Archivo Histórico: Documentos

Movimiento Nacional Reformista

Documentos MNR

Por la vigencia de las Libertades Públicas

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Este documento fue presentado al 9° Congreso de F.U.A. En él se denuncia la crítica situación por la que atravesaba el movimiento estudiantil, frente al aparato represivo de la Dictadura mercenaria.

El MNR adoptó permanentemente una actitud de solidaridad y lucha para con todos los compañeros detenidos y sancionados que no acallaron sus voces frente a quienes, carentes de representatividad, para mantenerse en el poder, sojuzgaron y amordazaron al pueblo argentino.

 

POR LA VIGENCIA DE LAS LIBERTADES PÚBLICAS

A pocos días de comenzar el nuevo período lectivo en las distintas Facultades de la Universidad Nacional, nos encontramos frente a una sucesión de hechos que hacen que el Movimiento Nacional Reformista, consecuentemente como lo ha venido haciendo hasta el momento, adopte una actitud de solidaridad y lucha para con todos los compañeros detenidos y sancionados por la Dictadura mercenaria y que, además, denuncie las barbaries que hoy se están cometiendo en todo el territorio argentino.

Al amparo del Estado de Sitio y apoyada por todo el aparato represivo con que cuenta la Dictadura, vivimos en estos momentos en Argentina una verdadera “cacería del hombre”. Para ello el actual régimen ha adoptado los métodos más retrógrados y desconocidos en nuestro país para mantenerse en el poder y silenciar a nuestro pueblo. Así es como la represión ya no tiene solamente a la detención de un manifestante sino que, directamente, tiende a su eliminación. Los mártires como Pampillón, Cabral, Bello, Blanco y tantos otros reafirman esta tendencia.

Los casos de tortura ya son un hábito. A pesar de la prensa no asume las denuncias en su totalidad, por vivir en un régimen donde la censura es un elemento fundamental, vemos a diario, a través de los titulares de los distintos periódicos, la cruda realidad de su existencia.

Hoy, Argentina año 1970, es inaudito creer que se pueda encarcelar, torturar y asesinar por el solo hecho de pensar opuestamente a una Dictadura impuesta al margen de la voluntad de todo el pueblo.

En la Universidad Nacional, el Movimiento Estudiantil, y sus distintas organizaciones soportaron y soportan a diario – el embate de las fuerzas de choques de la Dictadura.

Hoy vemos cómo los hombres de nuestro pueblo y los estudiantes son privados de su libertad. Sólo hace pocos días fue detenido en las calles de Buenos Aires otro compañero más: el Presidente de la Federación Universitaria Argentina, y en la ciudad de Mendoza el Presidente del Centro de Estudiantes de Ciencias Matemáticas de Rosario.

Esta realidad de represión y persecución de las ideas, de violación constante de las libertades democráticas, debe encontrar en el pueblo todo su más enérgico repudio y resistencia a las mismas.

Los estudiantes que nos encontramos nucleados dentro del organismo máximo, la F.U.A., debemos luchar incansablemente exigiendo la libertad e integridad física de los detenidos políticos y gremiales.

Al margen de las disidencias con quienes hoy poseen la mayoría dentro de F.U.A. y de las demás agrupaciones estudiantiles, entendemos que es en estos momentos, precisamente, donde debemos permanecer más unidos y organizados que nunca haciendo frente a todas y a cada una de las medidas que impone la Dictadura mercenaria, luchando por la libertad de los detenidos y por el levantamiento de las sanciones impuestas a los tres compañeros de Odontología y los dos de Matemática.

Por ello, el Movimiento Nacional Reformista, convoca a todos los compañeros estudiantes y a las grandes mayorías nacionales, a levantar, con todas nuestras fuerzas, la bandera constante de las libertades públicas y políticas como derecho irrenunciable a todos los argentinos.

Comprometemos nuestra activa solidaridad con todo quienes consecuentes  con sus pensamientos como el Presidente de la Federación Universitaria Argentina, purgan en la cárcel el “delito” de enfrentar a la Dictadura títere de los monopolios extranjeros t a su aparato represivo.

