Archivo Histórico: Documentos

Partido Socialista Popular

Documentos PSP

Mensaje del PSP despues de la muerte del Sr. Presidente Tte. General Juan Domingo Perón

DEFENSA ACTIVA DEL GOBIERNO POPULAR

Con la muerte de quien fuere electo por el pueblo para ocupar la primera magistratura del país en tres oportunidades, se inicia una etapa política difícil para los argentinos.

Hoy tienen más validez que nunca sus últimos dis­cursos pronunciados ante el pueblo y las autoridades, el día 12 de junio. En ellos convocó a la unidad de las mayorías nacionales para la defensa de las institucio­nes y para el logro de la Liberación Nacional, ante los embates de los monopolios extranjeros. También llamó a la reflexión a quienes dentro del país, desligados del proceso de las masas y desarraigados de nuestra reali­dad, favorecen con su accionar a los intereses del impe­rialismo y la oligarquía.

Días antes, el actual Presidente de la Nación con un lenguaje claro y directo, tan apreciado por nuestro pue­blo, se manifestó en idéntico sentido.

El contenido de estos tres últimos discursos adquie­ren hoy su máxima vigencia y los argentinos, por el bien del país, por la libertad y el bienestar de cada uno, debe­mos tenerlos presentes en forma permanente.

La experiencia histórica que vivimos los argentinos, desde el 6 de setiembre de 1930 a la fecha, nos ha demos­trado con toda crudeza que no existen posibilidades reales de bienestar, de salud, de educación, de liberación nacional, al margen del respeto a la soberanía popular.

En nuestro país, en 1974, la soberanía popular vive y está representada por los gobernantes elegidos por las mayorías nacionales tanto en el Poder Ejecutivo y el Parlamento Nacional, como en los gobiernos provin­ciales.

No existe posibilidad de avanzar hacia la liberación nacional y hacia un mayor bienestar del pueblo, a espal­das de la soberanía popular. El actual gobierno es ex­presión de la soberanía popular. No existe en conse­cuencia, posibilidad de avanzar hacia la liberación nacio­nal y hacia la obtención de mayor bienestar para el pueblo, al margen del actual gobierno.

La lucha por la liberación nacional, por un mayor bienestar para nuestro pueblo, tiene hoy un requisito esencial: luchar para fortalecer el actual gobierno.

La existencia del actual gobierno posibilita la lucha del pueblo por su liberación.

Por el contrario, la inexistencia del gobierno popu­lar traba, frena, dificulta la lucha del pueblo por la liberación nacional.

EL PRIMER OBJETIVO QUE EN EL MOMENTO ACTUAL SEÑALA EL PARTIDO SOCIALISTA POPU­LAR, TENIENDO COMO ÚNICAS MIRAS LA LIBERA­CIÓN NACIONAL Y EL BIENESTAR DEL PUEBLO, ES LA DEFENSA ACTIVA DEL GOBIERNO POPULAR.

 

ATACAR A LOS MONOPOLIOS Y A LA OLIGARQUÍA

Para que un gobierno sea popular y represente con fuerza a las grandes mayorías nacionales, no solamente debe ser elegido por el pueblo, sino que debe proceder

a satisfacer las necesidades más importantes de la ma­yoría de ese pueblo. Por ello, la defensa del gobierno por parte del pueblo será mayor cuando más grande sea el número de las necesidades populares satisfechas por el gobierno.

En 1974 el país posee recursos limitados. La política exterior independiente implantada por el gobierno popu­lar posibilita beneficios económicos para el futuro. Pero las necesidades de los trabajadores, de los sectores me­dios, de los empresarios argentinos de la ciudad y del campo, son presentes, son actuales.

El régimen de precios y salarios que ha implantado el gobierno popular demuestra día a día que su validez está limitada en el tiempo. Si no se hacen cambios im­portantes en la economía del país, la realidad económica deteriora, gasta y rompe el congelamiento de precios y salarios. Esta ruptura de la correlación de precios y sa­larios siempre beneficia a los menos y perjudica a los más, que son los trabajadores, que son los integrantes de los sectores medios. Es así como el descontento ge­neral creará el ambiente propicio para que los enemigos de la Nación y de su pueblo derroten al gobierno popu­lar que no supo cortar a tiempo la cabeza del dragón. Para poder satisfacer las necesidades de los trabajado­res, las necesidades de los sectores medios y el funcio­namiento de las empresas argentinas de la ciudad y del campo, es necesario contar con más recursos. Para re­partir rentas es necesario tener más rentas. Para darles a los argentinos no queda otra posibilidad real que qui­tarles a los monopolios y a la oligarquía. La lonja es una sola y si se corta más ancha para una parte quedará más angosta para la otra.

