Editoriales LA VANGUARDIA

Hacia la unión de los pueblos de América Latina

Años después, Juan Perón, electo en tres oportunidades por el pueblo presidente de los argentinos, dijo: "...el año 2000 encontrará la América latina unida o dominada".

En el año 1913, el gran patriota latinoamericano Manuel Ugarte, dijo: "...mi patria, ¿es acaso el barrio en que vivo, la casa en que me alojo, la habitación en que duermo? ¿No tenemos más bandera que la sombra del campanario? Yo conservo fervorosamente el culto del país en que he nacido, pero mi patria superior es el conjunto de ideas, de recuerdos, de costumbres, de orientaciones y de esperanzas que los hombres del mismo origen, nacidos de la misma revolución, articulan en el mismo continente, con ayuda de la misma lengua".

En el año 1920, socialistas como José Ingenieros y Alfredo Palacios, le ponían nombre y apellido al problema, como iniciadores y propulsores de la Unión Latino mericana definiendo con claridad la naturaleza de nuestra dependencia.

Siguiendo la tradición popular y socialista de nuestra patria, en este mes de octubre, que es el mes de las grandes victorias de las mayorías nacionales, que es el mes que Yrigoyen llamó de la Raza, como reprobación a la política extranjerizante del "régimen", señalamos a los compatriotas la importancia de luchar por la unidad de los pueblos de América latina.

Así lo comprendió el gran patriota de Yapeyú, que liberó medio continente por solidaridad con los pueblos hermanos y para asegurar la independencia nacional.

También José de San Martín, en sus mensajes a los pueblos de Chile y de Perú nos enseña su convicción de que sólo la libertad de los pueblos hermanos y el respeto por sus derechos, asegura la libertad Argentina y el respeto a los derechos del pueblo argentino.

Mariano Moreno comprendió y valoró el problema de la unidad y solidaridad latinoamericana y envió un delegado de la Primera Junta a las milenarias ruinas del Tiahuanaco, a orillas del lago Titica­ca, con el mensaje de Mayo para los viejos y nuevos pueblos de América.

Hoy, ante la difícil situación que viven muchos pueblos de Amé­rica latina, que sufren el desconocimiento de la Soberanía Popular, debemos volver a nuestras fuentes, a nuestra historia y tomar de ella nuestros ejemplos y valores.

Hoy debemos aprender la lección de nuestra historia, la Sobe­ranía de la Nación Argentina sólo podrá concretarse con la emanci­pación de los pueblos hermanos de América latina.

En Octubre, mes de los triunfos del pueblo soberano en nuestra historia y mes de la unidad latinoamericana, unámonos más los ar­gentinos en las fábricas, en el surco, en las aulas, en los barrios, en los cuarteles y en las iglesias, para lograr el respeto de la Soberanía Po­pular. Soberanía popular que es el fundamento mis­mo de la democracia. Que considera al pueblo único depositario del poder po­lítico de la Nación. Que entiende al pueblo como el único llamado a decidir su propio destino. Por eso, sin la participación de todos, es imposible una Argentina realmente inde­pendiente, para sí y para toda la América latina.

Ello es el punto de partida para el logro de la libertad de los habitantes de nuestro suelo, para el bienestar y la independencia de nuestra patria.

Los trabajadores y la juventud, encabezarán la marcha, tras la cual avanzará todo el pueblo de nuestra patria, que concretará sin duda el renacimiento de la Nación Argentina.


Centro dedicado al conocimiento, formación y difusión del Pensamiento Socialista.

Dorrego 717, Rosario.
Te. +54 0341 4474931

Visitantes Online

Hay 56 invitados y ningún miembro en línea

Subscribete

Suscríbete a nuestro canal de noticias, eventos y actividades.

Copyright © 2018 Fundación ESTÉVEZ BOERO.

Buscar

+54 341 4474931 Dorrego 717, Rosario, Arg.