros de formación específica, mediante apoyos técnicos y docentes. Se crearán talleres protegidos y de producción; se estimulará la organización de cooperativas de trabajo y desarrollo de actividades independientes. Se otorgará la exclusividad de la explotación de pequeños comercios en edificios y otras instalaciones nacionales, provinciales y municipales a las personas discapacitadas; se reservarán, en la administración pública, aquellas funciones que les sean particularmente adecuadas. Se planificará su incorporación al ámbito de la empresa privada; se velará por la debida cobertura de los cupos de empleo; se apoyará el desenvolvimiento profesional y se brindará orientación vocacional.

e) Asistencia: La asistencia a las personas discapacitadas y, en su caso, a sus familias queda garantizada. Los "hogares" existentes y a crearse no sólo cumplirán una función de abrigo sino que tenderán al cumplimiento de funciones formativas permanentes. Las personas discapacitadas y sus familias recibirán las ayudas económicas necesarias para el más completo desarrollo y atención del discapacitado. Se garantizará especialmente la protección de las personas multidiscapacitadas y discapacitadas mentales, así como la promoción de las personas discapacitadas que puedan desenvolverse independientemente.

f) Arte, deporte y recreación: Se promoverán las actividades artísticas, deportivas y recreativas de las personas discapacitadas, tendiéndose a la integración de las mismas con las de la comunidad en general.

g) Participación: Las instituciones representativas de las personas discapacitadas contarán para su desenvolvimiento con el apoyo estatal y se procurará coordinar su labor con los organismos oficiales. La participación de las personas discapacitadas, en general, y de los padres de las personas multidiscapacitadas y discapacitadas mentales, en particular, en el tratamiento y conducción de todos los asuntos del sector será garantizada y promovida. Se promoverá y garantizará, así mismo, la actuación profesional de las personas discapacitadas en los establecimientos educacionales y de rehabilitación a ellas destinados.

h) Derechos: Se garantizará el derecho de las personas discapacitadas a constituir una familia. Se eliminarán las evaluaciones lesivas de la dignidad y personalidad de los discapacitados. Se evitará el desarraigo comunitario mediante la creación de fuentes de trabajo. Se terminará con las barreras arquitectónicas que marginan a los discapacitados motores y se eliminará la inhabilidad legal de las personas ciegas para ser tutores y curadores. En general, se removerán los obstáculos materiales, culturales, legales e institucionales que se opongan al más pleno desarrollo, a la más plena integración y al más pleno ejercicio de los derechos comunes de las personas discapacitadas.

 

11. COMUNIDADES INDÍGENAS

En nuestro país viven marginados un cuarto de millón de argentinos de habla y costumbres indígenas. Sus condiciones de salud, educación y vivienda son pésimas.

Las comunidades indígenas han sido abandonadas por un sistema que desprecia lo nacional. Para construir la Nación el aporte de estas comunidades con historia milenaria es esencial. Se realizarán los esfuerzos necesarios para integrar a estos compatriotas indígenas, respetando sus culturas y lenguas propias.

El Estado cederá tierras y financiará la construcción de colonias indígenas donde se instalarán escuelas primarias y talleres de aprendizaje. Las comunidades contarán con maquinarias y demás implementos agrícolas para trabajar la tierra. Sus habitantes tendrán acceso a la salud y a la educación.

Se integrará a estos hombres y mujeres a la comunidad nacional donde podrán desempeñarse en los trabajos aprendidos y continuar sus estudios en los establecimientos del país.

 

12. DEFENSA DEL CONSUMIDOR

En el actual modelo económico, no se produce para satisfacer los requerimientos de los consumidores y usuarios: se consume para sostener la producción y la importación. Se ha desarrollado una sociedad de consumo que define a la felicidad como la posibilidad de comprar y mide el prestigio social por el derroche. La publicidad de masas es la herramienta utilizada, no para informar, sino para que, mediante técnicas de persuasión, se le cree al consumidor la necesidad de consumir. Frente a todo esto, el consumidor se encuentra indefenso.

El PSP rechaza esta concepción y programa la creación de un nuevo modelo de consumo que sea popular, nacional y participativo.

Los consumidores y usuarios tendrán derecho a la protección de su salud y seguridad física, a la educación e información correcta sobre los bienes y servicios producidos, a ser consultados y representados, a la protección de sus intereses económicos y a la reparación del daño sufrido.

La política del PSP en este campo consistirá en:

* Reformar los métodos de distribución y fomentar el cooperativismo de compra y de consumo.

" Sancionar normas de control de calidad y de represión al fraude, al agio y a la especulación.

* Impulsar la constitución de asociaciones de consumidores y usuarios e incorporar sus representantes a las empresas del área social de la economía, a los organismos oficiales y al proceso de planificación.

* Establecer mecanismos en defensa de los consumidores y usuarios garantizando la claridad, sencillez y posibilidades de estudio y modificación de los contratos, vigilancia de la promoción y publicidad y control del efectivo cumplimiento de obras y servicios.

 

13. SEGURIDAD SOCIAL

La Seguridad Social es entendida como instrumento de política familiar y demográfica, tendiente a prevenir y cubrir las diversas contingencias sociales, satisfaciendo los derechos económicos, sociales y culturales indispensables para la dignidad y el desarrollo pleno del hombre.

En esta materia, que incide tan directamente sobre la calidad de vida de la población, el PSP propone:

* Formular un Plan Nacional de Seguridad Social que comprenda a todos los habitantes, que promoverá una más justa distribución de la renta nacional.

* Canalizar la participación del gobierno, beneficiarios y entidades prestatarias de los servicios, en la elaboración, ejecución y control del Plan Nacional de Seguridad Social.

* Acordar especial protección a la familia y, en particular, a la familia numerosa, garantizándole a la madre y al niño atención y asistencia.

* Incrementar los montos por asignaciones familiares para trabajadores activos y pasivos, de modo que permitan cubrir efectivamente las cargas económicas suplementarias. Estos montos deberán ser fijados como porcentaje del salario mínimo, vital y móvil.

* Financiamiento del sistema por toda la comunidad nacional mediante aporte del Estado, empleadores y beneficiarios.

