Fundación ESTEVEZ BOERO

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Bienvenido

Aniversario del Fallecimiento de Guillermo Estévez Boero

 

Compartimos las palabras expresadas por Inés Bertero, con motivo del 18° aniversario de la desaparición física de nuestro querido y recordado Guillermo Estévez Boero.

Saludar a los compañeros/as y amigos que nos acompañan para recordar a Guillermo, para retomar algunas de sus reflexiones y por la necesidad que tenemos de impulsar desde el socialismo un proyecto progresista para nuestro país, que no busque soluciones en el pasado que no nos representa, pero que le ofrezca a la ciudadanía algo distinto a este presente.

Debemos generar alguna alternativa real, porque la gente busca caminos para aferrarse a una esperanza aunque no los comparta totalmente.

El debate instalado en nuestra sociedad es acerca del modelo a seguir. Si se puede apuntar a un inmoral capitalismo salvaje , o se puede intentar construir una sociedad libre, justa y solidaria, con una nueva cultura de convivencia y cooperación como anhelamos los socialistas.”

Y aquí quiero compartir una reflexión que nos hacía Guillermo en pleno menemismo:

“Más fácil que realizar su autocrítica es cargar a otros las culpas por los errores del pasado. Son los mismos juicios Ayer Perón bueno o Perón malo; Menem bueno, Menem malo”.

“Es la forma de valoración histórica que carga toda la motivación en el personaje de turno y que, en consecuencia, plantea como solución superadora el desplazamiento del personaje de cada época”.

“Esta forma de análisis ha sido terriblemente nociva porque nos ha impedido superar los problemas del país partiendo del análisis objetivo de las estructuras económicas, sociales y morales de cada tiempo. Centrar la responsabilidad en un personaje esfuma la responsabilidad del resto de los protagonistas, incluso de aquellos que se autoadjudican la calidad de jueces. En verdad, lo que se hace es ocultar la real ausencia de una propuesta superadora de la realidad.”

“Lo nuestro es un camino, el socialismo no es una foto estática, es una marcha que siempre tiende al mejoramiento de las condiciones de vida de la gente. Nunca llegamos, ni llegaremos, porque siempre tendremos un objetivo más allá, siempre generaremos algo nuevo para mejorar. Porque cuando nos paramos, cuando caemos en la modorra burocrática, dejamos de representar el futuro, el avance, la pasión por crear otra cosa, por imaginar otra solución, por generar mejores condiciones. Y la gente no se queda inmóvil, sino que busca salidas donde canalizar necesidades que nosotros no supimos ver, muchas veces por falta de imaginación y muchas veces por comodidad.”

También nos dijo que:

“Las posibilidades de garantizar un cambio real en nuestro país están vinculadas directamente a nuestro nivel de inserción en la realidad. Si no tenemos un grado y un nivel de inserción correctos no habrá dibujito, por lindo que sea, que pueda ser llevado a la práctica”.

Nuestra inserción debe darse allí en las bases, en las raíces de esta reformulación. Tenemos la posibilidad de ser parte de esa alternativa, o de quedarnos al margen de la misma. Cuando el socialismo tuvo ese proyecto creció y se desarrolló en unidad, la historia anterior de nuestro partido fue de divisiones.

Guillermo nos trasmitió su convicción de que era posible construir en Argentina un Partido Socialista que sintetizara los valores del socialismo en el marco de una Nación inclusiva y participativa, nos convocó a pensar en celeste y blanco, en unidad nacional, superando viejas antinomias.

Y nos enseñó que la realidad no es “blanco o negro”, sino que se compone de una extensa gama de grises, que no hay dogmas infalibles. A construir desde el consenso, desde la suma, con propuestas superadoras, dialogando aún con quienes se resisten a dialogar, dejando de lado la confrontación. A pensar el socialismo como resultado de una práctica sostenida en base a valores.

Pero también nos trasmitió su convicción en la necesidad de desarrollar una organización adecuada para alcanzar estos objetivos. Esta metodología de trabajo colectivo que los jóvenes le había impreso al MNR, fue adoptada más tarde por el PSP.

