Archivo Histórico: Documentos

Movimiento Nacional Reformista

Documentos MNR

Acerca de la situación universitaria FUA '67

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

El MNR presentó este anteproyecto en oportunidad de realizarse el 8° Congreso de la FUA. En él sintetiza la realidad universitaria y su estrecha relación con la realidad nacional, a la par de incrementar nuestra dependencia y la expoliación de nuestro pueblo, asaltó vandálicamente la universidad para ubicar la cultura al servicio de sus intereses.

Frente a esta política de limitacionismo, cintificismo y apoliticismo, el MNR, ubica los objetivos inmediatos y mediatos de lucha que deben levantar los universitarios argentinos para ir eliminando las aberraciones implantadas y otros, cuya finalidad es estructurar un proceso educacional auténticamente nacional y al servicio de las mayorías nacionales. Por todo esto, convoca a la juventud argentina a estrechar filas en las organizaciones de masa, los Centros de Estudiantes y la FUA, para lograr en un futuro no lejano el bienestar de nuestro pueblo, donde no existe la expoliación del hombre por el hombre y de los pueblos por el capital.

 

El Movimiento Nacional Reformista ha sostenido y sostiene la estrecha, aunque no mecánica, relación existente entre la Universidad y la realidad nacional.

Es por ello que, previo al análisis de la situación universitaria, es necesaria la enunciación de algunos acontecimientos índices en lo nacional que, pese a haberlos desarrollado en profundidad en nuestro despacho, acerca de la Situación Nacional para este VIII Congreso de la FUA, nos demostrará una vez más la vinculación indisoluble existente entre la Universidad y el país.

En él afirmamos que el objetivo central perseguido por el golpe del 28 de junio de 1966 es incrementar la dependencia de nuestro país hacia los monopolios norteamericanos, a los efectos de posibilitar una mayor exacción de nuestras riquezas naturales y una mayor expoliación de las mayorías nacionales, para aumentar los beneficios de los precitados monopolios.

A esta vergonzante y apátrida programación se prestan por igual los mercenarios encabezados por Onganía, los tecnócratas de la entrega que encabeza Frondizi- Frigerio y los grupos aliados de los monopolios norteamericanos encaramados en la Sociedad Rural y la UIA.

Mas, como la inmensa mayoría de nuestro pueblo no puede jamás ser cómplice de semejantes objetivos porque sus intereses vitales entran en contradicción concreta con la voracidad desenfrenada de los monopolios, el primer objetivo que la minoría antiargentina debe encarar en materia política es la prescripción masiva de los argentinos. Para ello se disuelven los partidos políticos, se decapita el poder judicial, se proscribe toda manifestación política, se intervienen las organizaciones sindicales, se clausuran periódicos y revistas, y los derechos y garantías constitucionales se incorporan definitivamente al capítulo de las ilusiones.

De conformidad con las reiteradas manifestaciones de los usurpadores, parecía que estas medidas aseguraban “grandes objetivos” del orden y la autoridad. Pero, amordazado el pueblo, la actividad de los mercenarios no menguó, por el contrario, se incrementó. Las cooperativas de crédito, el petróleo, la industria metalúrgica, puertos, los ferrocarriles, teléfonos del estado, el nuevo régimen de sociedad anónima mixta, la liquidación de DINIE y tantas otras medidas de ultraje y entrega de la soberanía nacional, acompañadas de la nueva ley de arrendamientos rurales, del brutal cercenamiento de la legislación del trabajo y de la modificación incruenta de los sistemas previsionales, marcaron con nitidez ante los ojos de todo el mundo y de algunos argentinos aún incautos, los verdaderos objetivos del golpe de estado del 28 de junio.

Concomidamente, ¿Qué pasa en la Universidad?

Aquí también, bajo la “sacrosanta” bandera del orden y la autoridad, se agrede materialmente a profesores, estudiantes y egresados  -  Ciencias Exactas y Arquitectura de Bs. As. -  , se mata a estudiantes  - Córdoba - , se agrede moralmente a todos los integrantes de la Universidad - declaraciones de los limones exprimidos Gelly y Obes, De Juano y Ferrer Deheza – se expulsan, se suspenden y encarcela a miles de estudiantes, se declara la ilegalidad de la FUA  y de un sinnúmero de organizaciones estudiantiles, se liquida la representación estudiantil y la autonomía, se entierra el régimen electivo del gobierno universitario, se prohíbe el derecho de reunión a los claustros, se nombran docentes a dedo, se instauran las cátedras vitalicias y los “filtros” ideológicos, se proscriben las asambleas estudiantiles y se multiplican, en definitiva, las disposiciones tendientes a amordazar a estudiantes y profesores.