* Creación de un Fondo Nacional cuyos ingresos provengan de impuestos directos, para atender las jubilaciones de los trabajadores autónomos que, por sus ingresos inferiores al mínimo-vital, no puedan realizar sus aportes.

* Tender a unificar las Cajas Nacionales de Jubilaciones y Pensiones, asegurando su descentralización funcional y resolutiva en cada regional.

* Haberes jubilatorios equivalentes al monto que percibía el solicitante al momento del cese. El Consejo Nacional del Salario Mínimo, Vital y Móvil fijará también el monto de los haberes jubilatorios, debiendo participar en su dirección los interesados.

" Equiparación de los haberes de las pensiones y jubilaciones por edad avanzada, con los de las jubilaciones ordinarias.

* Integración de las Juntas Médicas Provisionales con médicos representantes de los beneficiarios, del Estado y de asociaciones médicas.

Agilización del trámite de las jubilaciones por invalidez.

Descuento de las deudas por aportes autónomos, una vez otorgado el beneficio, del retroactivo y/o de los haberes jubílatenos.

* Apelación de las resoluciones de la Comisión Nacional de Previsión Social ante la Cámara de Apelaciones del Trabajo de la jurisdicción del domicilio del beneficiario.

* Régimen especial para los ex-combatientes de la Batalla de las Malvinas, incapacitados para el trabajo.

* Cobertura especial para el sector pasivo, que incluya turismo, recreación y esparcimiento. Habilitación de Casas de Abuelos, distribuidas geográficamente con el objeto de no desarraigarlos de su medio. Establecimiento de Casas de Abuelos diurnas por barrios.

Régimen especial para madres solteras o desamparadas.

Creación de la Caja Nacional de Accidentes del Trabajo, que instrumente el pago directo e inmediato al trabajador de la indemnización por accidente de trabajo, independientemente del mayor valor que el trabajador reclame al empleador.

 

14. TURISMO Y TIEMPO LIBRE

El turismo es un aspecto de la utilización del tiempo libre, cuestión íntimamente vinculada a la calidad de vida.

Este sistema —que ha aprendido a sacar ganancias de la manipulación del tiempo libre— ha conformado al turismo como un negocio manejado por las multinacionales del ocio —del que cada vez está más lejos el trabajador y su familia— y caracterizado por las operaciones de especulación, la venta de espectáculos mediocres y juegos pasivos, de azar, electrónicos. Hoy, los lugares turísticos son fuente de corrupción, derroche, contaminación ambiental y mental.

Para cambiar al turismo, el PSP determinará:

" Organizar el turismo social, dando prioridad a la recreación, descanso y recuperación de la familia de los trabajadores. Devolver al aguinaldo su sentido de fomento turístico abonándose en una sola cuota, a fin de año. Organización de las vacaciones en forma tal que el trabajador con hijos tenga derecho a hacerla coincidir con el receso escolar.

* Dar absoluta jerarquía al turismo interno, considerando que conocer el país es amarlo, y que, además, obra como herramienta de redistribución territorial y demográfica. Se ampliará la actividad hacia nuevas zonas. Las provincias tendrán activa participación en la elaboración de los planes nacionales. Turismo a zonas australes, Antártida y de frontera.

* Se considerará que el valor turístico por excelencia son los atractivos naturales e históricos de una zona. Por ello, la protección de sus medios ambientes será de preocupación cotidiana.

* Se aprovecharán las particularidades turísticas a fin de dar impulso masivo a actividades deportivas tales como la natación en el mar o el andinismo en la sierra y la montaña. Se fomentará el desarrollo de actividades culturales, de esparcimiento, artísticas, que tiendan a la formación popular.

* Se dará impulso al turismo juvenil y para la ancianidad y a la creación de colonias de vacaciones.

* Los organismos administrativos nacionales, provinciales y municipales de turismo serán conducidos por juntas integradas por todos los sectores directamente vinculados a la actividad turística.

IV. LABORAL

El trabajo es la actividad fundamental de la sociedad. Todas las realizaciones de la humanidad han sido obra del trabajo, así como todas las realizaciones de los argentinos han sido obra del trabajo argentino. Sin trabajo nada es posible; con trabajo todo es posible.

Sería lógico pensar que quienes trabajan gozan de los beneficios que con su trabajo crean. Sin embargo, no es así; porque nuestro país tiene una organización capitalista dependiente y para ella lo importante no es el trabajo sino el capital extranjero. El se apropia del fruto del trabajo argentino.

Los trabajadores argentinos han luchado y se han unido para modificar esta situación, para crear su derecho a la vida, a la salud, a la educación, a la vivienda. Este Nuevo Derecho del Trabajo, que surge en nuestro país en 1904 con Alfredo Palacios, ha sido arrasado a partir de 1976. Hoy los trabajadores carecen de derechos; apenas si tienen concesiones graciosas condicionadas a las leyes del mercado, siendo el trabajo considerado como una mercadería más.

El PSP, para cambiar al país, defiende la unidad de los trabajadores por considerarla, no sólo necesaria para la defensa de sus intereses, sino la base de la unidad nacional.

En lo laboral, el PSP propone:

1. Medidas de carácter general:

Sanción de un Código de Trabajo que consagre los principios fundamentales del Derecho Social Moderno. Hasta tanto se sancione el mismo, se restablecerá la legislación laboral derogada. En especial el restablecimiento de la Ley de Contrato de Trabajo Nº 20.744 e inmediata puesta en vigencia de la Ley de Convenciones Colectivas de Trabajo.

* El Código de Trabajo amparará a todos los trabajadores que se desempeñen en relación de dependencia, sin exclusiones. Incluirá a los empleados públicos, trabajadores de la construcción, rurales y de servicio doméstico que hoy se encuentran al margen de la Ley de Contrato de Trabajo.

2. Defensa del salario:

* El salario no es una mercancía. La jerarquía del salario está determinada por dos aspectos: primero, por ser el único medio de vida para aquellos que aportan el elemento esencial de la vida nacional; segundo, porque posibilita la subsistencia de la mayor parte de los habitantes de la Nación.