A diferencia del partido de cuadros como un grupo cerrado de iluminados, muy en boga en aquellos años 60/70, se jerarquizó un modelo de organización con una intensa vida orgánica colectiva en todos sus frentes de trabajo, con una fluida interrelación entre sus distintos niveles.

Esta idea Gramsciana del partido como una herramienta inteligente, como intelectual orgánico nos llevó a formar grupos donde estudiábamos, nos formábamos en el debate, en la planificación y en la verificación de nuestra propia actividad política. Así se desalentaban los personalismos y se cohesionaba el partido.

El socialismo siempre convoco a los jóvenes a tener un rol protagónico, sin duda son ellos quienes deberán enfrentar los nuevos desafíos que tenemos por delante.

A ellos quisiera trasmitirles la necesidad de cuidar esa organización y a quienes tuvimos la maravillosa oportunidad de sumarnos a este partido desde muy jóvenes, de formarnos en un proyecto colectivo que le dio sentido a nuestras vidas, la necesidad de sostener con nuestra práctica, la convicción que nos supo trasmitir Guillermo, que en el trabajo y la elaboración colectiva esta la herramienta de transformación de la realidad.

 

El PSP: un hecho significativo para la historia del socialismo argentino

 

A 45 años de su fundación, recordamos algunos hitos del Partido Socialista Popular en su historia.

No se trata de hacer de la fecha una efemérides autocelebratoria. Viene al caso la aclaración, porque fui uno de los protagonistas de aquella jornada; más aún: su primer orador. Pero lo cierto es que esa fecha tuvo importancia. Me refiero al 23 de abril de 1972, cuando se fundó el Partido Socialista Popular (PSP) en el marco de un entusiasta acto en el salón de la sociedad Unione e Benevolenza de la todavía llamada calle Cangallo.

Los cuarenta y cinco años transcurridos verifican que fue para los socialistas de este país, el hecho más importante, porque sentó las bases de una nueva realidad cuyos efectos, bien o mal, se proyectaron en el tiempo y llegan hasta hoy.

Sin aquel 23 de abril, las fuerzas que expresaban casi simbólicamente la historia del socialismo en la Argentina hubiesen sucumbido. Tal vez esto no sea compartido por muchos, por lo me permito, muy modestamente, invitarlos a reflexionar, desapasionadamente y con espíritu crítico -como cabe a los socialistas- sobre lo que venía pasando, y pasó después.

Sin aquel 23 de abril, las fuerzas que expresaban casi simbólicamente la historia del socialismo en la Argentina hubiesen sucumbido.

Cuando en 1958 se dividió el Partido Socialista fundado en 1896 por Juan B. Justo (fue la tercera división importante: la primera fue después de la Revolución Rusa que determinó la creación del Partido Socialista Internacional, luego Partido Comunista y la segunda en 1928 que dio a luz al Partido Socialista Independiente), quedaron en la Argentina dos partidos Socialistas con sendos aditamentos que copiaban una nomenclatura de uso en Italia desde 1948 con su propia división: el Partido Socialista Democrático (PSD) y el Partido Socialista Argentino (PSA). Cuando hacia 1972 se permitió recrear la existencia de los partidos políticos, disueltos por la dictadura de Onganía, tanto uno como otro estaban en un proceso de franca decadencia, más el segundo que el primero.

El PSD, que había llegado casi a justificar el golpe de Estado de 1966 por la incapacidad del gobierno radical de Arturo Illia de eliminar químicamente al peronismo, se deslizaba por una pendiente liberal de la mejor tradición manchesteriana que lo llevaría en 1976 a apoyar abiertamente a la dictadura militar de Videla. Sin embargo supo preservar su caudal electoral en algunas localidades del interior bonaerense como Mar del Plata en la que ganó todas las elecciones municipales que se sucedieron a partir de 1958 y hasta 1976: Teodoro Bronzini, Jorge Lombardo y Luis Fabrizio fueron, con los interregnos de los gobiernos militares, elegidos intendentes básicamente sustentados en su excelente y transparente capacidad de gestión. Supo mantenerse unido, salvo aquel pequeño número de jóvenes afiliados a los que nos avergonzaba nuestra pertenencia a un partido que hacía del antiperonismo, del anticomunismo y del anticastrismo un dogma de fe y que se encargaba en cuanta oportunidad podía, de condenar a los movimientos de América Latina, Asia y África que luchaban por su liberación nacional.

