Fundación ESTEVEZ BOERO

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Bienvenido

Homenaje en el 17º Aniversario del fallecimiento de Guillermo Estévez Boero

DISCURSO PRONUNCIADO POR LA DIPUTADA INÉS BERTERO

 

En estos tiempos de extrema complejidad en nuestro país y en el mundo sentimos necesidad de rescatar algunos análisis de la realidad que Guillermo nos supo transmitir.

Hoy transitamos un nuevo tiempo político en Argentina producto de la decisión ciudadana  de dejar atrás doce años de un gobierno  que contó con el apoyo de una heterogénea base social y que, a pesar del relato,  concluyó su mandato con peores indicadores en materia social, económica e institucional: mayor desigualdad y pobreza, mayores niveles de violencia, de impunidad y de corrupción de sus máximos funcionarios.

Esta difícil realidad social sumada a la falta de diálogo de la ex presidenta y a su estilo confrontativo con los sectores de la oposición condujeron irremediablemente  a una división en las preferencias del electorado “a favor de “ y “en contra de” sin una real comprensión de la situación argentina y del mundo.

Y aquí quiero compartirles una reflexión que nos hacía Guillermo en pleno menemismo:

“Más fácil que realizar su autocrítica es cargar a otros las culpas por los errores del pasado. Son los mismos juicios  Ayer Perón bueno o Perón malo; hoy Menem bueno, Menem malo.

Es la forma de valoración histórica que carga toda la motivación en el personaje de turno y que, en consecuencia, plantea como solución superadora el desplazamiento del personaje de cada época.

Esta forma de análisis ha sido terriblemente nociva porque nos ha impedido superar los problemas del país partiendo del análisis objetivo de las estructuras económicas, sociales y morales de cada tiempo.'Centrar la responsabilidad en un personaje esfuma la responsabilidad del resto de los protagonistas, incluso de aquellos que se autoadjudican la calidad de jueces. En verdad, lo que se hace es ocultar la real ausencia de una propuesta superadora de la realidad.

El mundo y el país están pasando una época muy especial, una época difícil, donde viejos conceptos que por mucho tiempo nos parecieron firmes se han derrumbado. Una época donde se abre la posibilidad de pensar, de estudiar, de construir, porque ya no queda nada de lo viejo en pie. Pero evidentemente esta tarea refundadora nos exige una templanza, una fuerza, una voluntad y un estudio para llevarla adelante, porque una cosa es caminar por los senderos ya hechos y otra cosa es abrirse paso. Esto es lo que hoy tenemos que hacer.”

Hoy, en 2017, en países  como el Reino Unido, Estados Unidos y Francia se vive un renacer reaccionario donde el pasado parece de repente ser mucho más atractivo que el futuro.

La razón de este cambio es que muchos ciudadanos han perdido la fe en el progreso. Ya no creen que el futuro les traerá una mejora material y que sus hijos vayan a  tener una mejor vida que la suya.

Esta pérdida de confianza en la agenda política de los partidos de izquierda, ha dejado un vacío en el que se ha introducido la derecha nacionalista con agenda que propone proteccionismo económico y cierre de fronteras. Y esta no es una buena noticia para el mundo y menos para América Latina.

Para quienes creemos en los valores del socialismo la prioridad es redefinirlos en el contexto actual. Volviendo a Guillermo:

“Lo nuestro es un camino, el socialismo no es una foto estática, es una marcha que siempre tiende al mejoramiento de la gente" Nunca llegamos, ni llegaremos, porque siempre tendremos un objetivo más allá, siempre generaremos algo nuevo para mejorar. Porque cuando nos paramos, cuando caemos en la modorra burocrática, dejamos de representar el futuro, el avance, la pasión por crear otra cosa, por imaginar otra solución, por generar mejores condiciones. Y la gente no se queda amorfa, sino que busca donde canalizar esa pasión.

Y la canaliza en otro que los convoca, con otras llamadas, sin ética, con lo que quieras, pero posibilita la canalización de esa pasión que nosotros hemos dejado apagar, muchas veces por falta de imaginación y muchas veces por comodidad.”

“Las posibilidades de garantizar un cambio real en nuestro país están vinculadas directamente a nuestro nivel de inserción. Si no tenemos un grado y un nivel de inserción correctos no habrá dibujito, por lindo que sea, que pueda ser llevado a la realidad.

Nuestra inserción debe darse allí en las bases, en las raíces de esta reformulación que queremos y que vamos a hacer de abajo hacia arriba. El país se va a reformular, tenemos la posibilidad de participar en su reformulación o de quedar al margen de la misma.

El debate que se instala en nuestra sociedad es acerca del modelo elegido para esta reformulación. Se puede apuntar a un inmoral capitalismo salvaje -como la filosofía del actual ajuste- o se puede intentar construir una sociedad libre, justa y solidaria, con una nueva cultura de convivencia y cooperación como anhelamos los socialistas.”

“Lo que nosotros no podemos tener es la simpleza de pensar que si nosotros no reformulamos Argentina, Argentina no se reformula.”

 

Conmemoremos su legado

 

Buscar en el sitio

Tenemos 3 invitados conectado(s)