* Establecimiento del salario mínimo, vital y móvil, que garantice para el trabajador y su familia el acceso a una vivienda adecuada, salud, alimentación y vestimenta, educación y cultura, descanso y esparcimiento. El salario mínimo será actualizado periódicamente de acuerdo a las variaciones del costo de vida; estará exento de embargo, compensación y descuento. Este derecho será inviolable y deberá ser garantizado por el Estado.

* Creación del Consejo Nacional del Salario Mínimo, Vital y Móvil, integrado paritariamente por los Trabajadores, los empleadores y el Estado, encargado de custodiar él cumplimiento del derecho salarial.

* Igual remuneración por igual trabajo.

* Se eliminará el trabajo a destajo y cualquier otro método de incentivo o premios.

* Eliminación de toda discriminación por razones de sexo, edad, nacionalidad, causas políticas, religiosas o gremiales.

" Contratación colectiva de salarios, a través del restablecimiento del sistema de paritarias.

* Implantación del 'boleto' obrero.

* Garantía estatal del salario en caso de insolvencia, suspensión, de pagos, quiebra o concurso del empleador.

3. Condiciones de trabajo y defensa de la calidad de vida del trabajador: Vigencia estricta del principio de 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso y 8 horas de esparcimiento.

* Limitación de horas extras a los casos indispensables, debiendo solicitarse autorización al Ministerio de Trabajo, con participación del sindicato respectivo.

* Jornada máxima de 6 horas en caso de trabajo peligroso, insalubre o nocturno. Entre el receso de una jornada y el comienzo de la siguiente debe mediar una pausa no inferior a 14 horas. Descanso semanal de 36 horas corridas.

Recalificación de la insalubridad y del horario nocturno.

* Vacaciones remuneradas y calculadas sobre la totalidad de los años trabajados y no sobre el tiempo de permanencia en la empresa que las otorga. Deben computarse sobre días hábiles. Organización coincidente con el receso escolar.

* El trabajo rotativo y nocturno se impone hoy a los trabajadores por motivos de seguridad, técnicos, servicios públicos, pero sobre todo por causas económicas. Esta situación debe transformarse. Por ello, la instauración o el mantenimiento del trabajo continuo o semi-continuo de noche, deberá obedecer a reales necesidades de producción y contar con acuerdo del Ministerio de Trabajo.

* Garantizar la estabilidad, evitar el despido arbitrario, incrementar el monto de las indemnizaciones por despido.

* El trabajador estará vinculado directamente a la empresa donde presta servicios, quien será responsable del cumplimiento de todas las normas laborales a su cargo.

* Política de prevención de los accidentes y enfermedades de trabajo. Se reforzará el papel de la medicina del trabajo. Condiciones de higiene y seguridad acordes con los adelantos técnicos y científicos en la materia. Especial verificación del cumplimiento de estas normas por parte de las organizaciones gremiales y del Ministerio de Trabajo.

* Excedencia: ampliarla a 3 años, permitiendo que sea compartida por los cónyuges.

Rigurosa legislación para la prevención de accidentes. Las medidas que en su consecuencia se dicten no podrán ser compensadas en dinero.

Especial reglamentación de condiciones de trabajo para la mujer trabajadora (en especial, por embarazo, maternidad y cuidado de los hijos) y para los menores.

Establecimiento de guarderías para los hijos de los trabajadores, hasta la edad escolar, en las fábricas.

* Reinstalación de las Delegaciones del Ministerio de Trabajo que hayan sido cerradas en el interior y su creación donde no existan.

* Promover la difusión cultural, el cuidado de la educación y la aptitud profesional y artística de los trabajadores en cursos gratuitos, orientados hacia todas las ramas del saber.

Asistencia médica integral y gratuita para el trabajador y su familia.

4. Movimiento obrero: El Derecho del Trabajo es la consecuencia de la lucha y organización del movimiento obrero y deja de tener vigencia cuando los trabajadores organizadamente carecen de poder para controlar su aplicación.

La Ley de Asociaciones Gremiales seguirá las siguientes pautas:

* Central única de trabajadores.

* Organización gremial única por rama de producción.

* Agremiación y cotización obligatoria.

" Amplia democracia interna.

* Protección del representante sindical.

* Garantía del derecho de huelga.

5. Participación:

El campo de acción del sindicato abarca la defensa de los intereses específicos y generales de los trabajadores, así como la preocupación por la situación general del país.

El sindicato no puede permanecer al margen de las decisiones que afectan a la Nación, en ninguna de sus actividades.

Se posibilitará:

* La participación de los trabajadores en la empresa, a través del establecimiento de formas adecuadas de participación en la gestión de empresas líderes y estatales.

* La participación de los trabajadores en todos los órganos del área social de la economía, como así también en las instituciones oficiales, nacionales, provinciales y municipales. El movimiento obrero desempeñará un papel decisivo en la planificación popular y democrática.

 

V. POLÍTICA

Para cambiar al país es indispensable una organización institucional que dé estabilidad y seguridad a la voluntad de los argentinos.

A partir de la sanción de la ley de sufragio universal en 1912, que abrió el camino de las mayorías nacionales al poder político de la Nación, las experiencias populares fueron quebradas por golpes de estado que desconocieron la soberanía popular. Los golpes de 1930 y 1966, que derribaron gobiernos representativos de los sectores medios, así como los de 1955 y 1976, que derrocaron a gobiernos con participación de los trabajadores, no deben ser interpretados como un problema entre civiles y militares. Esta inestabilidad política, que también afecta a los demás países del Cono Sur de América Latina, y que se sucede cada vez con un menor intervalo entre sí y con mayor profundidad, es la exteriorización del antagonismo del sistema capitalista dependiente con la realidad de nuestros pueblos. La quiebra institucional es la respuesta, en nuestros países, de las transnacionales que se resisten a perder su participación en la renta nacional, frente al avance de las mayorías nacionales (trabajadores y pequeñas y medianas empresas de la ciudad y del campo). Cada uno de los golpes fue inspirado por planes económicos que incrementaron nuestra dependencia. La vigencia de la soberanía popular y de todo derecho es incompatible con el sistema capitalista dependiente.

1. Vigencia plena de la soberanía popular:

El PSP reconoce una sola fuente de poder: la voluntad del pueblo. El único fundamento válido de la organización institucional es la soberanía popular, plena, sin proscripciones, ni restricciones.