Discreta y silenciosamente creamos el llamado Grupo Evolución que renegó rápidamente del legado ghioldista y nos hizo pasar la década de los sesenta y parte de los setenta alentando ideas progresistas y de transformación social y de esperanza con la experiencia chilena. De allí en más el PSD no tuvo más escisiones. Los que quedaron acompañaron al partido en su apoyo a la dictadura, aceptaron embajadas y altos cargos en el gobierno y terminaron, en 1983 en una alianza electoral que encabezó como candidato a presidente, otro connotado “procesista”, el embajador de Videla en Roma, Rafael Martínez Raymonda. Debo dejar constancia –porque así me consta- que en todo ese período un grupo de jóvenes del PSD repudió este apoyo a la dictadura del mismo modo que en 1983 haberle ofrecido la candidatura presidencial a Martínez Raymonda.

De su parte el Partido Socialista Argentino, el que aparecía como el más consecuente heredero de las tradiciones de la Casa del Pueblo y de la línea izquierdista del antiguo partido (no en balde quedó en sus filas la más emblemática figura del socialismo en nuestro país, Alfredo L. Palacios), se fue dividiendo en partes como una ameba hasta llegar a su virtual disolución, producto no sólo de una diferente consideración de la situación política interna, sino también de los modos de desarrollar sus acciones para llevar adelante el ideario socialista: desde los que querían reunificarse con el socialismo democrático, hasta los que proponían la lucha armada.

El socialismo había perdido el apoyo de los trabajadores, y sólo cuando el peronismo quedaba proscripto alcanzaba representación parlamentaria.

Tanto una como otra de la partes del viejo partido, tenían en sus filas prestigiosas personalidades, muchas de ellas con una impecable y trascendente trayectoria en la historia política y social de la Argentina. Más allá de Palacios, los nombres de Alicia Moreau de Justo, Nicolás Repetto, José Luis Romero y Carlos Sánchez Viamonte alcanzan para dar fe de esta afirmación.

Pero el socialismo había perdido el apoyo de los trabajadores, y sólo cuando el peronismo quedaba proscripto, alcanzaba representación parlamentaria. Pero a fines de la dictadura de Onganía – Levingston – Lanusse, con el peronismo electoralmente habilitado, no quedaba espacio para hacer siquiera ensayos electorales para poner socialistas en el congreso.

Los grupos que se escindieron del socialismo argentino fueron entremezclándose con otras fuerzas de izquierda, algunas trotskistas, otras cercanas al Partido Comunista, y hasta con el comunismo de orientación maoísta. Otros hicieron “entrismo” con el peronismo revolucionario.

Finalmente, con sus jirones, Jorge Selser llevó al PSA a la llamada Hora del Pueblo, que era un punto de encuentro que incluía a peronistas, radicales y democristianos, consiguiendo de ese modo un protagonismo político que excedía lo que en realidad era aquel partido. Pero aún así, esta política de Selser no era compartida por la mayoría del partido, al que pese a su progresismo, no aceptaba tan cercanos tratos con el peronismo y de hecho, en el último de sus congresos, el día anterior a dejar de ser Partido Socialista Argentino, un Congreso partidario lo retiró de la Hora del Pueblo.

Para colmo de males, la nueva ley de los partidos políticos prohibía a éstos el empleo del aditamento “argentino” y exigía obtener la personería jurídica en cinco distritos electorales del país con por lo menos el 4 por mil de afiliados de los empadronados en cada uno de ellos, extremo que no era muy fácil de alcanzar, salvo en distritos con pocos habitantes. Por su parte, el PSD, que se había mantenido unido y organizado, tenía un horizonte más esperanzador, por lo menos para subsistir.