En ese sentido EXIGIMOS:

 -          LEVANTAMIENTO DE LAS SANCIONES –

-          INTEGRIDAD FÍSICA E INMEDIATA LIBERTAD DEL PRESIDENTE DE F.U.A., DEL PRESIDNTE DEL CENTRO DE ESTUDIANTES DE CS: MATEMÁTICAS DE ROSARIO, JUNTO CON TODOS LOS DEMÁS PRESOS POLÍTICOS Y GREMIALES.

 

BALANCE Y PERSPECTIVA

EN EL CUARTO MES DE 1970

Comienza a desplegarse con su ritmo habitual, las actividades universitarias. El ir y venir de trabajos prácticos, clases, consultas de transparentes, horarios, novedades introducidas en la carrera, etc. etc. Aparentemente todo igual, aparentemente la repetición, con matices cambiantes, de una rutina ya conocida. No podemos dejar de reconocer que el drama cotidiano es cambiante. Ello lo advertimos mirando hacia atrás y hacia delante; poniendo los ojos, con curiosidad, no sólo en al Universidad sino también en ese escenario amplio que es Argentina.

 

ENERO, FEBRERO MARZO EN EL PAÍS

En el inicio de este año había quienes soñaban con una “paz provincial” en Argentina, quienes especulaban con el tradicional receso político de verano tan típicamente nuestro. La Dictadura mercenaria de Onganía y sus amos, los monopolios internacionales, acariciaban ese sueño. Loas hechos demostraron que sólo fue un sueño, que la realidad no les fue tan propicia. Desde la Universidad, desde el pueblo todo, surgió renovado y con rigor el enfrentamiento a una política agudamente antinacional, represiva y de hambre para el trabajador argentino.

En Tucumán, que será entre “ Jardín de la República” para el latifundista cañero, pero que es el campo de la miseria para el trabajador del surco, se levantó una vez más el puño de la resistencia para golpear con fuerza.

Separados por muchos kilómetros de distancia pero unidos en sus reivindicaciones, los obreros de ACINDAR de Villa Constitución enfrentaban la explotación, el vejamen, los traidores infiltrados en sus propias filas; enfrentaban la Dictadura y su alarde represivo.

Mucho más lejos, a miles de kilómetros de la histórica provincia, en el sur igualmente  postergado y expoliado, en el “Jardín” de los Menéndez Behety, de los Braun, se alzó también el puño de la resistencia y golpeó como una maza. Los obreros del Chocón demostraron al país y al mundo que se escondía detrás de lo que la Dictadura proclamaba como la “obra del Siglo”. Las empresas monopolistas extranjeras, que tiene a su cargo la realización de la obra, no conformes con los millones de dólares que ganan en su ejecución, se lanzan sin reparo a la explotación despiadada del trabajador. Cómplices de ellos son el lacayo Onganía, son los Coria seudo representantes obreros que se mueve, entre millones de pesos y guardaespaldas. A uno y otros desenmascararon los obreros del Chocón. A uno y a otros golpean decididamente.

¡Movilización ejemplar la del Chocón!. Por su contenido, por su unidad, por la calidad de sus dirigentes, por su accionar democrático y, en suma, porque transpiró patriotismo cada barricada en nuestro frío sur. En la Patagonia, justamente allí donde los pulpos imperialistas hunden sus tentáculos en nuestro petróleo, un grupo de hombres, trabajadores simplemente, puso una bandera argentina en la primer barricada y reivindicó la dignidad humana. No pelearon solamente por ellos, los obreros del Chocón, pelearon por todo el pueblo argentino, pelearon por una Patria libre. Por eso Onganía hasta necesitó de la gendarmería para acallar esa voz.

Hemos elegido estos tres ejemplos en tres puntos distantes entre sí, por su importancia y por su significado: en el Norte, en el Centro y en el Sur argentino se batalló en enero, febrero y marzo.