Hay que respetar el tiempo del pueblo y comprender que el ejercicio de la soberanía popular no va a corregir todos los problemas de inmediato.

El diálogo y la concreción de un acuerdo mínimo de convivencia democrática avalado por todos los sectores de la vida nacional (partidos políticos, sindicatos, asociaciones empresariales de la ciudad y del campo, Fuerzas Armadas) es la base mínima indispensable para posibilitar la estabilidad de nuestra vida política. Es objetivo del PSP desarrollar este diálogo, a fin de avanzar hacia una amplia unidad nacional, única capaz de garantizar la existencia de Argentina como Nación Independiente.

El agotamiento del actual sistema exige cambiar al país, construir un nuevo proyecto nacional. Para ello, se convocará a una Asamblea Nacional Constituyente, expresión suprema de la soberanía popular, a fin de perfeccionar las formas institucionales útiles para los destinos de la Nación. Esa es la tradición argentina ante los momentos difíciles de su historia.

2. Estado democrático de derecho:

La Nación deberá organizarse en un Estado democrático de derecho, en el cual quienes desempeñen el gobierno estén subordinados al mandato legal del pueblo. Sólo podrá considerarse como Estado de derecho aquél que resguarde la dignidad e integridad de la persona. En países donde el Estado de derecho es inexistente, como el nuestro, nadie garantiza la vida de nadie.

El primer objetivo del PSP es garantizar el derecho a la vida. "Lo que se ha dado en llamar avasallamiento de los derechos humanos es la consecuencia de un sistema esencialmente inhumano". Es necesario cambiar al país para hacer realidad la vigencia plena de los derechos humanos, individuales y sociales. Los derechos de la persona humana son inviolables, ya que es imposible hacer algo por el Hombre cuando no se respetan a todos los hombres.

Se dará intervención a la justicia en toda causa vinculada con la violación de los derechos humanos. La situación de los desaparecidos deberá ser esclarecida sobre la base de la verdad y la justicia, de acuerdo a los mecanismos previstos por la Constitución Nacional.

Para fortalecer las garantías de seguridad individual se determinará:

* Se podrá obtener amparo o interponer hábeas corpus ante cualquier juez y aún ante un tribunal colegiado.

* Se limitará el fuero militar a los delitos y faltas en la vida militar. Debe garantizarse el derecho de defensa letrada. En ningún caso y por ningún motivo pueden extender su competencia a personas que no revistan estado militar.

* Sólo se expedirá mandato de detención bajo juramento y responsabilidad del denunciante.

* Todo detenido recupera su libertad si en 24 horas no es interrogado por el juez o por un delegado del mismo.

* La autoridad dará a publicidad la identidad de todo detenido dentro de la primera hora de su detención. Son de consulta pública los registros de detenidos y presos.

* Ninguna declaración del acusado tiene valor probatorio si no es prestada en presencia de un abogado defensor.

* Todo aquello que afecte la integridad personal, seguridad o el honor del detenido es imputable a la autoridad bajo cuyo poder se encuentre, salvo prueba en contrario.

* Quedan abolidos el secreto sumarial y la incomunicación.

3. Democracia participativa:

Sin la permanente incorporación de los ciudadanos a las tareas de la comunidad, nuestro proyecto de sociedad es inviable. Nuestro camino es el del socialismo popular, basado en la voluntad democrática y en la participación activa de las grandes mayorías.

La participación popular es la única que garantiza que la sociedad sea profundamente democrática y que en la democracia se concrete la justicia social. Sólo la participación del pueblo a todo nivel, posibilitará el imperio de una actitud solidaria, como característica de nuestra organización social.

Cada argentino será gobierno. Cada argentino deberá asumir su responsabilidad de gobernar, de planificar, de ejecutar, de controlar la vida del país, en un marco descentralizado y democrático.

El ejercicio de un régimen democrático no se improvisa. Es el resultado de una práctica y de una vida que ha logrado crear una manera de ver las cosas como pertenecientes a toda la comunidad y no a un grupo de individuos. Si se desea un ciudadano que se interese por asumir responsable y libremente las tareas de la comunidad, su sentido de participación debe despertarse en el hogar y en la escuela, en la manzana y en el barrio, hasta llegar al Estado.

En una sociedad participativa, la comunidad se expresa no solamente en elecciones periódicas o a través de referendums, sino en todas las formas de expresión y especialmente a través de sus organizaciones sociales, culturales y económicas.

La democracia representativa se refuerza con la democracia participativa. No se trata de suprimir la democracia formal, sino de transformarla, dándole sustancia social con la participación efectiva del pueblo en el proceso de decisiones a todo nivel, desde los organismos barriales hasta los nacionales.

El PSP, en su programa para cambiar al país, consciente del valor insustituible de la participación popular, establece diversas formas de canalización orgánica y democrática de la misma. La participación del pueblo en la planificación nacional concientiza al país y contribuye a que se lleve adelante. La participación de trabajadores y empresarios da racionalidad a la vida económica. La participación del consumidor en defensa de su poder adquisitivo, contribuye a lograr el precio justo de los bienes. La participación del usuario en la dirección y administración de los servicios públicos, contribuye a la fijación de tarifas justas, distribuidas conforme a la capacidad contributiva de los mismos. La participación popular en la administración de las empresas del área social de la economía mejora su gestión y evita la corrupción. La participación popular en la administración de los centros asistenciales y educativos contribuye a garantizar salud y educación para todos. La participación activa del pueblo mejora el funcionamiento del Estado. La participación activa del pueblo mejora al propio pueblo que cada vez participará mejor. En síntesis, asegurando la mayor participación de los argentinos en la conducción de Argentina, argentinizaremos nuestra Argentina.

* Partidos políticos: A la par que se crean nuevas formas de participación se incrementarán las tradicionales, partiendo del reconocimiento del papel de los partidos políticos como canales naturales de expresión de la voluntad popular. El PSP sostiene representación proporcional y la elección directa de todos los representantes del pueblo.

