Fundación ESTEVEZ BOERO

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Ante una nueva farsa de la dictadura: la inauguración de la Facultad de Odontología

La creación de la Facultad de Odontología, en la circunstancia especial que vive nuestro país y la universidad, no fue precisamente una conquista para el estudiantado argentino. La conquista la constituyó la elaboración y planificación de la misma por las delegaciones estudiantiles de la universidad autóctona. La infamia fue la usurpación de una obra que no le pertenecía y su imposición por parte de la Dictadura mercenaria, la misma que limita el ingreso de estudiantes a la universidad. En síntesis, la que ubica a la educación y a la cultura al servicio de los monopolios extranjeros y no de las mayorías nacionales.

Por eso, el MNR, reivindicando la creación de este edificio como obra del cogobierno, no cejó en su lucha permanente, junto a los estudiantes, para derrotar a la Dictadura mercenaria y ubicar esta facultad al servicio de las necesidades del pueblo argentino

 

ANTE UNA NUEVA FARSA DE LA DICTADURA: LA INAUGURACIÓN DE LA FACULTAD DE ODONTOLOGÍA.

Para el sábado 29 de noviembre la intervención Universitaria, designada por la Dictadura mercenaria, ha planificado una farsa con la que pretende engañar al estudiantado y al pueblo todo.

El escenario de la misma será el nuevo edificio de la Facultad de Odontología; sus actores serán Dardo Pérez Ghillou, José L. Cantini y Frutos Torres, y el argumento consiste en la inauguración del antedicho edificio.

Nosotros afirmamos que esta inauguración es una farsa que demuestra una vez más la catadura moral de los interventores.

Sostenemos esto, en primer lugar, porque esta obra, así como la creación del comedor de Medicina, de las viviendas estudiantiles, el otorgamiento de más y mejores becas, de la reactivación de la obra social, etc., ha sido proyectada, planificada y realizada por la Universidad Autónoma, con gobierno tripartito (de estudiantes, profesores y egresados), como puede comprobarse en las Actas del Honorable Consejo Superior de la Universidad Nacional del Litoral. En consecuencia, los interventores pretenden adjudicarse una obra que ni han promovido, ni han realizado, ni les pertenece.

En segundo lugar, entendemos que este acto constituirá una farsa. Con él la Dictadura quiere investirse de una imagen que no es real, que la haga aparecer como promotora de la educación y de la ciencia, cuando en realidad es la responsable de la limitación del número de estudiantes en las aulas universitarias y de las trabas para el desarrollo de una cultura y una educación al servicio de la mayorías argentinas. A esto responde la imposición de los cursos de ingreso, el arancelamiento, la destrucción de la Obra Social, la transformación del comedor de Medicina en bar y la detención de todos los proyectos que, de una u otra forma, significaban una mayor aproximación de la Universidad a los intereses populares.

De modo que la intervención, en cumplimiento de la Ley Universitaria, no modificará su política, sino que continuará e incrementará la limitación que viene desarrollando en Odontología como en todas las Facultades de la Universidad Nacional, y el beneficio de las nuevas instalaciones será sólo para el minúsculo grupo que logre sortear las barreras limitacionistas.

El hecho de que se haya elegido esta fecha y no otra, resulta sugestivo. En forma similar se actuó hace casi un año cuando también, con los mismos objetivos de conquistar la opinión pública, se hacía aparecer como creación de una nueva Universidad la división de la voz ya existente: la del Litoral. El motivo es a todas luces evidente: evitar la repulsa estudiantil que es cada vez mayor y que con más fuerza y unión va enfrentando la política antiestudiantil y antipopular de la Dictadura. Así lo expresaron los estudiantes junto a la inmensa mayoría de los argentinos, en las heroicas jornadas de resistencia de Mayo, Junio y en las más recientes de Setiembre.

El pueblo argentino ha costeado la construcción de esta facultad y será quien la seguirá sosteniendo. Paradójicamente verá cerrado el acceso a ella por quienes, para realizar la entrega, han violado su voluntad soberana.

Nosotros reivindicamos la concreción de este nuevo edificio como producto de la Universidad Autónoma y del Cogobierno, abierta a las mayorías nacionales y a su servicio.

Convocamos a los estudiantes, profesores y egresados, y al pueblo en general, a no asistir a los actos programados por los responsables de la entrega de nuestras riquezas, de nuestra educación y de nuestra salud. A repudiar a quienes, para cumplir con sus objetivos, no han vacilado en golpear, encarcelar y torturar a los argentinos, y teñir de rojo nuestras calles con la sangre de Santiago Pampillón, Hilda Guerrero de Molina, Juan J. Cabral, Adolfo R. Bello, Luis N. Blanco, Jáuregui, Mena y la larga lista de mártires anónimos.

Instamos al estudiantado a decir un NO rotundo a la participación y al colaboracionismo. A estrechar las filas de la resistencia a través de los Centros Ünicos, las Federaciones Regionales y la Federación Universitaria Argentina, en nuestro bregar por la Universidad Autónoma y por el Cogobierno, sumando así nuestras fuerzas a las de las grandes mayorías nacionales para derrocar a la Dictadura mercenaria y lograr la Independencia Nacional, la libertad y el bienestar de los argentinos.

 

POR UN ROTUNDO NO A LA PARTICIPACIÓN Y AL COLABORACIONISMO.

POR UNA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CON EL GOBIERNO TRIPARTITO.

POR LA INDEPENDENCIA NACIONAL, LA LIBERTAD Y EL BIENESTAR DE LOS ARGENTINOS.

 

 

Buscar en el sitio

Tenemos 19 invitados conectado(s)