Por eso, la defensa del gobierno popular, para que sea eficaz, debe pasar por la movilización popular en contra de los monopolios extranjeros y en contra de la oligarquía. Y el gobierno popular, para fortalecer y hacer monolítico el apoyo del pueblo, debe proceder a satisfa­cer sus necesidades, a defender su estándar de vida y, para ello, debe obtener la renta necesaria nacionalizando los monopolios extranjeros y expropiando a la oligar­quía.

EL SEGUNDO OBJETIVO QUE EN EL MOMENTO ACTUAL SEÑALA EL PARTIDO SOCIALISTA POPU­LAR ES LA VINCULACION NECESARIA E IMPRES­CINDIBLE ENTRE LA DEFENSA DEL GOBIERNO POPULAR Y EL ATAQUE A LOS MONOPOLIOS EXTRANJEROS Y A LA OLIGARQUÍA.

 

ORGANIZAR UN FRENTE DE LAS MAYORÍAS NACIONALES

El Partido Socialista Popular reconoce la existencia de intereses encontrados entre quienes poseen los me­dios de producción y de cambio —fábricas y bancos— y aquellos que tan solo son dueños de la fuerza del trabajo, los trabajadores.

Pero también cree que en un país donde existe una organización capitalista de la economía dependiente de los monopolios extranjeros, existen intereses encontra­dos entre los de éstos y los de las grandes mayorías nacionales integradas por los trabajadores, los sectores medios y los empresarios argentinos de la ciudad y del campo.

Ante esta realidad, y en defensa de los intereses de los más, se debe apreciar la experiencia de nuestra Patria para advertir con claridad que siempre que los sectores populares llegaron desunidos a detener el po­der político de la República, fueron quedando atrapados en una maraña de problemas insalvables, y el proceso culminó en gobiernos no elegidos por el pueblo y al servicio de los monopolios extranjeros y de la oligarquía terrateniente.

En consecuencia, es preciso lograr un sólido y equi­tativo acuerdo entre los integrantes de las mayorías na­cionales, a los efectos de consolidar un frente interno con el claro objetivo de quebrar la dependencia y echar las bases que posibiliten para todos los hombres y mu­jeres de nuestro pueblo un mayor bienestar.

Así, no sólo adquiere vigencia para América latina sino para la Argentina misma, el apotegma del Gral. Pe­rón: "Unidos o Sometidos".

POR TODO ELLO, EL TERCER OBJETIVO QUE EL PARTIDO SOCIALISTA POPULAR SEÑALA EN EL MO­MENTO ACTUAL, ES LA ESTRUCTURACIÓN DE UN FRENTE PROGRAMÁTICO DE LAS GRANDES MAYO­RÍAS NACIONALES QUE TENGA COMO META LA LIBERACIÓN NACIONAL Y EL DESARROLLO DE LA SALUD, EDUCACIÓN Y BIENESTAR DE LOS ARGEN­TINOS.

 

SIN CÁLCULOS MEZQUINOS

Pocas horas habían transcurrido desde el falleci­miento del líder de la inmensa mayoría de los trabaja­dores argentinos, cuando comenzaban en Buenos Aires los contactos entre los representantes de los monopolios norteamericanos para analizar e implementar el cambio del equipo económico y, consecuentemente, el cambio del plan económico sustentado por el gobierno popular.

No permanecieron ajenos a estas primeras maqui­naciones antipopulares los intereses representados por la Cámara Argentino-Norteamericana de Comercio. Al mismo tiempo, el "New York Times" constituye la excep­ción de la prensa mundial con sus juicios agraviantes a la memoria del ex Presidente Juan D. Perón.

En nuestro país, otro vocero del antipueblo, otro vocero de los mercenarios chacales: "La Prensa" —que conjuntamente con "La Marina" de La Habana y "El Mercurio" de Santiago de Chile han tenido por años el privilegio de constituir el trípode informante, el trípode deformante y el trípode servil de los intereses norte­americanos en nuestro continente— comenzaba la in­fame tarea de tratar de neutralizar el grande y patriótico esfuerzo de los líderes de los partidos populares de nuestra Patria, que trabajaban por suturar con comprensión y grandeza nuestras divisiones, nuestros enfrentamientos y nuestras viejas heridas de luchas fra­tricidas.