El cúmulo de “revolucionarias” medidas adoptadas y la ley de represión a la Universidad Nacional parecían haber cumplido los objetivos de orden y autoridad.

Las decenas de miles de estudiantes “eliminados” en el ingreso; las decenas de miles de compañeros caídos bajo el graneado fuego de los irracionales sistemas de promociones impuestos en diversas facultades; la supresión de los exámenes mensuales donde aún existían, conjuntamente con los miles de compañeros obligados a dejar la universidad por la restricción de las Obras Sociales; los estudiantes que caerán de aquí a poco tiempo, cuando en todas y cada una de las facultades de la Universidad Nacional sean aplicadas estrictamente los cupos de estudiantes; los números de aplazos topes; el requerimiento de aprobar una materia en el curso del año; los aranceles y las innumerables víctimas de otras tantas medidas tendientes a “ayudar a los estudiantes a alcanzar superiores niveles científicos”, harán comprender que los objetivos reales de la dictadura en la Universidad son la limitación el ingreso y la eliminación de los ya ingresados.

He aquí sintéticamente enunciado el paralelo entre la realidad del país y la Universidad. El limitacionismo es una pieza fundamental de la concepción del cientificismo, cuyo objetivo es adecuar las universidades a la producción de técnicos, sirvientes de los intereses de los monopolios internacionales.

Quienes entregan el patrimonio económico en lo nacional, invariablemente menoscaban su patrimonio cultural, ya sea permitiendo la injerencia del extranjero en este último o adecuando las características de éste a las exigencias e intereses de aquél.

Ante estas realidades: ¿Cómo debemos actuar los universitarios argentinos?

Primero, respetando la regla de oro de toda conducta: partir de la realidad.

La actual realidad nacional nos demuestra que la política de la dictadura choca con los intereses de las grandes mayorías nacionales, integradas por la clase obrera y la clase media e importantes sectores del comercio y de la industria.

La realidad universitaria nos demuestra que la política consumada por los “apolíticos” personeros de la dictadura se enfrenta con las aspiraciones de la inmensa mayoría de los estudiantes, graduados y de los docentes honestos.

Lo racional, en consecuencia, es la organización en lo nacional, en lo universitario, para derrocar a las minorías que usurpan el poder en uno y otro campo.

Esta tarea de la organización requerirá grandes dosis de tiempo y de sacrificios. Debemos otorgárselas, porque la independencia y la libertad de Argentina y el proceso educacional de las grandes mayorías nacionales constituyen valederos objetivos de lucha y de sacrificios.

Es necesario, a los efectos de no desvirtuar los objetivos, agregar a las dosis de tiempo y de sacrificio, una extraordinaria visión e interpretación correcta del porvenir que nos permita compaginar la lucha del presente con la lucha del futuro.

Por ello, en lo nacional no estamos por un nuevo golpe de estado; por ello, en la Universidad, promovemos el trabajo en las grandes masas estudiantiles, a los efectos de lograr la incorporación de nuevos sectores de la misma a la lucha cotidiana.

De acuerdo con la realidad nacional y consecuentes con estas aseveraciones, y a pesar de los críticos momentos porque atraviesa el estudiantado de nuestro país hoy, en nuestro programa universitario, alternamos los objetivos tendientes a eliminar las aberraciones recientemente implantadas con otros, cuya finalidad es combatir los males de fondo del proceso educacional argentino.

Como objetivo inmediato señalamos la irrenunciable exigencia del estudiantado de retornar como mínimo a la estructura universitaria existente el 25 de junio de 1966.

El objetivo del imperialismo y de sus sirvientes es que esa estructuración universitaria no vuelva a tener vigencia, equívocamente, hay quienes dentro de las filas del estudiantado universitario plantean: ¿para qué volver a lo de antes?