En estas condiciones, un grupo del interior llamado MAPA (Movimiento de Acción Popular Argentino), liderado por Guillermo Estévez Boero y con una fuerte presencia en el movimiento universitario reformista -sobre todo en las universidades del Litoral, de Rosario y de Córdoba, al punto de que uno de sus más connotados afiliados, Ernesto Jaimovich, era el Presidente de la Federación Universitaria Argentina (FUA)-; firme y centralmente organizado con una estructura de cuadros leninista y autodefinido como socialista; irrumpió en este escenario con una propuesta de unidad que sedujo a algunos y espantó a otros, pero que no dejó indiferente a nadie en el no muy amplio universo socialista, con excepción del PSD que siguió su rumbo de afirmación ultra liberal al calor de su más destacado dirigente: Américo Ghioldi.

Guillermo Estévez Boero nunca había estado afiliado al PS y su militancia política más destacada la había tenido en el Partido de los Trabajadores, una singular experiencia izquierdista, que había llegado a tener representación en la Convención Constituyente de Santa Fe de 1957 y que tenía como figura más destacada a Juan Carlos Deghi. A la pluma de Estévez Boero se debió la más dura objeción a la legitimidad de aquella Convención y la afirmación de la vigencia de la Constitución de 1949.

Si alguien considera que este derrotero socialista tuvo aspectos positivos debe honrar la figura y el recuerdo de Guillermo Estévez Boero, verdadero numen de aquel 23 de abril.

El MAPA entusiasmó a parte de la conducción del PSA, sobre todo a aquellos que, como su Secretario General, Jorge Selser, no le hacían asco a sentarse a trabajar con el peronismo y los radicales. Sin embargo a otros, o porque preferían seguir los pasos del Partido Comunista, o porque quería reunificarse con el PSD, o porque directamente desconfiaban de la intencionalidad del MAPA, no les entusiasmaba la idea. Este grupo tenía una base militante de envergadura –de la que los otros sectores carecían- lo que hacía suponer que en cualquier elección interna se iban a quedar con la mayoría, y además no existía en este grupo una explícita adhesión a la tradición histórica del viejo Partido Socialista.

No estaba organizado por Centros, sino por Frentes, su organización era centralizada y su formación de cuadros se sustentaba en las lecturas de Marx, Engels, Lenin, los espartaquistas alemanes y Gramsci, ajenas por principio a la tradición histórica del PS, cuya adscripción al reformismo de la Segunda Internacional, había sido hasta entonces un dogma. El MAPA era definidamente latinoamericanista y en el sancta sanctorum de su ideario lucían José Carlos Mariátegui, Manuel Ugarte, Julio Antonio Mella y Salvador Allende aún presidente de Chile. Es cierto también que el trabajo escrito por Estévez Boero “Realidad Política Argentina”, que los militantes del MAPA distribuían como la clave de interpretación de la realidad nacional, no nombraba ni una vez ni a Juan B. Justo ni a Alfredo L. Palacios.

De todos modos con el impulso del MAPA, la estructura y la tradición del PSA, más la presencia de otros dos grupos, Militancia Popular y el Grupo Evolución, este último integrado por jóvenes, el 23 de abril de 1972 se fundó el PSP. En el acto inaugural un telón de fondo lucía el rostro de Alfredo Palacios. En el centro y abajo, Juan B. Justo. Sobre el escenario, a la derecha, el Che Guevara y a la izquierda Salvador Allende. No era una síntesis, era un acuerdo. Hablaron Carlos Constenla (Grupo Evolución), Andrés Lopez Acotto (Militancia Popular), Guillermo Estévez Boero (MAPA) y Víctor García Costa (PSA). Mis recuerdos no hallan disonancias ideológicas en aquella primera presentación. Cuando Estévez Boero dijo que “los reaccionarios no había podido todavía eructar el 45” algunos dirigentes se retiraron del acto. Entre ellos Alicia Moreau de Justo. Los militantes del MAPA, que eran mayoría en aquella jornada, portaban tacuaras con banderines rojos cruzados por cintas celestes y blancas. Las ansiedades y dudas crecieron, pero se siguió adelante.

