Archivo Histórico: Documentos

Partido Socialista Popular

Documentos PSP

¿Qué es el PSP?

Palabras pronunciadas por el Secretario General del Partido Socialista Popular, Guillermo Estévez Boero, en Rosario, el 9 de julio de 1973.

Amigos del Partido Socialista Popular;

Compañeros de lucha en la resistencia contra la dictadura mercenaria;

Antiguos integrantes de la CGT de los Argentinos, vanguardia en la lucha contra la dictadura y por la demo­cracia sindical; (Aplausos).

Compañeros peronistas;

Correligionarios radicales, ambos cimientos irreem­plazables del frente del pueblo. (Aplausos).

BARRA: ¡Con el frente popular, a la patria liberar!

Compañeros representantes de las fuerzas populares en el Parlamento Nacional y en el Parlamento Provincial; Compañeros representantes del activo del PSP;

BARRA: ¡Tómala vos, dámela a mí, con los gorilas nos vamos a divertir!

Compañeros todos:

Continuando con la palabra del compañero Cavallero, quiero decirles que felicito a los integrantes de la Fede­ración Socialista Popular de Santa Fe, vanguardia indiscutida de la construcción del PSP, por realizar esta fiesta de confraternidad en un nuevo aniversario de la Patria.

BARRA: ¡Se siente, se siente, Santa Fe está presente!

Me parece que en este aniversario de la independen­cia política no podemos olvidar a quienes en esta provincia han caído por la independencia y por la libertad del pueblo, pero tampoco debemos olvidar a ios agentes de la depen­dencia. Hoy no pueden estar ausentes, como no pudieron estar ausentes en diciembre, ni estarán ausentes nunca, los compañeros como Bello, los compañeros como Blan­co, los compañeros como Brandazza.

BARRA: ¡Aquí están, éstos son, los brazos de Pampillon!

Tampoco podemos dejar de repudiar hoy a los agen­tes de la dependencia, al frondo-frigerismo, a la derecha que mata, ametralla y tortura a la juventud que quiere una patria libre, independiente y socialista. (Aplausos).

Compañeros, hoy es un día de la Patria y debemos mirar de frente a la Patria. La Patria cambia, compañeros, la Patria integrada por las mujeres y hombres que habi­tan nuestro territorio nacional cambia permanentemente, no es una cosa estática, es una cosa dinámica.

¿Y qué pasa en esta Patria que cambia? Pasa que la bandera de un socialismo nuestro se agiganta a lo largo y a lo ancho de la República. (Aplausos). ¿Qué pasa en esta Patria? Pasa que centenares de miles de jóvenes argentinos dan su vida y enronquecen gritando y vito­reando por una futura Patria Socialista. (Aplausos).

BARRA: Contra el capitalismo: ¡Socialismo!

El PSP no será jamás ajeno a la lucha de la juventud argentina por una patria socialista. Ella es parte de nues­tra lucha común con los compañeros de la juventud radi­cal y con los compañeros de la juventud peronista; ésa es nuestra lucha común por el futuro de la República. (Aplausos).

BARRA: ¡Sí, sí señores, soy argentino, y socialista de corazón, y codo a codo con nuestro pueblo, vamos camino de la liberación! ¡Argentina, Argentina!

Compañeros: quisiera a continuación desarrollar algo y pediría que tratáramos de entendernos, porque ese algo es quizá la razón de nuestra existencia. Cuando en la patria cambian las cosas, la izquierda que es parte inte­grante de la realidad nacional también cambia, y cuando el país reclama un socialismo propio, cuando la juventud exige una Patria Socialista, algo pasa en la izquierda de la República Argentina: ¡nace el Partido Socialista Popu­lar! (Aplausos).

BARRA: ¡Luchar y organizar, socialismo popular!

Compañeros: cuando hace algo más de un año nace el PSP, los compañeros de la izquierda de América Latina y los compañeros de la izquierda del mundo se agarran la cabeza: un partido socialista más. La prensa seria y reaccionaria de nuestro país anuncia una nueva división de las fuerzas socialistas en la Argentina. A los amigos, compañeros y camaradas les decimos, a los otros, los enemigos, les comunicamos: no es así. En la Argentina ha nacido el partido de la izquierda de la realidad nacional. (Aplausos).

