Archivo Histórico: Documentos

Partido Socialista Popular

Documentos PSP

Mensaje de GEB: Socialismo y Juventud

TEXTO DEL MENSAJE PRONUNCIADO POR GUILLERMO ESTEVEZ BOERO A LA JUVENTUD, EN LA PEÑA REALIZADA POR EL MOVIMIENTO NACIONAL REFORMISTA EN LA CIUDAD DE ROSARIO.

AGOSTO 1986

 

Compañeras y compañeros del Movimiento Nacional Reformista. Compañeros de las juventudes de los partidos nacionales que han tenido la fraternidad de acercarse a esta fiesta.

 

Vamos a ocupar muy pocos minutos de vuestra sana alegría para daros un pequeño mensaje de nuestro pensamiento, de nuestra inquietud para la juventud hoy, Argentina 1986.

 

Nosotros creemos, compañeros, que la juventud vive y trasciende en la medida en que se inserta con su tiempo. El tiempo que les tocó vivir es un tiempo difícil, son us­tedes la primera generación criada en la cultura de la TV, son ustedes la primera ge­neración argentina criada en la sociedad consumista propagandizada por los medios de comunicación, son ustedes la primera juventud que les toca ver el final de un proyec­to de país agotado y que se enfrentan con un futuro aún sin definir.

 

El tiempo marca a todas las generaciones, pero el tiempo marca fundamentalmente a la juventud. Ustedes llevan la marca de este tiempo, pero también sin insertarse en él no tienen ustedes las posibilidades de modificarlo. Ustedes deben participar, pero no participar para afianzar lo viejo, sino participar para modificar la realidad, participar para hacer nacer un nuevo país.

 

Ustedes van a trascender en la medida que echen sus raíces en la realidad, en la realidad como es, con piedras, con espinas, con carroñas, es la realidad que les to­có vivir. No hay que escaparse de la realidad, hay que afrontar la realidad para poder cambiarla. La vamos a cambiar los argentinos y la juventud va a tener un rol trascen­dente en ese cambio, como lo tuvo en el cambio de nuestra independencia, como lo tuvo en mayo, como lo tuvo en las invasiones inglesas, en el ejército de los Andes, en el éxodo jujeño; la juventud tuvo una participación decisiva en todas las revoluciones de nuestra historia, tuvo una participación decisiva en el derrocamiento de las dicta­duras más sangrientas de la América latina y tiene hoy una participación decisiva en la defensa del derecho de la autodeterminación de los pueblos de Nicaragua, de El Salvador y del Perú.

 

La juventud en este tiempo también es marcada por otro hecho que es la búsque­da de su primer trabajo. ¡Qué difícil es hoy buscar un primer trabajo estable! Un tra­bajo que nos inserte con seguridad en un proceso hacia adelante, todo lo que se consi­gue son changas, todo lo que se consigue son trabajos marginales, trabajos temporales, que no permite insertarse a la juventud en una realidad hacia el futuro.

Sin embargo, hay que pelear, no hay que desmayar, no hay que abandonarse, no hay que bajar los brazos, no hay que perder la fe en vuestra propia fuerza, en vuestra propia capacidad para salir adelante.

 

Saldrán adelante con el país, porque no son ustedes los que tienen dificultades, si­no que es un país viejo que no da respuesta, que no da perspectivas, que no da futuro, es el viejo sistema capitalista dependiente, es el viejo sistema que no tiene respuesta. Pero hay otro sistema, hay un sistema solidario, hay un sistema de confraternidad, hay otra economía que la del F.M.I., hay una economía que tiene por objetivo la satisfac­ción de las necesidades básicas del pueblo, necesidades de cultura, de salud, de techo, de vivienda. Que tiene por objetivo la mejor calidad de vida, esa es la economía que te­nemos que crear, esa es la economía que vamos a realizar.

 

Integrados a América latina, integrados al Tercer Mundo, somos parte de la mayo­ría del mundo, y ustedes son la juventud del futuro del mundo. Tienen que tomar con fuerza vuestro puesto en la construcción de ese futuro, tenemos que ocuparnos del es­pacio y del tiempo que nos toca vivir.

 

Nos toca vivir un nuevo tiempo, nos toca ver terminarse un viejo tiempo, nos to­ca estar en la creación de una nueva vida de Argentina, de una nueva vida de Améri­ca latina, de una nueva vida del Tercer Mundo. Para eso debemos saber que avanzare­mos a otras formas de organización social, que serán formas socialistas, que no será el socialismo de un país o de otro, será el socialismo de Argentina, será el socialismo que hagan ustedes y los trabajadores de Argentina, ese será el socialismo de nuestro futuro.

 

El socialismo no es un esquema, el socialismo es una forma de superación donde los intereses de la comunidad se priorizan a los intereses individuales.