Es que los monopolios a los cuales sirve ese pasquín que es "La Prensa", saben que la gran arma de los ar­gentinos es su unidad, que el arma que hace invencible a los pueblos es su unidad y, por ello, contra ella des­cargan su infamia.

Esto constituye tan sólo el comienzo del accionar de los enemigos de la Argentina. Como lo dijo el ex Presidente en su último mensaje, comienza el accionar de los agentes psicológicos, comienza hoy, después de su muerte, en todos los frentes y a todo nivel, la guerra psicológica para derrocar al gobierno popular.

Nadie debe olvidar a los desarrollistas, personeros de los monopolios, cuyo vocero es el "Clarín"; muerto el general Perón, tratarán nuevamente de dividir al pueblo, a los efectos de volver a enajenar nuestra eco­nomía.

Se incrementarán las maniobras para fabricar los desabastecimientos, para desarrollar el mercado negro y para impulsar un proceso inflacionario que destroce la relativa estabilidad de nuestra economía. Al lado de ello, se desencadenará una campaña de desprestigio so­bre los integrantes del gobierno popular, fundamental­mente sobre la persona que lo encabeza, la Presidente de la República, María Estela Martínez de Perón.

El infundió, a través de las formas del trascendido o del chiste, se propagará y multiplicará como hongos en la humedad. Los predicadores de los "gobiernos aus­teros, honrados y occidentales" se sumergirán en las filas de las Fuerzas Armadas para buscar adictos a una nueva aventura golpista.

Nadie debe menospreciar los peligros de la etapa futura. La fantasía debe desecharse: "la única verdad es la realidad". Para enfrentar esa realidad con posibilidad de éxito, es necesario descartar todo interés pequeño y mezquino, y guiarse por los altos intereses de las ma­yorías nacionales.

En consecuencia, es preciso erradicar del seno del gobierno toda jugarreta o manipuleo que tienda a favo­recer pequeñas vanidades de personas o de grupos. Es preciso suprimir de las mentes políticas la posibilidad de chantajear al gobierno popular, condicionando su apoyo y defensa a concesiones que no tienen su origen y legitimidad en la voluntad popular.

ES PRECISO SUPRIMIR, POR MIOPE Y ANTIARGENTINO, TODO CALCULO POLITICO FUTURO BA­SADO EN El, FRACASO DEL GOBIERNO POPULAR. SI ESTO OCURRIERA, SOLO EXISTIRÁ FUTURO PARA EL DOLOR DE LOS ARGENTINOS Y LA APE­TENCIA DE LOS MERCENARIOS.

 

NUESTRO PUESTO: SOLDADOS DE LA LIBERACIÓN NACIONAL

Es preciso y fundamental que quienes integran la Confederación General del Trabajo y que tanto deben al ex Presidente, supriman del accionar de la central de trabajadores argentinos y de sus organismos toda motivación sectorial o de grupo que, lejos de unir, di­vide y enfrenta a los trabajadores. Es preciso asegurar la plena participación de los trabajadores y su expresión democrática, para defender con éxito sus intereses en salvaguardia de los intereses de la Nación.

Es preciso, en definitiva, tal cual lo expresara en Olivos quien comprendió muy bien la realidad nacio­nal, que el Movimiento Nacional Justicialista, los par­tidos políticos, la CGT, la CGE y las Fuerzas Armadas, asuman con absoluta responsabilidad y grandeza el rol que a cada uno le corresponde, en esta hora en que los argentinos deben demostrar al mundo su madurez para obtener la Liberación Nacional y para que sobre su te­rritorio la enseña bicolor cubra un país independiente política y económicamente.

AL LADO DE TODOS ELLOS ESTARÁN LOS MILITANTES DEL PARTIDO SOCIALISTA POPULAR RE­CLAMANDO CON HUMILDAD, PERO CON FIRMEZA, SU PUESTO DE SOLDADOS EN LA LUCHA POR LA LIBERACIÓN NACIONAL Y EL BIENESTAR DEL PUEBLO.

 

POR EL COMITE NACIONAL DEL PARTIDO SO­CIALISTA POPULAR

Guillermo Estévez Boero - Secretario General

Buenos Aires, 3 de julio de 1974.


Centro dedicado al conocimiento, formación y difusión del Pensamiento Socialista.

Dorrego 717, Rosario.
Te. +54 0341 4474931

Visitantes Online

Hay 207 invitados y ningún miembro en línea

Subscribete

Suscríbete a nuestro canal de noticias, eventos y actividades.

Copyright © 2018 Fundación ESTÉVEZ BOERO.

Buscar

+54 341 4474931 Dorrego 717, Rosario, Arg.