La propia dictadura, al avasallar como uno de sus primeros objetivos estas estructuras- La Autonomía Universitaria y el Co- Gobierno- y a pesar de que ello le significó un elemento de desprestigio en el plano nacional como internacional, dio la más clara respuesta de la posibilidad de las mismas para la lucha por la ampliación de las posibilidades culturales del pueblo, contra el cientificismo y el irracionalismo, y en la promoción de sectores crecientes de estudiantes, egresados y docentes a las luchas generales de su pueblo, en la defensa de sus derechos y del patrimonio de los argentinos, a aquellos que viven negando la realidad.

Y es en función de esos elementos positivos, que nosotros planteamos, consecuentes con nuestra valoración de la realidad nacional, la lucha por volver como paso inmediato a esa estructura, y forjar la conciencia en el grueso del estudiantado y del pueblo argentino de que jamás se aceptará una Universidad que sea inferior a la del 28 de junio.

Naturalmente lo propuesto, no será  una solución definitiva, ya que no podemos desconocer las limitaciones de la Universidad anterior, pero ampliará las posibilidades para la acción política con un movimiento estudiantil representativo y claro. Todo esto será producto de la lucha.

Pero para ello, debemos comprender la necesidad de tener en cuenta tres elementos fundamentales.

1- La necesidad de la elaboración de los elementos de réplica al imperialismo y sus aliados. Debemos combatir la ley Universitaria y el Estatuto en nuestro terreno. Debemos tener muy en cuenta que esos instrumentos del régimen han sido lanzados en medio de una gran propaganda destinada a tener en la opinión pública. Para ello, han hecho pie en algunos defectos visibles de la Universidad anterior, maliciosamente manejados en busca de apoyo a la nueva situación. Ante esto, no podemos salir a combatir con slogans. Se debe hacer una necesaria elaboración que demuestre a los universitarios y al pueblo, científicamente, la magnitud del retroceso que significa para la ciencia y la cultura del país, la nueva estructuración universitaria. Esto es requisito previo para el éxito de la resistencia a la aplicación de las medidas del régimen y su derrota. Derrota que se medirá, no sólo por la caída del régimen y el levantamiento de la intervención, sino porque no será posible medrar impunemente a la sombra de las nuevas prebendas; cuando nadie acepte la ley universitaria del privilegio; cuando los colaboracionistas y trepadores que lleguen a la conducción universitaria montados en la represión y la discriminación impuesta, sientan en todos lados el sordo desprecie de los universitarios; cuando sea claro ante todos, que lo único que los mantiene es la fuerza con que han llegado a la universidad, abierta sus puertas por la prepotencia policial expresando con los palos y gases, que no tienen ningún título legítimo ya que no provienen de ningún mandato por la voluntad libremente expresada de los universitarios ni del pueblo argentino. 

2- Nosotros debemos golpear el corazón del imperialismo en la realidad nacional. Sólo la movilización de las masas, claras en sus objetivos, da en el corazón del imperialismo. De acuerdo con la interpretación de la realidad nacional, esto es lo fundamental. Por eso no puede molestar al imperialismo la discusión descolgada de esta realidad, sin posibilidad alguna de movilizar a nadie. Para vertebrar la campaña de movilización, debe elegir las anomalías que más movilicen y que más se adecuen a nuestros objetivos. El acierto será ubicarse correctamente en la realidad universitaria y descubrir los dos o tres elementos positivos para desarrollar y los dos o tres elementos negativos para combatir.

3- Los centros de estudiantes no pueden ser patrimonio de sectas, sino la expresión orgánica de la voluntad multitudinaria de los estudiantes, unificados tras el enfrentamiento contra la regresión de la universidad y la dictadura y por la defensa del patrimonio cultural y económico de los argentinos. Sólo así, nutriendo nuestras filas con la representatividad auténtica de la gran mayoría estudiantil, estaremos en condiciones de aportar para el logro de objetivos transcendentes.

Como objetivo mediato, señalamos al estudiantado la necesidad histórica de luchar por modificar el contenido de esas estructuras. Pero debemos señalar que, por sobre esta división táctica de objetivos, flamea permanentemente nuestra bandera de propender día a día ampliar el número de estudiantes que racionalmente crean en la necesidad de cambiar las estructuras económicas para que realicen una práctica consecuente con esa convicción.

Son esas convicciones las que nos permiten armonizar las luchas de hoy y las de mañana.