Lo que sigue, con muchos incidentes políticos es otra historia. Para no apartarme de la invitación a escribir estas líneas quiero ir ahora a los efectos:

Decía al principio que este fue un hecho importante. Siempre tuve para mí que el único que sabía qué era lo que estaba haciendo en la plenitud de su conciencia era Estévez Boero, y supongo que alguno de sus allegados, no muchos, también. Eso explica la coherencia de su desarrollo. Porque aquella idea unificadora, que yo conocí con otros compañeros de nuestro grupo en Cañada de Gómez una tarde de noviembre de 1971, fue afianzándose a la vez que adecuándose a la realidad (siempre compleja) que la Argentina presentaba.

Las sucesivas rupturas y deserciones en el partido, si bien implicaron grandes batallas judiciales y peligrosas incidencias personales por la época que se vivía, con el terrorismo de Estado como telón de fondo, el núcleo central del PSP siguió creciendo, sobre todo a favor de su sólida organización interna. A tal punto que, cuando los últimos tiempos de la Dictadura Militar fue abriendo el juego a la política, el PSP vuelve a reunir los que lo habían abandonado en otra organización que le serviría para ocupar un papel en el retorno a la democracia: PSP – Confederación Socialista – PS del Chaco, concurrieron a elecciones con la personería del PSP. Para entonces el PSP había sido convalidado con una nueva conducción, la membresía en la Internacional Socialista, presidida entonces por Willy Brandt y que contaba con la fulgurante participación de un joven Felipe González.

Dos años después se conforma, por primera vez, la Unidad Socialista con el PSD. Y se da la paradójica situación que muchos de los más severos críticos de las posiciones del PSD se afiliaron a este partido político que le había dado embajadores, funcionarios y colaboradores a la Dictadura Militar para no quedar fuera del socialismo, pero que no se animaban a sumarse al PSP, no ya por cuestiones ideológicas -habida cuenta del compromiso social democrático de este último-, sino para no confrontar con una base militante más disciplinada y organizada que auguraba seguras derrotas en eventuales elecciones internas. La unidad de los dos partidos con el nombre del PS (2002) fue el resultado final de aquel curso iniciado en 1972. Ya prácticamente no hubo espacio para otras formaciones socialistas, salvo de muy poca entidad o bien del camp11140325_1645668475670694_4743937335276700496_no trotskista. Y no fue por casualidad que fuera precisamente primero en Rosario y después en la Provincia de Santa Fe, en la que el PS alcanzaría sus mayores logros. Incluso la inédita experiencia de que uno de aquellos originarios militantes del MAPA, llegase a ser el primer gobernador socialista de la República Argentina.

Estoy fuera de la militancia política desde hace muchos años, aunque conservo mi afiliación. Tengo una mirada crítica hacia el PS, y ante una generosa invitación relaté algunos recuerdos e impresiones de primera mano y me permití reflexionar sobre un hecho histórico para el socialismo de la Argentina. Aunque sé que incurro en una impostación contrafáctica, creo que todo lo que sucedió en el socialismo desde aquel 23 de abril, hubiese sido muy distinto y me animo a decir que mucho peor.

Como se advierte, esta no es una remembranza autocelebratoria; pero de todos modos, si alguien considera que este derrotero socialista tuvo aspectos positivos –y yo soy uno de ellos, a pesar de mi inducida deserción militante- debe honrar la figura y el recuerdo de Guillermo Estévez Boero, verdadero numen de aquel 23 de abril.

 

Fuente:

http://www.lavanguardiadigital.com.ar/index.php/2017/04/24/un-hecho-significativo-para-la-historia-del-socialismo-argentino/

 

Buscar en el sitio

Tenemos 9 invitados conectado(s)