Durante largos años, hombres sanos, hombres idea­listas, hombres luchadores que muchas veces cayeron bajo la metralla de la reacción, trabajaron por organizar un partido de izquierda en nuestro país, pero ese trabajo resultó infructuoso: el peso de la izquierda organizada fue sumamente insignificante en el seno de su clase es­pecífica: la clase trabajadora. ¿Qué pasó? Pasó, compa­ñeras y compañeros, que en este país la izquierda pensa­ba con una cabeza prestada. En este país se intentaba reproducir moldes, tácticas y estrategias de otras reali­dades, de otros países del mundo, y para crear y desarro­llar el socialismo en nuestro país es necesario pensar con cabeza propia y crear la estrategia y la táctica que se ajusten a la realidad nacional. (Aplausos). Esa es la razón de la existencia y el desarrollo irreversible del PSP en la República Argentina. La fecha del 23 de abril de 1972 pasará a la historia de nuestro país porque a partir de ese día comenzó a generarse y crecer la gran fuerza orgánica que conducirá con las masas el proceso de la revolución nacional. (Aplausos). Nosotros, compañeros, debemos comprender definitivamente que no podemos importar la revolución, que la revolución nace, la piensan, la crean y la realizan los trabajadores y las mayorías nacionales ar­gentinas. (Aplausos). Nosotros, compañeros, debemos entender definitivamente que en este país sobran y están de más los socialdemócratas, los moscovitas, los pekineses.

BARRA: ¡Política de masas, sectas a sus casas!

Ustedes hablan de las sectas y yo les diré cómo se produce en el mundo el sectarismo y el dogmatismo que divide y fracciona a las fuerzas populares: el sectarismo y el dogmatismo, compañeros, se crea al intentar aplicar un esquema que no se ajusta a la realidad y entonces se vive de espaldas a la realidad, se sectariza, se dogmatiza, no se entiende qué pasa y en definitiva se cae en la con­trarrevolución. (Aplausos).

BARRA: ¡Seguro, a los gorilas dales duro!

¿Cuál es el resultado de copiar modelos extranjeros para el desarrollo de nuestras fuerzas revolucionarias? El resultado es lamentable y está a la vista. La Argentina tiene el triste privilegio de ser uno de los pocos países del mundo donde la izquierda tiene un reducido peso es­pecífico en el seno del movimiento obrero organizado. (Aplausos).

BARRA.  ¡Política de masas contra la burocracia!

El objetivo primordial de este PSP es ayudar a que el movimiento obrero organizado tome fuerte y claramente las banderas de la liberación nacional. (Aplausos). Por eso, la organización y la concientización de su frente gre­mial es un objetivo tan caro a este Partido y al cual brin­da tantos esfuerzos. También es por eso que estamos todos aquí, al lado del Primer Seminario Gremial de la provincia de Santa Fe y al lado de la Reunión Nacional Gremial, para decir a los compañeros integrantes del frente gremial: ¡Adelante! que de ustedes es la respon­sabilidad mayor en la lucha y en la conducción de la li­beración nacional camino hacia el socialismo. (Aplausos).

El que imita es un tonto; los partidos que imitan no pueden desarrollarse y aquellos que caen en la imitación están incapacitados para hacerse la autocrítica, fundamen­tal en el desarrollo de las organizaciones populares, y para analizar el por qué y el cómo de los errores. Las sectas de izquierda, la socialdemocracia, siempre han atribuido la enajenación y el divorcio del pueblo a la bru­talidad, a la ignorancia y a la incomprensión del pueblo. Nosotros criticamos la brutalidad, la ignorancia y la in­comprensión de las sectas y de la socialdemocracia. (Aplausos).

BARRA: ¡Izquierda, izquierda, las sectas a la ...!