* Revocación del mandato: Se reglamentará el derecho del pueblo a controlar a sus representantes, a fin de asegurar que éstos mantengan la representatividad de sus representados y tengan la obligación de rendirles cuenta, por lo menos una vez al año, de sus tareas en defensa de los intereses de quienes los han elegido.

* Iniciativa popular y referéndum: A través de la iniciativa popular se otorga al pueblo la posibilidad de proponer la necesidad de la reforma constitucional o la sanción de una determinada ley. Mediante el referéndum se faculta al pueblo para votar el mantenimiento o la derogación de las leyes que haya sancionado el Congreso.

* Constitución del Consejo Económico y Social: Tendrá carácter consultivo, dictaminando sobre proyectos de ley o decretos y propuestas que le sometan el Poder Ejecutivo Nacional o el Congreso, y será integrado por todos los sectores de la vida nacional.

Con las medidas señaladas, se garantiza, en la democracia, no sólo la participación del ciudadano en su dimensión abstracta, sino también la participación del ciudadano en su dimensión social, como "hombre situado", en función del lugar que ocupa en la sociedad. Se introduce un nuevo control democrático allí donde la democracia se encontraba vacía.

4. Federalismo y régimen comunal:

a) Federalismo:

El federalismo, profundamente arraigado en los valores institucionales de nuestro pueblo, proclamado enfáticamente por la Constitución Nacional, ha sido en la práctica restringido por la acción poderosa de la dependencia. Los gobiernos de facto agravaron la situación estableciendo una especie de intervención federal permanente en el gobierno de las provincias, ya que sus autoridades son impuestas por decisión del poder central, controlado por las multinacionales.

El PSP sostiene, para cambiar al país, un gobierno federalista que, en lugar de desintegrar, integre la Nación. Afirma que el centralismo es una forma de desunión nacional y que el federalismo es salvaguarda de la unión nacional. El federalismo es la forma institucional de la participación provincial en la gestión nacional: es la descentralización del poder federal y, para concretarse efectivamente, habrá de sustentarse en un federalismo económico.

Debe garantizarse la participación de las provincias en los órganos y empresas que integran el área social de la economía y en la gestión de las actividades de trascendencia nacional.

b) Régimen comunal:

Impulsar la transformación del Estado centralizado en un Estado descentralizado, de la democracia representativa en la democracia participativa. El autogobierno de las localidades y barrios de las grandes ciudades constituye una de las tareas más claras y complejas que el Socialismo Popular promoverá desde el gobierno.

Se tenderá a la modificación de la legislación vigente a los efectos de contemplar el reconocimiento legal del derecho de participación ciudadana y la descentralización del poder de los gobiernos municipales.

El gobierno municipal deberá ser sensible a las necesidades del pueblo, tener su puerta abierta a todos los vecinos. La participación de los mismos debe ir más allá del simple ejercicio del voto. Son los vecinos quienes deben resolver cómo aportar a un mayor bienestar en la localidad y en el barrio y quienes deben asumir activamente iniciativas concretas de acción social, cultural, deportiva, etc.

Promoveremos la descentralización del gobierno de las grandes ciudades por barrios y, en consecuencia, la participación de los vecinos en su concejo barrial, el cual intervendrá en la elaboración de las decisiones de gobierno y estará dotado de un poder que irá desde el simple control de las prestaciones de los servicios hasta la determinación de qué servicios deben prestarse para solucionar los problemas barriales y los aspectos cuantitativos y cualitativos de los mismos.

Los miembros de estos concejos barriales serán elegidos por el sufragio universal de los vecinos del barrio y cualquier ciudadano podrá presentar asuntos de competencia municipal para ser tratados en los mismos. Los miembros de los concejos barriales tendrán una característica diferente, una sensibilidad abierta, el contacto directo con sus vecinos, una capacidad de análisis de la demanda social y una capacidad también para detectar las demandas insatisfechas.

El PSP entiende que la cuestión no es sólo afirmar la primacía de la voluntad popular, sino dónde se encuentra y cómo expresarla. Por ello, se tenderá a la modificación de la legislación a los efectos de contemplar la formación de estos concejos barriales y de acoger instituciones como el referéndum, la iniciativa popular, la petición a las autoridades, la consulta pública y la revocación del mandato de los gobernantes.

Promoveremos la construcción de centros comunales en los distintos barrios, en los que funcionarán los diferentes servicios sociales que en materia de salud, educación, cultura, deportes, etc., presta la municipalidad. Será en el centro cívico donde funcionará el concejo barrial, el centro de salud, las guarderías infantiles, actividades culturales, formativas y recreativas para niños, jóvenes y ancianos, bibliotecas, etc.

Se fomentará la creación de órganos de expresión del municipio: radio, revistas o periódicos municipales.

Se crearán oficinas de información municipal en materia jurídica, urbanística, técnicas de salud, etc. El acceso a la información y a la formación prepara a los vecinos para una participación plena en la vida comunal.

Se debe establecer la obligatoriedad de rendir cuentas e informar de la gestión por parte del intendente, miembros de los concejos municipales, concejos barriales, miembros de la comuna y comisiones de fomento, que deben ser sometidos a la población regularmente en el curso del mandato.

Se impulsará la creación de escuelas de administración local. Policía de seguridad municipal, prevención y control de la inseguridad y delincuencia en los barrios.

5. Justicia:

El Poder Judicial será independiente y tendrá su fundamento en la soberanía popular.

Los jueces de las Cámaras y tribunales inferiores serán elegidos directamente por el pueblo, a través del sufragio universal, obligatorio y secreto, por un período de seis años, pudiendo ser reelectos y serán inamovibles, salvo por el Congreso cuando contraríen los fines de la Constitución, mal desempeño, delitos en el ejercicio de sus funciones o crímenes comunes. Los jueces deberán ser ciudadanos argentinos, letrados con no menos de cinco años de ejercicio profesional.

Los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación serán elegidos por el Congreso, de entre los jueces de las Cámaras y tribunales inferiores. La Corte Suprema de Justicia tendrá facultades de casación.

Se organizarán tribunales de familia y tribunales de urgencia para hacer efectivo el derecho de amparo y el hábeas corpus, se generalizarán los tribunales de menores en las provincias.