Entonces, como es necesario quitar el estiércol y la paja antes de arreglar la casa, en primer lugar y como objetivo central de nuestra tarea inmediata en la universidad, armónica con nuestro programa enunciado ante la Situación Nacional, sostenemos:

1-      Anulación de la ley Universitaria y de las expresiones concretas de su aplicación.

En este aspecto, el estudiantado debe combatir contra todas y cada una de las medidas que tiendan a cercenar sus posibilidades culturales y las del pueblo, y que tiendan a incrementar la deformación de la enseñanza en perjuicio de la capacitación y de los requerimientos que exigen los genuinos intereses nacionales.

2-      Reactivación de la Obra Social, comedores, becas, etc.

3-      Legalidad para el movimiento estudiantil y demás claustros, asambleas, reconocimientos de las organizaciones estudiantiles, libertad de reunión y expresión, anulación de sumarios y sanciones.

4-      Por una estructura autónoma de la Universidad: gobierno tripartito elegido por los tres claustros y derogación de la legislación que reglamenta la participación de los estudiantes en la elección de sus representantes.

5-      Inhabilitación para el ejercicio de la docencia a los ejecutores del avasallamiento a la universidad.

6-      Imposición del nombre de Santiago Pampillón a las aulas de primer año de todas las facultades de la Universidad Nacional.

7-      Conmemoración masiva y popular del 50° aniversario de la Reforma Universitaria y de la Federación Universitaria Argentina.

En lo mediato: postulamos la modificación del contenido de la enseñanza, adecuándola a las necesidades reales de nuestro pueblo y a los objetivos formativos de toda educación trascendente, desterrando de su seno al cientificismo y su lógica secuela, el limitacionismo.

El cientificismo es el desarrollo unilateral de algunos conocimientos científicos desarraigados de la realidad social donde éstos se imparten; practicado por docentes de formación unilateral, tiende a la formación de estudiantes aún más unilaterales; su único objetivo está dado por la necesidad de satisfacer urgentes requisitos técnicos de los monopolios internacionales. Orientados por un sistema cuyo norte está constituido por el lucro, entienden que el mejor aprovechamiento de los recursos radica en destinar todos los fondos a la formación de los pocos tecnócratas que las fuerzas antinacionales requieren para su desarrollo, pero inhibidos de denunciar la raíz social de muchas enfermedades que aquejan a nuestro pueblo.

Hemipléjicos de concepción, no comprenden lo que la realidad mundial les demuestra a diario.  Cabalgando sobre el cientificismo y el limitacionismo no alcanzaron jamás la meta del verdadero desarrollo científico.

No comprenden que, en educación, cantidad y calidad no constituyen categorías excluyentes sino, por el contrario integrantes del camino del éxito.

Es así como, en el futuro a que arribaremos inexorablemente, lucharemos por combinar la expansión de la enseñanza con el mejoramiento de su calidad. Realizaremos el mejoramiento de la calidad apoyándonos en la expansión y realizaremos la expansión guiándonos por el mejoramiento de la calidad.

Para la realización de este programa inmediato y mediato convocamos a todos los estudiantes a incorporarse a los Centros de Estudiantes y fortalecer, desde allí, las Federaciones regionales y la Federación Universitaria Argentina, para destruir el avasallamiento, la arbitrariedad, la irracionalidad en la enseñanza de hoy y para construir esa universidad del futuro que todos anhelamos y que producirá hombres especializados en distintas ramas de la ciencia y la técnica, auténticos trabajadores que contribuirán al bienestar de su pueblo. Pero nadie debe olvidar que esa Universidad solo existirá cuando las grandes mayorías nacionales, organizadas obtengan la liberación de nuestra patria. Ese será el marco de la Universidad del porvenir.

La misión de la juventud universitaria radica en estrechar filas en derredor de los centros de Estudiantes y la FUA, para trabajar incesantemente por el próximo advenimiento de una Argentina libre e independiente al lado de las mayorías nacionales de las cuales forma parte.

 


Centro dedicado al conocimiento, formación y difusión del Pensamiento Socialista.

Dorrego 717, Rosario.
Te. +54 0341 4474931

Visitantes Online

Hay 88 invitados y ningún miembro en línea

Subscribete

Suscríbete a nuestro canal de noticias, eventos y actividades.

Copyright © 2019 Fundación ESTÉVEZ BOERO.

Buscar

+54 341 4474931 Dorrego 717, Rosario, Arg.