Reivindicamos la capacidad creadora de las mayorías nacionales argentinas para elaborar, realizar y concretar su propio camino hacia el socialismo a través de la libe­ración nacional. Nosotros, compañeros, imbuidos de la idea de usar nuestra propia cabeza, imbuidos de la idea de un contacto diario con las masas, no para utilizarlas; con el pueblo, no para aprovecharlo sino para aprender de él, decimos con relación a nuestro país que acá hay un problema esencial que ocupa el primer lugar: es la contradicción entre la existencia de un país libre y sobe­rano y la dependencia del imperialismo, por eso estamos con la liberación nacional.

BARRA: ¡Patria sí, colonia no!

Ese es el camino hacia la liberación nacional que obedece a necesidades claras, concretas y objetivas de las grandes mayorías nacionales. Por lo tanto, el camino de la liberación nacional no es únicamente nuestro, sino que es de todo el pueblo argentino y con él lo recorrere­mos. (Aplausos).

BARRA. ¡Con el frente popular, a las sectas aplastar!

Según lo propone este PSP, y como lo cantan uste­des, hay una herramienta idónea para la concreción de la liberación nacional y esa herramienta idónea es la or­ganización de las mayorías nacionales en un frente del pueblo. Colaborar en ese objetivo es nuestra razón de ser y nuestro más caro anhelo. Es nuestra meta trabajar en las bases con el pueblo, trabajar en el seno de los sin­dicatos, trabajar en el seno de los movimientos barriales, trabajar en el seno de los movimientos estudiantiles. El contacto con la realidad impide que caigamos en el sec­tarismo, uniéndonos y ligándonos a las masas en una marcha ascendente, victoriosa, irreversible, hacia la li­beración nacional camino al socialismo. (Aplausos).

De acuerdo con el desarrollo de esta línea, compa­ñeras y compañeros, estamos orgullosos de la amistad militante de los compañeros peronistas y de los compa­ñeros radicales porque ésa es la base de entendimiento entre las mayorías nacionales.

¿Qué dio la izquierda en el pasado a las mayorías agrupadas en los grandes partidos populares del país? Gorilismo y menosprecio fue su única respuesta a las mayorías nacionales. (Aplausos).

BARRA: ¡Seguro, a los gorilas dales duro!

Pero la respuesta del PSP es hermandad en una lucha programática hacia adelante, sin concesiones, combatien­do el divisionismo y el sectarismo.

BARRA: ¡Tómala vos, dámela a mí, con los gorilas nos vamos a divertir!

A la derecha, sirviente y agente del imperialismo y de la oligarquía terrateniente de nuestro país, la vamos a combatir en el campo que ella elija. Si no nos callamos en la soledad histórica de la resistencia al gobierno de Onganía, tampoco nos callaremos ahora que nos acompa­ñan las masas populares de la República. Que se callen ellos ahora, que se escondan ellos ahora, porque la avan­zada revolucionaria y liberadora de las mayorías nacio­nales ya es indetenible en la Argentina.

Por eso, compañeras y compañeros, yo también quie­ro hacer referencia al país, quiero hacer referencia a us­tedes, muchos de los cuales han venido recorriendo cen­tenares y quizás, algunos, más de mil kilómetros para enseñarnos con auténtica presencia militante cuál es el camino.

Les quiero decir, compañeros, que en nuestro país es fundamental la organización del frente del pueblo en el interior. Quien derrocó a la dictadura mercenaria no es la Capital Federal, es el Cordobazo, es el Rosariazo, es el Tucumanazo, es el Mendozazo. (Aplausos).

Y nosotros, compañeros, vamos a avanzar organi­zando el interior no por un problema de latitudes, sino porque en el interior es menor el poder corruptor del sis­tema; porque en el interior es más fuerte la contradicción del sistema y del imperialismo con el país, con las mujeres y los hombres de la Argentina, porque en el interior se ve más la perspectiva de la liberación nacional. Sí, vamos a avanzar, vamos a pasar la General Paz, vamos a atar los caballos a la Pirámide de Mayo y ...

BARRA: ¡Corazón, te saluda el interior!

Yo quiero decir, al mirar vuestras manos en alto, que cuando se une en un país lo nacional y la enseñanza de los pueblos revolucionarios del mundo, el imperialis­mo y la oligarquía están derrotados irreversiblemente. Ese es el símbolo de vuestras tacuaras argentinas, de vues­tras banderas argentinas y de ese rojo que es la sangre del proletariado mundial.