Se establecerá la responsabilidad y deber de indemnización por error judicial o delito de los funcionarios judiciales, siendo el Estado subsidiariamente responsable.

Se garantizará a todos los empleados judiciales la reimplantación del sistema porcentual de determinación salarial existente con anterioridad a 1976.

 

VI. INTERIOR

La deformación económica, demográfica, territorial y urbana que sufre nuestra Nación, se manifiesta en el hecho de que un 38 % de la población habita en el Gran Buenos Aires, y el 70% lo hace en Capital Federal, provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, que sólo constituyen el 22% del territorio nacional continental.

Este desequilibrio es producto de la dependencia. Los intereses transnacionales, que operan con alta rentabilidad en cortos plazos, son incompatibles con el reordenamiento, que exige un largo plazo y baja rentabilidad.

1. Plan Nacional de ordenamiento Territorial y Demográfico:

Con la activa participación de todos los sectores integrantes de la comunidad nacional, las provincias y los municipios, el PSP llamará a elaborar un plan de reordenamiento, dando prioridad a las zonas de frontera, la Patagonia, el Noroeste y el Nordeste.

Se adoptarán las siguientes medidas:

a) Promoción y apoyo a las economías regionales, tendiendo a descentralizar económicamente al país, impulsando el traslado de las industrias al lugar de origen de las materias primas que insumen. La política ocupacional dará especial prioridad al logro del pleno empleo en el interior.

b) Impulso de una política de tierras que otorgándola a quienes la trabajan permitan el asentamiento de nuevas y numerosas familias argentinas.

c) Promoción de vías de comunicación entre las provincias, destacando la construcción del Ferrocarril Central Patagónico, el asfaltado de la Ruta 40, paralela a la Cordillera de los Andes y la canalización del río Bermejo.

d) Integrar activamente a las pequeñas y medianas empresas, cuyo rol dentro del plan es insustituible, promoviendo su radicación y permanencia en el interior, mediante regímenes preferenciales en materia de fletes, abastecimiento de materias primas y servicios, créditos e impuestos.

e) La política sanitaria tendrá como objetivo la erradicación de las enfermedades endémicas, la construcción de hospitales y dispensarios y la organización de equipos móviles de sanidad.

f) Política educacional destinada a construir escuelas y colegios, con alojamiento para los estudiantes que residan en zonas alejadas. Integrar el estudio de la realidad regional en los respectivos programas.

g) La política de vivienda dará prioridad al interior y contemplará la radicación de nuevos contingentes en el interior.

h) La política cultural tenderá a la construcción de bibliotecas, centros deportivos, culturales, recreativos y de turismo en las poblaciones del interior y especialmente en fronteras. Se organizarán actividades culturales de jerarquía.

i) Se verificará estrictamente el cumplimiento de la legislación laboral.

2. Urbanismo:

Se procurarán reducir los desequilibrios existentes entre las áreas rurales y urbanas y, dentro de éstas, entre las áreas marginadas.

Las grandes concentraciones urbanas generan la segregación del ser humano. En ellas no existe la posibilidad de sentirse partícipe y solidario, se generan conductas agresivas, se favorece el individualismo y paradójicamente el hombre se siente solo, sin vecinos, en medio de la gran urbe que lo rodea. Existen autopistas, edificios monumentales de viviendas sin aire, sin luz, sin espacios abiertos; grandes avenidas para los automóviles, cada vez mayor cantidad de galerías comerciales, pero se ha perdido la identificación del hombre con su entorno inmediato, se ha perdido la posibilidad de "vivir la ciudad", de disfrutar sus espacios, sus paisajes, sus plazas; la posibilidad de la integración social y la vida comunitaria de sus habitantes.

La falta de una política nacional de vivienda y desarrollo urbano y una ley de uso del suelo en defensa de los intereses de nuestro pueblo por parte del Estado, permitió la especulación de la tierra y el lucro desmedido con la vivienda. Esto produjo el crecimiento distorsionado y anárquico de los ejidos urbanos sin posibilidad de ser dotados de infraestructura, servicios y equipamientos.

Es necesario ¡mplementar medidas urgentes que tiendan a solucionar los males existentes:

* Sanción de una Ley Nacional de Uso del Suelo, que impida la especulación.

* Prohibición de construir en zonas de infraestructura básica.

* Urgente delimitación de todas las áreas urbanas y constitución de reservas municipales de tierras. Prohibición de extender los loteos a las áreas rurales y de venta de tierras fiscales en áreas urbanas.

* Preservación e incremento de las áreas verdes y de esparcimiento.

* Conservación del patrimonio histórico cultural de la ciudad.

 

VII. INTERNACIONAL

La política exterior de una Nación es el reflejo de su realidad interior. El lugar que un país ocupa en el plano internacional está determinado por su situación nacional.

La descomposición y desintegración que presenta nuestra realidad interna, se refleja clara y negativamente en nuestra política exterior. Después de haber adquirido, a través de Luis María Drago, Carlos Calvo y otros argentinos, una personalidad propia en el campo internacional, hoy nuestra actividad en esta área está totalmente desdibujada.

Argentina carece de una política internacional coherente y definida, porque carece de un proyecto nacional, y como consecuencia de ello adopta posiciones aisladas que nos condenan a sumarnos en favor o en contra de los bloques, actitud contraria al auténtico interés nacional.

El PSP quiere cambiar al país para posibilitar una política exterior soberana.

1. Participación popular:

La conducta exterior argentina habrá de desarrollarse mediante una diplomacia abierta, que permita la activa participación popular en ella y reduzca el distanciamiento que hoy existe entre la opinión pública y la vida internacional de la diplomacia cerrada en los gabinetes.

2. Principios generales de política exterior:

Argentina sustentará una política internacional coherentemente basada en las tradiciones de la República, que reconoce como eje la igualdad jurídica de las naciones, el derecho a la autodeterminación de los pueblos, la no intervención, la coexistencia pacífica y el no alineamiento.

Se estrecharán relaciones con todos los países del mundo en defensa de la paz mundial, por la disminución de los gastos en armamentos y el desarme. Argentina adoptará una posición activa contra el colonialismo, el neocolonialismo, la discriminacien racial y el imperialismo en todas sus formas. Asumirá la defensa de los derechos humanos en todo el mundo. Garantizará el derecho de asilo.

