Documentos PSP

Ha llegado la hora de emprender la marcha

El 1º de mayo nace como hecho histórico en la resolución de los trabajadores norteamericanos de 1884, según la cual a partir del 12 de mayo de 1886 la jornada de trabajo habría de ser de 8 horas.

En nuestro país, el 12 de mayo de 1890 los trabajadores en las ciudades de Buenos Aires, Rosario y Bahía Blanca apoyan la lucha mundial por la reducción de la jornada de trabajo.

Como resultado de las luchas en todo el mundo, el 1º de mayo es reconocido como el día de los trabajadores.

En este 1º de mayo, que se cumple en medio de tiempos difí­ciles para nuestra patria y fundamentalmente para los trabajadores, es bueno levantar la cabeza y mirar la realidad.

A nuestro país, al igual que a muchos otros países del mun­do, se le ha impuesto, desde afuera, un sistema de vida: la sociedad de consumo.

Este sistema de vida que organiza en falsa economía a las naciones y que destroza los valores morales de sus tradiciones niega, fundamentalmente al trabajador, todas las posibilidades de realizarse como hombre.

A cambio de una heladera, de una afeitadora, de un televi­sor, a los cuales todos tenemos derecho de esta etapa de la humanidad, la sociedad de consumo degrada nuestras costumbres, rompe nuestras familias y lanza nuestros hijos hacia el terror, la droga y la pornografía.

Esta sociedad de consumo, que mide a los hombres por hela­deras, televisores, grabadores, afeitadoras y autos, también ha transformado en imposible el viejo sueño de los trabajadores del mundo, de fines de siglo pasado: ocho horas de trabajo, ocho horas de reposo y ocho horas de educación.

¿Quién trabaja hoy ocho horas?

Todo el mundo para poder vivir, para pagar las cuotas, ne­cesita hacer changas, tener "un rebusque" además de su trabajo normal, o hacer horas extras todos los días, que ya de extras no tienen nada porque son normales.

Los trabajadores de la patria, a través de sus luchas y ex­periencias de las últimas décadas han visto como sus conquistas, como sus leyes, se las lleva el primer ventarrón.- Las conquistas desaparecen y con lo que ganan en el trabajo, en las changas, en las horas extras, cada vez pueden comprar menos, cada día la atención de la salud y la compra de me­dicamentos está más lejos, cada día la posibilidad de educar a los hijos y de tener un techo propio está más lejos.

En este de mayo rendimos homenaje a todos los trabajadores que en nuestro país y en el mundo cayeron por una vida mejor.- Pero tam­bién debemos pensar que esta sociedad de consumo en la cual nos han me­tido, es incompatible con la vida plena de la mujer, del hombre, del niño y del anciano argentino.

Por ello, este de mayo debemos ver con claridad que sola­mente las conquistas se mantendrán, que solamente cada día se podrá vivir mejor y acercarnos más y más a la salud, a la educación y a la vivienda, cuando organicemos una Nación Argentina al servicio de los argentinos.-Todo lo que se consiga al margen de una nueva Argentina, durará menos que un refusilo, que sólo sirve para iluminar lo negro de la noche.

En la construcción de una nueva Argentina, donde se atenderán las necesidades de todo el país y no solamente las de la capital, donde la economía se organizará al servicio de la independencia nacional y para la satisfacción de las necesidades de la mujer y el hombre argentino, donde la unidad nacional se forjará sobre la conciencia de un futuro cierto y común para todos los habitantes de nuestra tierra; los trabajadores han de desempeñar un papel fundamental e irreemplazable, como lo desempeñaron en el rechazo de las invasiones inglesas, en el Éxodo de Jujuy y en la integración del Ejército Libertador.

Solamente esa Argentina podrá asegurar salud, educación y vivienda para todos y cumplir el sueño de los trabajadores: ocho horas de trabajo, ocho horas de reposo, ocho horas de educación.

Ha llegado la hora de emprender la marcha bajo los pliegues de nuestra definida azul y blanca.


Centro dedicado al conocimiento, formación y difusión del Pensamiento Socialista.

Dorrego 717, Rosario.
Te. +54 0341 4474931

Visitantes Online

Hay 18 invitados y ningún miembro en línea

Subscribete

Suscríbete a nuestro canal de noticias, eventos y actividades.

Copyright © 2018 Fundación ESTÉVEZ BOERO.

Buscar

+54 341 4474931 Dorrego 717, Rosario, Arg.