BARRA: ¡Ea, ea, ea, ea, ea, ea, ee contra el imperialismo, contra el imperialismo, vamos todos a luchar, vamos todos a luchar, con el gran frente del pueblo, socialismo popular!

Vuestras lanzas simbolizan esta unidad y no es ca­sualidad, compañeros, aquí no hay nada hecho por casua­lidad; lo único que puede ser casual es la presencia de alguno que crea que esto es casualidad.

BARRA: ¡Seguro, a los gorilas dales duro!

En esta etapa, cuando la derecha del país y los agen­tes del imperialismo tratan de frenar las movilizaciones populares, cuando tratan de frenar la exteriorízación de las masas, es necesario organizar las movilizaciones po­pulares, es necesario exteriorizar la organización de las masas y en este sentido Chile muestra el camino de la movilización popular. Y Chile, nuestra hermana, también muestra el enemigo, muestra a la serpiente que es Eduar­do Frei y lo que es la Democracia Cristiana enquistada en seudo sectas.

BARRA: ¡Chile, Cuba, el pueblo te saluda!

El drama del Uruguay y la resistencia de la clase tra­bajadora uruguaya también es otro triste ejemplo de los desvarios a que puede conducir el sectarismo. Cuando se piensa que no corresponde a los trabajadores y al pue­blo el papel protagónico en la liberación, se comienza a golpear en los cuarteles para que un conjunto de coro­neles iluminados reemplacen a las masas en su avance hacia la liberación. (Aplausos). Y ahí está el resultado; ahí está la persecución y ahí está la vergüenza de que dirigentes sectarios seudo izquierdistas fueran a pedir la presencia de coroneles progresistas. Los mandos son progresistas cuando marchan únicamente delante de las bayonetas empuñadas por las mayorías nacionales. (Aplau­sos).

BARRA: ¡Borombombón, borombombón, con los gorilas al paredón!

Compañeros: por último, quiero rescatar para los hombres del socialismo en nuestro país el cabal festejo, la cabal interpretación y la cabal valoración del patriotis­mo. Durante mucho tiempo se entendió que estas ban­deras eran banderas apatridas, durante mucho tiempo se entendió que estas ideas eran ideas cipayas, pero hoy estas banderas de liberación camino al socialismo, hoy estas banderas que son resultado de la experiencia de las mayorías nacionales, son las únicas banderas que res­catan para el futuro, para las próximas generaciones, el concepto de la consigna "Patria sí, colonia no".

BARRA: ¡Patria sí, colonia no!

Para  aquellos  representantes  del  imperialismo  que creen que la patria es orden, silencio y entrega para radicar los monopolios extranjeros; para aquellos representantes de la oligarquía que creen que la patria es orden y silencio para que ellos desarrollen sus primitivas con­cepciones de la economía y del bienestar humano, nosotros decimos que, universalmente, hay un concepto de patria por encima del de ellos, que además confunden la patria con los bonos, las acciones y las leguas de sus propiedades. Como decía, existe un concepto de patria que se nutre del amor al pueblo y a la propiedad del pueblo ¡esa es nuestra patria! Y ese concepto de patria fundado en el amor al pueblo, con una profunda respon­sabilidad en el campo educacional argentino, debemos empezar a desarrollarlo en el niño, a través de su amor a la familia, de su amor a los vecinos, de su amor al pueblo, de su amor a los compañeros. Porque de ahí nace el amor hacia las mayorías nacionales que integran el pue­blo.

BARRA: ¡Corazón! ¡Corazón!

Nosotros también debemos desarrollar en ese niño el amor a la propiedad del pueblo, y este amor a la pro­piedad del pueblo se manifiesta en el respeto y el cui­dado de esa escuela que es del pueblo, el respeto y el cui­dado de ese pupitre que es del pueblo, el respeto y el cuidado de esos árboles que tala el desarrollismo y que plantan los argentinos para sombra de las futuras gene­raciones. (Aplausos). Sólo desarrollando profusamente el concepto de amor al pueblo así como el respeto y la de­fensa de la propiedad del pueblo, llegaremos a educar y fortalecer a las futuras generaciones que han de gober­nar esta Patria indefectiblemente socialista porque si no, seguirá siendo colonia.