Se mantendrá una posición equidistante e independiente de los bloques, pero tratando de influir con nuestra política exterior en la distensión a nivel mundial. Debemos militar por la causa de la paz y el desarme: con la disminución de la tensión internacional disminuirá la posibilidad de desestabilización o "libanización" de nuestro país.

3. América Latina y el Tercer Mundo:

Las relaciones exteriores estarán dirigidas prioritariamente a fortalecer las relaciones con las naciones de América Latina, porque es nuestro ámbito natural y el único donde podrá defenderse nuestra existencia como Nación independiente.

La integración de América Latina no podrá ser una realidad si no está basada en una interpretación común de nuestra historia, ajena a todo oportunismo circunstancial.

Propondremos la creación de un organismo regional latinoamericano, que fortalezca la presencia de nuestra Nación en la comunidad internacional. A fin de evitar todo conflicto entre nuestros países, propondremos crear un tribunal o sistema de arbitraje forzoso latinoamericano.

La integración latinoamericana deberá realizarse a través de relaciones entre sus países desprovistas de pretensiones hegemónicas de cualquier orden.

Se incrementará el comercio entre los países latinoamericanos sobre la base de la complementariedad y el intercambio recíproco. Se impulsarán programas conjuntos en materia de tecnología.

En la relación con los países limítrofes, jerarquizaremos la integración y cooperación con Brasil, por entender que es la base para que la política de integración latinoamericana adquiera relevancia en el campo internacional.

Argentina practicará una actitud de solidaridad con: los pueblos de América Central en sus derechos a la autodeterminación, especialmente con los pueblos salvadoreño y nicaragüense; con el pueblo de Puerto Rico, en la lucha por su independencia; con el pueblo de Panamá, por el cumplimiento de los tratados Torrijos-Carter; con los pueblos de América Latina en lucha por la democracia, en especial con los pueblos vecinos de Chile y Uruguay.

Argentina tendrá una activa participación en el Movimiento de Países No Alineados, ya que en él se encuentra la mayoría del mundo que es el Tercer Mundo, al cual pertenecemos y que se ha puesto en marcha, con pasos diferentes, pero con algo común que es la elaboración de un nuevo modelo para la satisfacción de sus necesidades sin explotar a otros pueblos.

Reivindicamos el objetivo de lograr un Nuevo Orden Democrático Internacional, que asegure la defensa de nuestros recursos naturales, la protección de nuestras exportaciones, la existencia de relaciones financieras justas, y la garantía de una participación igualitaria en los organismos internacionales.

4. Cuestión austral: Malvinas, Beagle, Antártida y Mar Argentino:

a) Malvinas: Recuperación de nuestra soberanía en Malvinas e islas del Atlántico Sur en el marco de negociaciones bilaterales, para lo cual se buscará apoyo de la comunidad internacional.

Realización de una intensa campaña para alertar a la opinión pública internacional de la decisión inglesa de transformar las islas Malvinas en una fortaleza estratégica, en la confrontación mundial con el consiguiente peligro de internacionalización del conflicto y la extensión del mismo a América Latina.

b) Beagle: La solución del diferendo limítrofe con Chile, sobre el canal de Beagle, mantendrá la vía pacífica del mismo, ganando espacio en la opinión pública latinoamericana, permaneciendo en el marco de la mediación papal y debiendo las negociaciones defender el principio bioceánico.

c) Antártida: Se impulsará el desarrollo de una política común latinoamericana para el continente Antártico, que contemple nuestros derechos soberanos sobre el sector argentino, su no utilización con fines militares ni nucleares, la prohibición de extracción y explotación de sus recursos minerales.

d) Mar Argentino: Se sostendrá el derecho soberano de los países ribereños a un mar territorial de 200 millas y a su plataforma continental, considerando a los fondos oceánicos cómo patrimonio común de la humanidad, que deberán ser administrados por una autoridad internacional integrada igualitariamente por todas las naciones del mundo.

5. Cuencas fluviales:

Política hídrica basada en el entendimiento y la armonía de los intereses de los países condóminos en el uso y aprovechamiento de los ríos internacionales, a través de la consulta previa. Se adoptará el concepto de unidad física y biológica de las cuencas fluviales, evitando perjuicios y atendiendo al equilibrio ecológico. Integración de las cuencas fluviales de América Latina e interconexión entre ellas.

VIII. DEFENSA

La batalla de las Malvinas es la derrota militar más importante de nuestra historia, pone de manifiesto la completa inseguridad del actual sistema de defensa, incapaz de garantizar la vida de los argentinos, ni la integridad territorial y la existencia independiente de la Nación.

El PSP, en el marco de su programa para cambiar al país, y en función de los objetivos enunciados en su política externa proyecta un nuevo sistema de defensa nacional, que se apoye esencialmente en la unidad entre el pueblo y las Fuerzas Armadas, utilice la totalidad de nuestras posibilidades defensivas, tenga como fines preservar la paz, la independencia y la integridad territorial, inserte su acción en un sistema de defensa latinoamericano, y obedezca a una estricta política de no alineamiento.

Para la concreción de tales objetivos, el PSP ha de adoptar las siguientes medidas:

1. Derecho a la vida, a la paz y a la independencia nacional:

La tensión internacional, la multiplicación e internacionalización de las guerras regionales, la potencial incorporación de Argentina a zonas de conflicto, a partir de la batalla de las Malvinas, indica que nuestro país debe apoyar una política de distensión mundial. La organización militar del país será estrictamente defensiva y no alineada. Nuestro sistema de defensa no apuntará contra nadie que respete nuestra soberanía.

2. Amplitud del concepto de defensa nacional:

Las Fuerzas Armadas son las instituciones básicas de la defensa nacional y el programa militar es de importancia vital para el país. El concepto de defensa nacional implica al conjunto del pueblo, al conjunto de sus instituciones, y al conjunto de sus actividades. Una potencial agresión externa debe ser repelida por el conjunto de la Nación, por todos los medios a su alcance.