 

Hay un socialismo nacional, con las puertas abiertas para todos los integrantes de las mayorías nacionales, peronistas, radicales, intransigentes, cristianos. El socialismo no es el patrimonio de un partido, el socialismo es una forma de vivir que comienza y ya no se ha de detener.

 

Tenemos que ser profundamente solidarios, al mismo tiempo que debemos estar peleando por un cambio del contenido de los planes de estudio de nuestras facultades porque no podemos estar preparando jóvenes para un país que ya no existe, no podemos estar preparando jóvenes para dirigir y para no trabajar, para mandar y para no crear, para sacar y para no poner; ese viejo plan de estudio de una sociedad de explotadores y explotados debe ser reemplazado por un plan de estudio de integración, de desarrollo integral del joven al servicio de la comunidad, del futuro, de su propia realización plena conjuntamente con nuestro trabajo, de seguir haciendo pastelitos y café pagar el futuro, al lado de seguir haciendo los apuntes, las convenciones y las movilizaciones, tenemos que seguir transitando fraternalmente con los compañeros trabajadores, los barrios, el interior, las fábricas y los surcos, para sumar fuerzas, para crear otro país, que lo han de crear los militantes comprometidos con la Nación y no los agitadores comprometidos con los intereses extranjeros de las grandes potencias.

 

Bueno compañeros, en estos momentos de dudas, en estos momentos de crisis, se explica que los viejos no puedan ver bien por qué tienen cataratas, pero la juventud tiene que tener la vista clara para ver lejos y ver bien el objetivo de la revolución latinoamericana, sumando, no dividiendo.

 

Ustedes tienen que seguir avanzando, ustedes tienen que saber que la posibilidad argentina es real en la medida que la juventud con los trabajadores estén trabajando para crear un nuevo país, un país independiente del F.M.I., un país independiente de las superpotencias, un país comprometido con la América latina y el Tercer Mundo, un país profundamente sanmartiniano, un país profundamente arraigado en nuestra tradición histórica, en nuestra nacionalidad de la cual estamos muy orgullosos. Y vamos a llevar nuestra experiencia, nuestro conocimiento y nuestra bandera para sumarlos a la experiencia, al conocimiento y a las banderas de todos los pueblos de América latina.

 

Hoy tenemos que llevar adelante una campaña de solidaridad con el pueblo del Perú. Tenemos que llevar adelante una campaña concreta de solidaridad con los pueblos de Nicaragua y El Salvador. Tenemos que trabajar activamente por la solidaridad con el pueblo de Chile, por el derrocamiento de Pinochet. Tenemos que trabajar con los compañeros paraguayos, por la democratización del Paraguay.

 

De todas estas solidaridades, hay una que está más cerca de nuestro corazón, por­que está más cerca de nuestra tradición histórica, que es la solidaridad con el pueblo peruano. Allí nos educó San Martín, ofreciendo nuestra juventud y nuestra sangre pa­ra liberar al Perú. El Perú se ha mantenido a nuestro lado a través del tiempo, nos ha ofrecido una solidaridad ilimitada, incondicional en la guerra de Malvinas. Hoy el Pe­rú está golpeado por la usura internacional, hoy el Perú está golpeado por el terror, que no respeta la voluntad de las mayorías nacionales. Hoy el Perú necesita nuestra solidaridad concreta, en concientizar, en difusión y en alimentos, y nosotros debemos gestar del gobierno del país, de los gobiernos provinciales, de los gobiernos municipa­les, una campaña para concretar una ayuda solidaria con el Perú. Una solidaridad con­creta, que se sepa que los pueblos de América latina han llegado a una mayoría de edad para dejar de ser avasallados por los personeros del imperialismo cualquiera que sea

Es necesario practicar la solidaridad y es necesario avanzar en ese terreno porque la Argentina, compañeros jóvenes, no tiene destino fuera de la América latina, fuera de su integración con sus hermanos, no hay posibilidad de existencia independiente para nuestra patria.

Continuemos avanzando, continuemos sumando, continuemos practicando la soli­daridad, sabiendo que a pesar de todas las limitaciones, a pesar de toda la dependencia económica que estamos padeciendo y que queremos quebrar, con inteligencia revolu­cionaria debemos consolidar la convivencia democrática, porque de la democracia ha de surgir el cambio, en democracia cambiaremos y el cambio posible es juventud y trabajadores al socialismo.


Centro dedicado al conocimiento, formación y difusión del Pensamiento Socialista.

Dorrego 717, Rosario.
Te. +54 0341 4474931

Visitantes Online

Hay 271 invitados y ningún miembro en línea

Subscribete

Suscríbete a nuestro canal de noticias, eventos y actividades.

Copyright © 2018 Fundación ESTÉVEZ BOERO.

Buscar

+54 341 4474931 Dorrego 717, Rosario, Arg.