Compañeros: yo simplemente quería decirles hoy, y no sé si lo he logrado, por qué el PSP no es un partido de izquierda más; por qué es el partido de la izquierda que tiene el país y que se desarrollará irreversiblemente ha­cia adelante, y qué es lo que desarrolla. Todo esto es la prueba: esto no es una fantasía, esto no es un discurso, esta no es una pieza literaria, esto es una realidad tangible, esto es una realidad palpable. Les decía las otras noches a los compañeros, cuando transformaban la  suciedad de este galpón en el maravilloso local ornamen­tado que ustedes ven, que acá está la capacidad creadora de los pueblos del mundo, aquí están los poderes que el capitalismo no supo descubrir en los millones de la China que construyen el gran Estado de la vanguardia socialista, acá están los pueblos del mundo construyendo, abatiendo el imperialismo en Vietnam del Norte, acá está la enseñanza de un Ho Chi Min, acá está la construcción de un triunfo permanente sobre el imperialismo porque hay ca­pacidad creadora en las mayorías nacionales y acá compañeros, en ese camino ... (Se interrumpen los micrófonos).

BARRA: Con sonido o sin sonido los gorilas están ... ea ea ea ea ea ea ea ee

Compañeros: quiero decirles para terminar que cuan­do nosotros vemos llegar de Córdoba a una delegación fraternal de cientos de compañeros sin subvenciones, pa­gándose de su bolsillo el pasaje, y pagando la entrada a este locro porque saben que esto es obra de la militancia, cuando vemos llegar a compañeros de Mendoza, cuando vemos llegar a compañeros de Bahía Blanca sin subven­ciones, para estar junto a sus compañeros del PSP, tenemos un leve destello de la capacidad infinita de los pueblos para crear y concretar la total liberación del yugo del sistema capitalista.

Nosotros estamos pregonando un futuro de indepen­dencia, de bienestar y de libertad y cuando vemos esto sabemos que no estamos soñando, Estamos vislumbrando un horizonte posible y real cuando las mayorías naciona­les sean liberadas de la presión alienante y deformante del imperialismo en nuestro país. Para lograr eso, compa­ñeros ¡adelante! ¡Adelante, compañeros!

BARRA: ¡Corazón! ¡Corazón!

Entonces, compañeros, yo les quiero decir que en esa marcha que no es una fantasía sino que es la proyec­ción de una realidad, que es la proyección de una expe­riencia real, de una experiencia posible, que es una posi­bilidad real y no simplemente una posibilidad formal, como decimos en nuestros seminarios.

¡Adelante, compañeras y compañeros del Partido So­cialista Popular!

¡Viva la independencia política y económica nacional!

¡Vivan las mayorías nacionales!

¡Vivan ustedes en la realización de la Patria liberada!

¡Viva el  Partido Socialista Popular!

BARRA:  ¡¡¡Viva!!!

¡Acción, acción, acción por la Liberación!

"Ante el futuro de corrupción, ante el futuro de drogas, ante el futuro de guerras y de racismo que promete la estúpida sociedad de consumo que se nos impone, el Partido Socialista Popular levanta una fu­tura patria socialista donde el hombre sea el señor de la tierra y del espacio, donde se reconozca como máxima riqueza de la Nación a su pueblo y, conse­cuentemente, la salud pública y la educación sean los pilares de todo progreso y para que en un ambiente de libertad, de bienestar y de independencia nacional se condene para siempre a la bohardilla de la histo­ria, a la expoliación del hombre por el hombre y de los pueblos por el capital".

 


Centro dedicado al conocimiento, formación y difusión del Pensamiento Socialista.

Dorrego 717, Rosario.
Te. +54 0341 4474931

Visitantes Online

Hay 71 invitados y ningún miembro en línea

Subscribete

Suscríbete a nuestro canal de noticias, eventos y actividades.

Copyright © 2018 Fundación ESTÉVEZ BOERO.

Buscar

+54 341 4474931 Dorrego 717, Rosario, Arg.