 

ENERO, FEBRERO Y MARZO EN LA UNIVERSIDAD

Aún antes de comenzar los cursillos de ingreso se advertía que la resistencia estudiantil iba a dar su presente inexcusable. Pero un señor, viejo en años y en ideas incendió, muy a pesar, la chispa del polvorín. Nores Martínez, reaccionario y clerical por herencia, presentaba su famoso “test”, suprimía los cursos por Facultad y uniformaba el filtro en una sola prueba igual para todos, al margen de la carrera. En un día, el “aspirante” a universitario jugaba su suerte: aprueba el test y mañana es universitario: no aprueba y deberá esperar un año para “aspirar” nuevamente.

Claro que este señor de chalequito y habano, no soñó lo que le esperaba. Lo que nació con el esfuerzo de los compañeros del Centro de Estudiantes de Ciencias  Económicas de Córdoba, que luego tomó la Federación Universitaria de Córdoba, adquirió vuelo inusitado. Tres mil estudiantes concurrían, a diario al Sindicato de Luz y Fuerza a los Cursos de Preparación de la F.U.C. y a organizarse para enfrentar la limitación. Luego, toda Córdoba atronó con su voz de repulsa y la política de puertas cerradas en la Universidad. El país, una vez más, volvía sus ojos a la ciudad mediterránea. Tanto fue así, que Nores, del mismo tronco familiar del Nores que expulsaron de la Universidad los estudiantes en 1918, hasta a la policía llamó para que custodiara su “test”

Tras su aparente triunfo, el fracaso total se ve obligado a aprobar a más del 85% de los estudiantes y a dar nuevas oportunidades al resto. Se enfrenta con el gobernador Huerta, corre a llorar en las rodillas de Onganía para que le deje apalear estudiantes, se desprestigia y, por último, pasa a engrosar una larga lista: “la de los limones exprimidos”. Tiene que irse y se va, con dolor, porque siempre le gustó ser alfombras de militares y su historia pública es la historia de los Golpes de Estado. La chispa cordobesa lo tiene bien bautizado: “chichón”, porque aparece después del Golpe.

Ya no es Rector, es sólo un reaccionario viejo. A los 51 años de la heroica gesta reformista, en el mismo escenario, caía otro Nores frente al empuje estudiantil.

Claro que no sólo se cuecen habas y no sólo en Córdoba hay limitación y estudiantes dispuestos a enfrentarla. No hubo una Universidad Nacional donde no se dieran luchas. La Plata, Buenos Aires, Tucumán, Rosario, etc. En Rosario, en todas las facultades se discutió el problema, se movilizaron estudiantes, se arrancaron conquistas importantes, como las del Tecnológico y se avanzó en todos los casos. Siempre que se lucha por un objetivo justo, se avanza.

Aunque no acallados los ecos de la lucha contra los ingresos, aún bregando a brazo partido contra ellos en algunos lugares, nos sorprende el cuarto mes de 1970. Por eso, en un principio, decíamos que este mes, “aparentemente”, es continuación de unza rutina; pero ya vimos que pasaron y pasan muchas cosas.

En las Universidades Argentinas del Norte, Centro y Sur, se batalló en enero, febrero y marzo.

 

¿QUÉ PASA HOY?

Hoy, en todas las Universidades apremia la necesidad planteada insistentemente, por el mercenario mayor, de aplicar en su totalidad la seudo Ley Universitaria. Dos cosas para lograrlo son centrales: 1) Regularizar la situación de las cátedras con el llamado a concurso y 2) Enganchar a grupos estudiantiles en la “participación” del “gobierno” universitario.

En lo que hace al país, el objetivo central de la Dictadura sigue siendo el mismo: entregar día a día nuestro patrimonio a los monopolios imperialistas e incrementar, en consecuencia, la explotación del pueblo argentino.

Pero en este terreno se le plantea también necesidades, y habla de participación de comunitarismo, etc, buscando desesperadamente algún tipo de apoyo popular que su propia política antipopular  le impide alcanzar.

En ningún y otro terreno, en el país y como lógica secuela en la Universidad, se plantean objetivos de entrega de nuestras riquezas materiales y culturales. En uno y otro terreno se tiende obsesivamente al enganche  “ participacionista”.