Malvinas ha demostrado que Argentina debe elaborar una política de defensa que le permita rechazar a un enemigo superior, sin perder nuestra independencia. La posibilidad de oponer resistencia con éxito a un agresor militarmente superior es hoy parte integrante de la conciencia de nuestro pueblo.

La participación activa del pueblo, no como defendido sino como defensor, no como simple receptor de órdenes sino profundamente implicado en las decisiones de la defensa nacional, es la base de nuestro futuro sistema de defensa, el único posible en un mundo que se caracteriza por la presencia de grandes potencias con enormes aparatos militares y la voluntad de los pueblos por obtener su derecho a la autodeterminación.

La participación popular garantizará una política de defensa nacional claramente independiente.

Siendo el pueblo el principal factor defensivo, la seguridad nacional comienza por la suya. Con desocupación, bajos sueldos, desnutrición, deserción escolar, etc., la situación de la Nación es insegura; la seguridad nacional es la suma de las seguridades individuales. La defensa nacional es un asunto que incumbe a toda la comunidad y se basa en el pueblo.

3. Unidad e independencia:

La unidad nacional, la unidad de las fuerzas populares, la unidad de las Fuerzas Armadas es el primer requisito de la defensa nacional.

Se impulsará la máxima unidad doctrinaria, operativa y logística y se coordinará la acción y compatibilización de los equipos de las tres fuerzas.

No es posible ni deseable unas Fuerzas Armadas totalmente profesionalizadas para nuestro país, debido al grado de dependencia que ello generaría y al hecho incontestable de que siempre las grandes potencias contarán con mejor armamento y tecnología. La política de defensa nacional no debe estructurarse en base al objetivo de superar tecnológicamente a los potenciales enemigos, sino en contar con lo que no pueden contar aquéllos: la participación popular activa y consciente en la defensa.

Esto no significa que no se debe proceder a modernizar el sistema defensivo. Se hará teniendo en cuenta las posibilidades reales, aumentando el grado de autoabastecimiento mediante la planificación industrial y utilizando el máximo de nuestros recursos a fin de reducir los condicionamientos externos.

Las Fuerzas Armadas volcarán los mayores esfuerzos en su participación en la vida económica nacional a través de

4. Pueblo y Fuerzas Armadas:

La esencia de la única organización efectiva de una defensa para nuestra Nación radica en la unidad entre el pueblo y las Fuerzas Armadas. Hacia este objetivo se dirigirá prioritariamente la acción en la materia.

El servicio militar obligatorio, por tradición y en miras de nuestra realidad geopolítica, es un componente fundamental de nuestra defensa. Suprimirlo afectaría seriamente nuestra seguridad, desvinculando aún más al pueblo de los problemas de la defensa nacional, e incrementando el aislamiento de las Fuerzas Armadas.

El PSP encarará una profunda modificación de la formas actuales de la conscripción, en cuanto a duración, eliminación de rasgos de servilismo, asistencia social y financiación a los necesitados y mejores condiciones de vida. Actualmente, el servicio militar obligatorio está concebido como el método de formación de ejércitos masivos, debiéndose reorientar tal objetivo hacia la capacitación integral de todo el pueblo en las diversas tareas de la defensa y la actualización de tales capacidades permanentemente. A fin de lograr este objetivo se estudiará la implantación del Servicio Nacional de Defensa que incluya a hombres y mujeres en edad de conscripción. Deberá garantizarse a todos los ciudadanos, cualquiera sea su edad, su efectiva incorporación al sistema de defensa nacional, en caso de necesidad.

Política de amplia información militar al pueblo.

5. Despliegue defensivo:

Será imposible establecer un sólido sistema defensivo sin un proceso de poblamiento de los amplios espacios vacíos que tiene la Nación. Las Fuerzas Armadas y la política de defensa se incorporarán activamente, como sectores interesados, al plan de reordenamiento demográfico y territorial.

Se abandonará todo accionar militar que no tenga razón en la defensa exterior y se le orientará a defender las zonas críticas de la Nación. El poder naval se organizará hacia el control del mar argentino, permitiendo la proyección aérea. El ejército se estructurará teniendo en miras su rápida movilidad hacia los puntos críticos. Las unidades militares se instalarán en puntos seguros pero próximos a los puntos críticos. La inteligencia se organizará para garantizar la defensa nacional.

6. Estructura superior de la defensa:

La conducción general de la defensa nacional será efectivamente conducida por los poderes constitucionales. Al Ministerio de Defensa de la Nación corresponde la ejecución de la política. El Estado Mayor Conjunto será nombrado por el Presidente de la Nación con acuerdo del Senado. Las Fuerzas Armadas participarán en el asesoramiento del Poder Ejecutivo Nacional, en el más alto nivel, asegurando una fluida y franca exposición de su pensamiento sobre los problemas esenciales de la defensa nacional.

El planeamiento y el régimen de ascensos se estructurarán en forma equivalente en las tres armas.

La atribución de la función de consolidar la paz interior corresponde al Ministerio del Interior de la Nación.

7. América Latina y el Tercer Mundo:

América Latina ha demostrado ser el ámbito natural de defensa de Argentina. Se buscará desarrollar una política común de defensa y con tal fin se intensificarán las gestiones a fin de constituir una alianza defensiva latinoamericana. El TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) será denunciado. Cesarán los vínculos especiales militares que ubiquen a la Nación en alguno de los bloques.

"Algunos temen un acuerdo nacional, nosotros, lo proponemos. El socialismo quiere coincidir para evitar la futura quiebra del orden institucional. Quiere coincidir para evitar la libanización de nuestra Patria. Quiere coincidir para evitar que nuestro territorio sea el campo de batalla de los intereses internacionales y que nuestros jóvenes sean los soldaditos de plomo de las grandes potencias. El socialismo popular quiere coincidir en defensa de la vida de todos nuestros compatriotas".

 


Centro dedicado al conocimiento, formación y difusión del Pensamiento Socialista.

Dorrego 717, Rosario.
Te. +54 0341 4474931

Visitantes Online

Hay 46 invitados y ningún miembro en línea

Subscribete

Suscríbete a nuestro canal de noticias, eventos y actividades.

Copyright © 2018 Fundación ESTÉVEZ BOERO.

Buscar

+54 341 4474931 Dorrego 717, Rosario, Arg.