La idea de separar al elenco de la Dictadura entreguista en liberales y nacionalistas, no responde a la realidad. Tanto unos como otros están vendidos, atados de pies y manos por los monopolios. Su política económica y social – al margen de matices intencionalmente creados – es la misma: convertir a la Argentina en colonia del imperialismo, re cargando sus consecuencias sobre los trabajadores y los sectores medios de nuestro pueblo. No es momento de analizar exquisiteces políticas. Es el momento en que, sin retaceos, debemos ubicarnos en el polo de la defensa del patrimonio nacional y cultural de Argentina. El otro polo, formado por Onganía, La Sociedad Rural, ACIEL, el Frondo – Frigerismo y sus cohortes de amanuense está en entrega. Defensa o entrega, resistencia o colaboración, he ahí la disyuntiva, hoy en nuestra Patria.

 

TAREAS DE LOS UNIVERSITARIOS

El estudiantado argentino debe continuar su lucha por una Universidad Nacional al servicio de su pueblo. Debe denunciar y enfrentar cada una de las medidas de la Intervención. Debe repudiar y boicotear el participacionismo en la Universidad. Debe repudiar los concursos a los que convoca la Intervención, plagados de discriminaciones que los transforman en farsa. Subleva al espíritu más tranquilo, el solo hecho de pensar que los asesinos de Pampillón, Bello, Cabral, Blanco, Mena y otros, llaman a “ participar” en su gobierno. Pretenden tener un “representante” estudiantil en sus Consejos Académicos, simple títere que avala con su voz temerosa – porque ni votos le reconoce la seudo Ley – la destrucción y la entrega de la Universidad Argentina.

Los que asesinan, los que reprimen y persiguen, llaman a participar. Mientras tanto, en las cárceles del régimen tienen como rehenes al compañero Tiefenberg, Presidente de la F:U.A., y a los compañeros Ferrara y Goldman – desde hace un año – de Filosofía de Buenos Aires, al compañero Pereyra de Matemáticas de Rosario y a un elevados de presos políticos y gremiales. En nuestra Universidad, dos compañeros de Matemáticas están sancionados por enfrentar a la Intervención, el Presidente del Centro y dos compañeros más de Odontología, por dos años.

Los estudiantes universitarios argentinos sólo podemos compartir el gobierno universitario, cuando tengamos poder de decisión en forma igualitaria con el resto de los claustros: profesores y egresados. Cuando se respete la Autonomía Universitaria, cuando sea un hecho la libertad de Cátedra, cuando no se discrimine ideológicamente, cuando no se cierren las puertas de la Universidad a miles de jóvenes argentinos, y cuando no se sancione ni se reprima. Volveremos al Cogobierno Universitario, en suma, cuando junto a las grandes mayorías nacionales, hayamos derrotado a la Dictadura, liberado a Argentina y reconquistado para el pueblo la plena vigencia de los postulados de la Reforma Universitaria.

Un eslabón más en la lucha emprendida el mismo 28 de junio de 1966, el Movimiento Estudiantil debe acompañar a los sectores populares de Argentina en el paro del día 23 de abril. Al margen de los intereses de grupos entregados a la Dictadura puedan jugar, luchamos en esta instancia – como siempre – con nuestro contenido, por nuestras reivindicaciones y en defensa de los intereses de las grandes mayorías nacionales.

A la participación de Onganía decimos: ¡SOBERANÍA POPULAR!, a su política de entrega y expoliación del pueblo decimos: ¡INDEPENDENCIA NACIONAL Y BIENESTAR PARA NUESTRO PUEBLO!.

¡NO a la participación, SÍ al enfrentamiento, son concesiones a la DICTADURA, dentro y fuera de la Universidad!

 

 


Centro dedicado al conocimiento, formación y difusión del Pensamiento Socialista.

Dorrego 717, Rosario.
Te. +54 0341 4474931

Visitantes Online

Hay 129 invitados y ningún miembro en línea

Subscribete

Suscríbete a nuestro canal de noticias, eventos y actividades.

Copyright © 2019 Fundación ESTÉVEZ BOERO.

Buscar

+54 341 4474931 Dorrego 717, Rosario, Arg.